Compartir
Publicidad
Publicidad
Estados Unidos humilla a la UE y también quiere recortes a la deuda griega
Economía

Estados Unidos humilla a la UE y también quiere recortes a la deuda griega

Publicidad
Publicidad

La filtración del informe del FMI sobre Grecia que Christine Lagardé quiso ocultar tiene al mundo consternado. Como nos informó ayer Onésimo, el documento del FMI entrega un diagnóstico bastante sombrío sobre la economía Helena, devastada con las políticas de la troika. Grecia tiene hoy un nivel de deuda que es insostenible y que ni creciendo a tasas del 4 por ciento anual durante una década puede aliviar. La deuda pública de Grecia se escapó de las manos y cruzó el punto de no retorno tras las draconianas medidas impulsadas por la Troika y que fueron aplicadas sin medir las consecuencias por los gobiernos de Yorgos Papandreu, Lukas Papademos y Antonis Samaras. El informe del FMI filtrado tres días antes del referéndum griego es el nuevo dolor de cabeza de Ángela Merkel, Wolfgang Schauble y Martin Schultz, que la semana pasada expulsaron de la reunión de los ministros de finanzas de la UE a Yanis Varoufakis, el representante heleno, por rechazar de plano continuar con la receta de los planes de austeridad. Ahora Schultz, Merkel y Schauble deben tener noches de pesadilla. La pesadilla de tener que hacer lo que negaron tanto tiempo: aplicar los recortes a la deuda helena que la troika ha esquivado durante cinco años.

Desde hace bastante tiempo que Estados Unidos está pidiendo a Europa que la zona euro debe asumir recortes a la deuda griega. Para Washington es crucial la importancia geopolítica de Grecia en el eje de la OTAN, y los problemas de la deuda son simples trámites contables. Por eso que Estados Unidos presionó para que el informe del FMI se hiciera público. Con esto se manifiesta no solo a favor de las quitas de deuda sino que pone presión a la UE para encontrar una pronta salida al drama griego. El informe del FMI que fue bloqueado por los jerarcas de la troika indica que Grecia necesita 60 mil millones de euros para los próximos tres años y que la deuda helena requiere de quitas sustanciales. Estados Unidos exige a la UE, a dos días del referéndum griego, hacer tabula rasa con la deuda helena.

La estrategia geopolítica de Estados Unidos ha sido conocida desde hace tiempo. Hemos dado cuenta de ella aquí y aquí. Para Estados Unidos sería muy mal visto que Grecia saliera del euro y cayera bajo el abrigo de Rusia o China. El peligro que ve en ésto Estados Unidos es que Rusia podría instalar una plataforma de lanzamiento de misiles dentro de Europa, y China tomar el control de los puertos griegos, conectados al resto de Europa. Por Grecia, además, podría fluir el gas ruso que dejará de bombearse por las tuberías de Ucrania. Washington ve en estas posibles acciones, amenazas reales a su hegemonía occidental.

Quitas del 30 por ciento a la deuda helena

Pero ahora es el informe del FMI el que alienta la nueva chispa de la geopolítica estadounidense y despeja el panorama. Grecia debe ser rescatada sí o sí y, con una quita de deuda de al menos 30 por ciento que Europa ha esquivado en tediosas jornadas de burocratización de la crisis. El análisis del FMI que Christine Lagardé intentó hacer desaparecer, confirma el fracaso de las políticas de austeridad implementadas por la troika y cómo estos planes han arrastrado a Grecia a una nueva recesión. El informe del FMI coincide plenamente con la opinión del ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis, expulsado por Wolfgang Schauble de la reunión de ministros de finanzas de la UE en el encuentro de la semana pasada. Antes de la reunión, Varoufakis anunció que no aceptaría compromisos falsos, imposibles de cumplir como fue la tónica con los gobiernos anteriores.

Con el informe del FMI, la crisis de la deuda ha tomado un giro dramático. El análisis afirma que los problemas de Grecia son mucho mayores a los que se habían advertido, y que no tiene ninguna posibilidad de pagar la deuda. La deuda pasó del 97 por ciento del PIB antes de la crisis, al 175 por ciento actual por las malas políticas diseñadas por la troika que, primero, rescataron a la banca con cargo a las arcas públicas y después exigieron el pago de onerosos intereses. El FMI prestó a Grecia 30 mil millones de euros en mayo de 2010 y luego 28 mil millones de euros en marao de 2012. Grecia debe, a la fecha, 21 mil millones de euros al FMI, y el pago de 1.500 millones de euros que venció el 30 de junio correspondía a una cuota de intereses.

La información ha provocado consternación en Alemania, al demostrar la oscuras maniobras que realizan los jerarcas de la troika. Pero también lleva a la amarga constatación de que los países de la UE tienen una información sesgada y poco transparente, dado que la crisis se les escapó de las manos a las instituciones y tomó un camino fuera de control. Europa tendrá que asumir el NO rotundo que mañana le dará el pueblo griego, y tendrá que saber vérselas en cómo recortar los 360 mil millones de euros que adeuda Grecia. Las políticas del desastre y las mentiras de la UE, el FMI y la CE no solo han hundido a Grecia sino que amenazan también con hundir a toda Europa. Angela Merkel, Wolfgang Schäuble y Christine Lagardé, no podrán seguir ocultando la basura debajo de la alfombra.

En El Blog Salmón | No existe solución para el problema de Grecia, El FMI ahora habla de descontar la deuda griega, La crisis en Grecia, el fracaso del euro y el mito de la unidad europea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos