Compartir
Publicidad

La economía ha vuelto al nivel pre-crisis pero no en empleo ni en sueldos

La economía ha vuelto al nivel pre-crisis pero no en empleo ni en sueldos
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi 10 años después, la economía española ha recuperado el nivel que tenía antes del inicio de la crisis. Al final del primer semestre el PIB ha estado en los 1,13 billones de euros, contra los 1,12 billones de euros a la finalización del 2008. Lleva 9 trimestres creciendo a un ritmo interanual de más del 3 por ciento.

La razón de esto ha sido la aceleración de la economía en el segundo trimestre, que ha sorprendido a Gobierno del PP y a los analistas por la intensidad que lo ha hecho. Resulta bastante raro que se haya pasado por alto, inevitable propaganda del partido que gobierne.

Seguramente que ha sido decido por la vergüenza de unos por el elevado déficit que acompaña este logro, y los otros porque no salen de las secuelas sociales de las crisis y minimizan la importancia de la recuperación del PIB. No existe un debate a fondo a qué se tiene que destinar los beneficios de esta mejora de la crisis.

Nos podemos preguntar: ¿Hasta qué nivel se ha alcanzado los niveles que teníamos del PIB antes de la crisis? ¿Cuáles han sido los principales causantes del aumento del PIB hasta llegar a los niveles pre-crisis? La economía tira, el empleo va aumentado y el paro se reduce. Pero ¿tanto como el PIB?

EL PIB casi alcanzo niveles pre-crisis durante el primer trimestre del 2017

Tras las innumerables revisiones al alza del crecimiento anual para este año, que se han dado en los últimos meses, lo siguiente ha sido mejorar las previsiones del crecimiento, ya que el nivel pre-crisis del PIB se ha recuperado antes de la previsto como se puede ver en la gráfica “Evolución del PIB de 2007 a 2017”:

Evolucion Del Pib 2007 A 2017

Se revisó al alza hace unos meses la previsión de crecimiento para el segundo trimestre a una horquilla de el 1 por ciento y e, 1,1 por ciento. El Gobierno del PP preveía que el nivel del PIB pre-crisis se lograría durante el segundo trimestre de este año, pero el nivel se alcanzó durante la mitad del primer trimestre.

Entre enero y marzo de este año, el PIB aumentó un 0,8 por ciento con lo que se quedó a 4 décimas de volver al máximo alcanzado en 2008, es decir, en el primer trimestre del PIB había recuperado el 99,6 por ciento de lo se había perdido durante la crisis.

Ha aflorado la demanda embalsada y un comercio exterior más dinámico

La recuperación se ha apoyado fundamentalmente en el consumo, que continúa aumentado e impulsa de forma lenta al empleo. Pese a ello, la demanda interna se ha desacelerado ligeramente en los meses que han pasado del 2017 por la moderación del consumo privado.

Parte del impulso de la demanda interna en los últimos año proviene de factores que no se van a repetir, es decir, muchos españoles no renovaron sus coches o compraron una casa durante años, temiendo perder su trabajo, y cuando han visto que la economía ha empezado a mejorar, se ha materializado esta demanda embalsada. Este consumo ya da muestras de agotamiento y se está normalizando.

El factor diferencial está siendo el comercio exterior. La inversión ha ganado más dinamismo, impulsada por el comportamiento de las exportaciones. Las exportaciones se han consolidado como el comportamiento más dinámico del PIB.

Mayor nivel de inversión de empresas exportadoras

Nunca antes se ha invertido tanto en maquinaria y equipos como este año. La inversión ha supuesto un 7,5 por ciento del PIB, niveles alcanzados en el año 2007, y esto puede hacer pensar que se está invirtiendo en sectores dirigidos a las exportaciones.

El PIB se encuentra en una situación distinta de la que tenía antes de la crisis. Si en 2008 las exportaciones de bienes y servicios suponían el 25,8 por ciento del PIB, ahora ha aumentado hasta el 33,2 por ciento.

A la vez, la balanza de pagos en 2016 ha superado el 2 por ciento del PIB y durante 5 años se encuentra en positivo, algo que no sucedía desde hace décadas. Esto significa que España lleva 5 años financiando al resto del mundo, ya que la balanza de pagos mide los intercambios que recibe y genera un país con el exterior.

La economía tira, el empleo va aumentado y el paro se reduce. Pero ¿tanto como el PIB?

La respuesta es 'NO'. Es una situación asimétrica, ya que la alta velocidad de la riqueza económica, la lentitud de la riqueza social, es sin duda la marca del momento que estamos viviendo.

El empleo ha crecido durante el primer semestre alrededor del 500.000 puestos de trabajo. Se han recuperado 2,4 millones de empleos destruidos durante la época de la crisis, pero aún nos falta por recuperar 700.000 empleos.

Los 18,4 millones de afiliados a la Seguridad Social son aún casi 1 millón menos de los que había a finales del 2008. Existe, por tanto, una mejoría pero aún estamos peor que entonces, y a un peor ritmo que la economía.

Así pasa en la bajada del paro que por primera vez desde la crisis de los 3,91 millones de desempleados, el 17,22 por ciento de la población activo, el mejor porcentaje desde el año 2009, pero la contratación temporal es del 17,2 por ciento, frente al 7,9 por ciento del 2007.

Han disminuido los parados de larga duración, de 1 año de buscado de empleo, en 426.100 durante el 2017, pero siguen siendo 1,7 millones, el 43,5 por ciento de esta franja de población activo. Pasa lo mismo con los parados jóvenes o con los hogares que tienen todos sus miembros sin trabajo, se reducen, pero siguen siendo 1,27 millones de desempleados.

El salario bruto por trabajador está estancado, bajó el 0,3 por ciento el año pasado, mientras que el IBEX 35 gana un 19 por ciento más el primer semestre que el mismo periodo del año anterior. Se puede decir que todos los indicados sociolaborales son peores que la media europea.

Respecto a la estructura salarial, las diferencias salariales son mayores en los niveles bajos de salarios, como se puede ver en la gráfica "Evolución estructura salarial (medias y percentiles) en España de 2008 a 2015":

Evolucion Estructura Salarial 2008 A 2015

El porcentaje que representa el salario se va elevando a medida que se elevan los salarios y en el percentil 90, ya que sólo un 10 por ciento de trabajadores tienen salarios superiores.

La recaudación de impuestos al trabajo se ha recuperado: el IRPF recaudado ha sido de 75.432 millones de euros durante el año pasado, ya más que los 72.614 millones de euros que se recaudó durante el año 2007 como se puede ver en la gráfica “Comparativa del IRPF, IVA e Impuesto de Sociedades de 2007 y 2016”:

Comparativa Irpf Iva E Is 2007 Y 2016

Por parte del consumo, el IVA recaudado fue de 62.845 millones de euros durante el año pasado, ya más que los 55.581 millones de euros que se recaudaron durante el año 2007. Pero el impuesto de sociedades sigue siendo la mitad en el 2016, 21.678 millones de euros, que en el año 2007, 44.283 millones de euros.

Se demuestra que se necesita un rescate social, y volver a una fiscalidad redistributiva. Por otro parte, debemos rebajar la deuda pública, que sigue siendo igual que el PIB de un año. Debemos reflexiona que si cesan las exportaciones, se tendrá que suda mucho para pagar la deuda.

En El Blog Salmón | Hoy se cumplen diez años de la crisis financiera: diez gráficos para entender sus efectos sobre España

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos