Síguenos

ere-en-iberia.jpg


Esta semana hemos asistido a dos noticias relativas a Iberia que nos describen perfectamente cómo será el desguace de aerolínea. IAG (matriz de Iberia) ha lanzado una OPA por Vueling en la que quiere superar al menos el 90% del capital social y en simultáneo, Iberia plantea un ERE que afectará a un 25% de la plantilla (4.500 personas). Según Iberia, la empresa pierde más de un millón de euros diario y necesita centrarse en sus líneas rentables y desechar y ajustar el resto de trayectos, reduciendo en simultáneo la flota y las rutas que opera.

Por su parte, Vueling ha lanzado un plan de expansión, que pondrá en marcha en marzo y además, Iberia seguirá operando con Iberia Express como low-cost para prestar servicio en muchas de las rutas que operaba hasta ahora Iberia. La estrategia de Iberia está muy clara: elimina rutas regulares a favor de Vueling o Iberia Express, reduce personal con salarios elevados en la compañía matriz (por ejemplo los pilotos, TCPs y personal de tierra) y realiza contrataciones con nuevas condiciones laborales en las empresas de bajo coste, tanto Vueling como Iberia Express. Jugada redonda para lograr una empresa competitiva, aunque le conste desguazarla.

Está claro que Ryanair y Vueling le están comiendo la cuota de mercado a Iberia. La reacción mediante Iberia Express ha sido insuficiente, puesto que para competir con una low-cost, necesitas una política de costes ajustada en toda la empresa y la única vía que le queda a Iberia, es el desguace de la empresa a favor de otras marcas mediante la reducción de costes a todos los niveles.

Hoy, las quejas son constantes por el ERE, por la pérdida de marca, por la expansión a favor de terceras compañías de bajo coste… Pero también es evidente que te das una vuelta por el Prat o por Barajas y vemos cómo Vueling y Ryanair llenan sus aviones y consiguen comerle cuota de mercado a Iberia cada día. Para los vuelos domésticos (inferiores a 2 horas), muchos pasajeros no quieren ni catering, ni prensa, ni servicios adicionales que al fin y al cabo, le ofrecen poco marginal de valor añadido para el coste que representan.

Por su parte, los pilotos y resto de personal, ven cómo se cae el castillo del monopolio que gozaban anteriormente, disminuye su fuerza negociadora y ven cómo o bajan sus pretensiones o terminan engrosando las filas del paro para ser contratados por compañías que les van a pagar mucho menos. El futuro de Iberia estaba cantado y nos guste o no, es la única salida de la empresa antes de desaparecer totalmente.

En El Blog Salmón | La low-cost de Iberia o Vueling deben reaccionar rápido ante la caída de Spanair, Vueling abandona el concepto de low-cost, Iberia y British Airways: fusión inminente
Imagen | jmiguel.rodriguez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios