Compartir
Publicidad

España pierde competitividad, todos los motivos

España pierde competitividad, todos los motivos
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La economía en España acumula varios años consecutivos en los que los precios suben más que en el resto de la Unión Europea, o lo que es lo mismo, se está perdiendo competitividad. Cuando se produce una apreciación del euro respecto algunas monedas está ocurriendo que se pierda también competitividad frente a otras monedas.

Pero lo más raro, en el caso español está pasando a pesar de que se sigue ganando competitividad por los costes laborales, es decir, los salarios de los trabajadores continúan aumentando menos que en el resto de Europa.

Nos podemos preguntar: ¿Cuáles son los factores que están influyendo en la bajada de competitividad en España?

Pérdida de competitividad: inflación, empleo y precios

El Índice de Tendencia de Competitividad que elabora el Ministerio de Economía que la economía española lleva varios años con los precios aumentando más que el resto de los países de la Unión Europea.

El Gobierno del PP siempre ha argumentado que existe una relación directa entre una menor inflación y la creación de empleo. O dicho de otra manera, que se ha creado empleo porque se ha restablecido precios más competitivos.

Si se analizan solo los precios de exportación, que suelen ser los más relevantes a la hora de estimar la competitividad frente a los mercados exteriores, también se ve una pérdida, aunque esta pérdida se ha moderado. Al presionar sobre los costes y los salarios, el IPC suele tener un reflejo en los precios a los que las empresas españolas acaban vendiendo fuera de las fronteras de nuestro país.

Si analizamos la cotización de la moneda, cuando existe una revalorización del euro este tiene un impacto sobre la competitividad aún mayor que los precios. Cuando el euro le da por subir como ha hecho durante una temporada, los precios de los productos españoles se vuelven más caros fuera de las fronteras de la zona euro.

Los salarios en España se siguen presionando a la baja

El comportamiento de los precios, el Gobierno del PP siempre ha pensado, que es coherente con un mayor crecimiento de la economía de España. Sin embargo, esta evolución contrasta con los costes laborales en España, ya que continúan bajando en comparación con los costes laborales en Europa.

Debemos considerar que si existe una recuperación, como mantiene el Gobierno del PP, se debería sostener y ganar impulso, pero la ausencia de aumentos de salarios y precios es el factor determinante.

En España, siempre ha existido una falta de empuje en el aumento de los salarios, y que en Europa se ve como una deriva negativa de los salarios que cobran los trabajadores españoles.

Pero sabemos que el paro es todavía muy alto y se sigue presionando a la baja sobre los salarios. Otro factor que nos podemos encontrar es el subempleo, trabajar menos horas de lo que se quiere, también lastra la evolución de los salarios.

A parte, existe la mutación que está sufriendo la economía a través de la globalización, las nuevas tecnologías y los cambios estructurales como el aumento del sector servicios, la economía gig y colaborativa. Estos factores han cambiado la manera en que se establecen los precios y, por tanto, los sueldos.

Este patrón es más patente en España donde existe un sector servicios en el que pesan muchos actividades como el turismo, la hostelería y el comercio que emplean bastante mano de obra que se puede considerar poco cualificada.

Otro factor de baja competitividad: efectos de la temporalidad

Europa piensa que la alta temporalidad es otro factor que afecta a la competitividad en España. Una rotación elevada está impidiendo que los trabajadores españoles ganen productividad en las empresas.

Es más, los grandes saltos en los salarios suelen estar cuando los jóvenes van mejorando la productividad y, por tanto, son contratados por otras empresas. El abuso de la temporalidad está rompiendo el proceso de aumentos de salarios.

Y todo esto pasa al mismo tiempo que los precios aumentan más en Europa. Lo que implica que las empresas están obteniendo más márgenes en España que en la Unión Europea. Un motivo es que somos más dependientes y, por tanto, más sensibles a los precios de los carburantes o energía.

También puede influir el gran incremento del consumo, que está tirando de los precios sobre todo en sectores done existe una menor competencia.

También se puede ver que las empresas están dedicando sus márgenes para amortizar deuda, como se puede ver con la fuerte disminución en los pasivos de sus balances.

Existen mayores rentas empresariales que permiten financiar una expansión de la inversión empresarial mucho más que en el resto de Europa. Esto puede explicar que la actividad crece más y, por tanto, que existe más crecimiento del empleo.

El gran problema reside en qué sostenible resulta un modelo basado en ganar competitividad exclusivamente a costa de los salarios de los trabajadores. Con los aumentos de los precios, las presiones para aumentar los precios serán más importantes cada año.

Ahora que la recuperación se ve como está tomando cuerpo, la Comisión Europea se pregunta por qué los salarios avanzan con menor rapidez de lo que deberían. Una tendencia más pronunciada en España.

En El Blog Salmón | Y el sector que acapara 8 de cada 10 puestos de trabajo en España es...

Imagen | Daquella Manera

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos