En Yelmo están prohibiendo algo perfectamente legal, entrar al cine con tu comida y bebida. Así puedes reclamar

En Yelmo están prohibiendo algo perfectamente legal, entrar al cine con tu comida y bebida. Así puedes reclamar
19 comentarios
HOY SE HABLA DE

Ir al cine es un plan que cada día está más caro. El precio de las entradas no ha dejado de subir en todos estos años -la media ahora está en 10 euros por ticket- y si ya quieres beber y comer algo dentro...la tarde de película te puede salir por más de 20 euros. Por persona.

Una bebida en el cine suele superar los 3/4 euros, y las palomitas por menos de 6 euros no las consigues. Por ello, muchas personas, sobre todo familias con niños, consideran este plan algo prohibitivo, pues les puede salir por una cantidad importante.

Algo que se podría solucionar si se pudiera llevar la bebida y la comida de casa o de una tienda de fuera del cine con precios más baratos. Pero, espera...resulta que sí se puede, lo que pasa es que nadie lo sabe.

La táctica ilegal de Yelmo

Desde hace mucho se ha extendido la creencia de que en los cines está prohibido entrar con comida. Si te pillan, vas fuera. De hecho, mucha gente la pasa a escondidas en sus bolsos y bolsillos de abrigos -aquí la que escribe alguna vez lo ha hecho-.

Pero la realidad es que no está prohibido, aunque lo esté. Hablemos del caso de Yelmo, una de las cadenas de cine más grandes de España. En estos cines hace unos meses se han empezado a poner carteles en la entrada que informan a los clientes de que no pueden meter comida de fuera a la sala.

Es decir, algo que era una leyenda urbana que todos tomábamos al pie de la letra, ahora se convertía en realidad mediante estos paneles informativos. Pero realmente, Yelmo ni nadie puede prohibirte llevar tu comida al cine.

Porque mientras en esos cines se venda comida, tu puedes llevar tus propias palomitas de fuera, de tu casa o de donde gustes. Y la legislación te ampara. ¿Por qué? Porque se trata de una limitación abusiva del derecho de admisión.

La principal actividad de un cine es poner películas, no vender comida. Por lo tanto, no pueden ampararse en la misma cláusula que, por ejemplo un bar, pues si entras con comida no estás perjudicando su principal fuente de ingresos que, repetimos, es poner películas, no vender comida.

Por ello, excede las reglas del derecho de admisión y no puede prohibir a nadie entrar con sus propias chuches o bebida. Fin de la historia.

¿Cómo reclamar?

Si eres de los valientes -que no es de ser valiente, es que es legal- que llevan su comida al cine y te dicen algo, debes decirle al empleado del cine que conoces tus derechos y que es ilegal que te impida entrar con tu goodies al cine. Si no te lo permite, pide hablar con un responsable y comunícale lo mismo. Es legal, la ley te ampara.

Si de nuevo se niega a permitirte el paso, debes poner una reclamación. Pide la hoja de reclamaciones -no se pueden negar a dártela- y si puedes haz una foto de los carteles informativos. Con la hoja de reclamaciones rellena debes poner una denuncia en la oficina del consumidor, además pidiendo una sanción económica. Y cuidado, porque al cine, en este caso Yelmo, le pueden caer hasta 6.000 euros de multa.

En FACUA es más fácil llevar a cabo esta denuncia, pues gestionan muchos de ellas a menudo y las ganan, algo que no suele salir en los medios de comunicación. Aunque sí sabemos por ellos que 'está prohibido' meter comida en el cine...diferencias.

No te cortes, lleva tus palomitas al cine sí quieres. Es legal.

(*) Imagen Eddikal

Temas
Inicio