Entidades financieras "éticas" (VII): GAP

Sigue a

Estamos llegando al ecuador en el repaso de nuestra lista de entidades financieras “éticas”. Hoy vamos a hablar de un veterano, de uno de los miembros participes de otros que ya hemos comentado como FIARE o Coop57. Me refiero al GAP, Grupo de Apoyo de a Proyectos, una asociación madrileña con un interesante modelo financiero ético.

Entre nuestros lectores me consta que hay partícipes de esta organización que sin duda pueden corregir o enriquecer el post. Vaya por delante que, entre las alternativas que hemos repasado hasta la fecha, es una de las que más me interesa. En el video que os incrusto, donde salen muchas de las que ya hemos hablado (Triodos, FIARE, JAK, Coop57…), Carlos Ballesteros explica cómo funcionan a partir de 21:38. Una apreciación personal, con diferencia su discurso, su modo de exponer las cosas, tanto como representante de FIARE como representante del GAP, le da sopas con ondas a algún que otro que interviene en el video.

¿Qué es el GAP?

En el video Carlos define al GAP como un asociación cultural para el estudio del dinero, como un centro de reflexión, de estudios para las finanzas éticas. Yo creo que se queda muy corto. Si nadie se ofende con la comparativa, yo definiría al GAP como un banco de inversión “ético”.

Cuando me refiero a un banco de inversión me refiero a aquellos cuya actividad es asesorar y promover las colocaciones de emisiones de renta fija o variable. Si a alguno no le gusta, podríamos calificarlo también como una consultora financiera ética.

El GAP lo que hace es promover la financiación solidaria, principalmente mediante la propuesta de préstamos privados solidarios. O como ellos mismos lo denominan, en el asesoramiento y promoción de bonos sociales entre sus asociados y simpatizantes.

Este proyecto, nacido en el 99 y constituido como asociación en el 2002, lo que hace es buscar proyectos, iniciativas viables que realicen actividades productivas o de servicios, con criterios de economía solidaria: creación y estabilización del empleo, promoción de empresas participativas, actividades de inserción laboral, que promuevan valores medioambientales, de comercio justo o que recuperen actividades tradicionales, por ejemplo.

¿Cómo presta dinero el GAP?

El GAP no presta dinero como tal. Una vez está identificado el proyecto, lo que se hace es analizar la viabilidad del proyecto, tanto económica como conforeme a los criterios sociales antes expuestos. Se examina la documentación, se visita, y se establecen lazos de confianza, para si procede, aprobar la participación del GAP en el proyecto, mediante la firma del correspondiente convenio.

Dicha participación, en esencia consiste en dar el visto bueno al mismo y lanzar una campaña de recogida de fondos para financiarlo por parte de los socios y afines al GAP. Esos fondos son captados vía préstamos privados, en una suerte de bonso sociales emitidos por las empresas o entidades a financiar, pudiendo el GAP participar en el seguimiento del proyecto, en la canalización de los cobros-pagos, y en algunas otras situaciones que luego comentaremos.

Dichos préstamos buscan, al igual que veíamos con los avales en Coop57, la máxima capilaridad. El mínimo para participar son 50 euros, y el máximo el 10% de la emisión, del nominal del préstamo o 1.500 euros, la mayor de las dos cantidades. Se busca que el préstamo esté muy repartido entre los prestatarios para minorar el riesgo

Si queréis ver qué tipo de planteamientos se realizan, que proyectos se han financiado y el tipo de comunicación que se dirige para la recogida de fondos podéis pasaos por su lista de proyectos.

¿Cómo invierto en el GAP?

Tenemos que diferenciar dos tipos de colaboración. Por un lado la esencial, la inversión en los proyectos convenidos con el GAP, abiertos a los asociados y a sus simpatizantes, con los mínimos y máximos antes citados, y que salvo alguna que otra excepción son remunerados con tipo equivalente al IPC. Por tanto, ganar dinero, lo que se dice ganar dinero no se va a ganar.

Por otro lado, otra opción adicional es ser socio de la asociación, pagar nuestra cuota para la contribución en los gastos generales de la mismas.Recordemos que el GAP no percibe honorarios de los proyectos en los que colabora, por lo que su financiación precisa del apoyo de sus socios.

Existe una tercera vía de colaboración financiera con el GAP, que es la de aquellos que apoyan al Fondo de Respaldo a créditos solidarios del GAP. Se trata de donaciones a fondo perdido cuya finalidad es nutrir un fondo con una doble finalidad:


  • Para dar liquidez a aquellos prestamistas que quieran salirse anticipadamente, que deseen recuperar su inversión. El Fondo adquiría su bono temporalmente, hasta acabar trasladándoselo a un tercero

  • Para la recompra del principal del préstamo a prestamistas de proyectos “morosos”, un mecanismo de reforzar las garantías de las que gozan dichos préstamos, teniendo claro que hay unos máximos. Nunca se supera con dicha garantía el 50% del préstamo, 500 euros, o el 20% de lo que haya en el Fondo de respaldo en dicho momento, es decir, la menor de las tres cantidades.

Carlos asegura que se han devuelto todos los préstamos. No lo dudo. pero el concepto de lo que es demora es muy distinto al que estamos acostumbrados a usar. Si en el mundo financiero la mora surge por retrasos más allá de los tres meses, en el GAP consideran en mora una operación un retraso superior a los 2 años, lo que al menos a mi me resulta un tanto excesivo.

Valoración final

Me ha interesado mucho el proyecto del GAP por la transparencia del mismo, por herramientas como la capilaridad o el Fondo de respaldo, y especialmente por la configuración del GAP como esa suerte de banco de inversión que no invierte fondos propios. El hecho de que sean los socios o simpatizantes los que decidan si se suman o no al proyecto, su implicación total en el proyecto me parece un gran hallazgo.

Por ello me embarga una cierta tristeza. Y es que si os fijáis en el video, parece que Carlos habla del GAP en el pasado, especialmente en cuanto a este tipo de acciones de emisión de bonos sociales, como si ya no las llevasen a cabo. De hecho, no parece haber proyectos recientes en la web. Y esto casa con la sensación que tengo de haber leído en algun lugar sin precisar de que han cerrado esta linea de actuación.

Es como si el GAP se centrase ahora en ser ese centro de reflexión que comentaba Carlos, a través de la promoción y fomento de la economía social y solidaria, y del desarrollo de actividades de difusión social y divulgación educativa sobre finanzas alternativas, etc…, trasladando su actividad más operativa a las otras dos entidades en las que se haya integrado Coop57 y FIARE.

Si es así, me parece un error. Creo que GAP, tal y como funcionaba, cubría un hueco donde Coop57 y FIARE no llegan, permitiendo una involucración máxima de las personas, de los inversores, en los proyectos a financiar. me consta que experiencias similares a las del GAP se desarrollan en otras zonas de España con una buena aceptación, con cierto éxito financiero, y creo que tienen su espacio más allá de las otras posibilidades citadas.

¿Alguien me puede confirmar si estoy en lo cierto o si, desgraciadamente el GAP ya no opera como banca de inversión?

Más información | GAP
En El Blog Salmón | Entidades financieras “éticas” (III): JAK, Entidades financieras éticas (IV): Triodos Bank

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios