Compartir
Publicidad
Publicidad

Europa pretende eliminar el fraude del kilometraje con Blockchain, pero ¿Es posible?

Europa pretende eliminar el fraude del kilometraje con Blockchain, pero ¿Es posible?
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como protocolo de contabilidad distribuída que subyace bajo Bitcoin, el también liberado por Satohi Nakamoto, Blockchain, no sólo está dibujando el futuro de su objetivo más inmediato, que es el sector financiero: Blockchain además está siendo catalizador de la transformación de otros tantos y numerosos sectores. Pero Blockchain no sólo está transformando sectores de arriba a abajo, sino que también está sirviendo como versátil herramienta para otras tantas iniciativas y proyectos.

Estas iniciativas y proyectos, si bien no suponen una radical transformación propiamente dicha de sectores enteros, sin embargo también van a contribuir a cambiar de forma muy relevante el día a día de nuestras vidas. Una de estas iniciativas, que viene abanderada desde Europa, pretende poner coto al eterno fraude del kilometraje con el que se venden los vehículos de segunda mano, y lo pretende hacer de la mano del (presuntamente) omnipotente Blockchain, ¿Servirá Blockchain también para este nuevo objetivo europeo? Hoy lo analizamos para ustedes.

De la veracidad de las transacciones con Bitcoin a la veracidad de los kilómetros recorridos

Europa Pretende Eliminar El Fraude Del Kilometraje Con Blockchain Pero Es Posible 2

Como los lectores habituales de estas líneas ya saben, les hemos contado otras veces sobre las características de contabilidad distribuída que ha traído Blockchain. Tan sólo las resumimos aquí brevemente a modo de introducción para las nuevas incorporaciones.

Ante la imposibilidad de blindar al 100% un ordenador concreto, y no poder ponerlo a salvo de los cyber-criminales, la forma en la que el visionario Satoshi Nakamoto decidió conferir seguridad y veracidad a las transacciones con Bitcoin fue poner la información distribuída entre innumerables nodos de una extensa red. Es la aproximación a la seguridad informática más inteligente que un servidor ha visto desde los albores de internet: si no puedes evitar que te hackeen un ordenador concreto, sin embargo sí que puedes hacer que no te puedan hackear cientos de ordenadores a la vez (algo técnicamente inviable hoy por hoy).

La aplicación de cómo se puede asegurar con Blockchain que la información sobre las transacciones de Bitcoins sea veraz, es directamente exportable a hacer que también la información sobre el kilometraje de un automóvil sea igualmente veraz para su posterior venta como vehículo de segunda mano. Al menos en teoría, como vamos a ver a continuación.

Y el Parlamento Europeo ha hablado respecto a la falsificación del kilometraje

Europa Pretende Eliminar El Fraude Del Kilometraje Con Blockchain Pero Es Posible 4

Según pueden leer en esta noticia, ha sido el mismísimo Parlamento Europeo el que se ha pronunciado sobre ese eterno fraude que afecta al mercado de vehículos de segunda mano. Como ya saben, es desgraciadamente bastante habitual que algunos vendedores con pocos escrúpulos "retoquen" a la baja los kilómetros que muestra el cuentakilómetros de los vehículos usados que luego intentan venderle a usted como "gangas".

No hace falta vivir al margen de la ley para saber que hay ahí fuera numerosos "técnicos" improvisados que ofrecen sus servicios para restar kilómetros a ese coche que alguien pretende venderle de segunda mano. La mecánica es fraudulentamente muy sencilla: se contacta con uno de los esos anuncios que insinúan este tipo de servicio en la prensa o en un tablón de anuncios online, y se alcanza un acuerdo; punto. El servicio incluye que el "supuesto" técnico se traslade a su propio garaje a hacer la "intervención".

Por unas decenas de euros le ofrecen cambiar los kilómetros que el ordenador central de su coche muestra en el cuentakilómetros del salpicadero. Por unas pocas decenas de euros más, además le ofrecen cambiar también el registro del odómetro interno que lleva su vehículo, y que también registra los kilómetros recorridos con una (supuesta) mayor fiabilidad, que sin embargo está más que claro que es igualmente vulnerable y vulnerada. El servicio completo ofrecido no deja ni rastro de que su coche haya recorrido media España y parte del extranjero.

Este mercadeo de bits y kilómetros es más que censurable, y además perjudica la credibilidad entera de todo el negocio de compraventa de vehículos usados. Al final, el comprador acaba desconfiando incuso de los vendedores más honrados, perjudicando injustamente a todos por igual. El Parlamento Europeo se ha dado cuenta de este fraude, y ha puesto el punto de mira sobre él para poner coto a los demanes, y si es posible, incluso cortarlos de raíz como es debido.

¿Cómo se podría acabar con este fraude con la ayuda de Blockchain?

Europa Pretende Eliminar El Fraude Del Kilometraje Con Blockchain Pero Es Posible 3

Ya les hemos introducido antes a la veracidad de los datos que aporta Blockchain. Ahora queda por analizar cómo se conseguiría ésta en el marco del kilometraje de los vehículos de segunda mano.

Como es lógico, esa información sobre kilometraje que se va a registrar de forma veraz y distribuída en todos los nodos de una red Blockchain, tiene que haber algun momento en que sea recopilada y almacenada en dicha red. Éste es el aspecto más crítico de las soluciones posibles a este fraude, y posiblemente el punto de fallo que hará que el fraude no pueda ser eliminado, al menos completamente.

Un buen (y fácil) momento que ya se usa en la actualidad para registrar el número de kilómetros que va recorriendo un vehículo a lo largo de su vida (y de la carretera) es la inspección obligatoria ITV. Desde que se puso en marcha este procedimiento de revisión de vehículos, este momento de la inspección es un punto de control necesario para el kilometraje. En cada ITV que usted pasa, sus kilómetros quedan registrados. Hoy en día, además, son puestos a disposición general del sector precisamente para perseguir ese fraude de vehículos de segunda mano.

Pero claro, la inspección ITV no controla a los vehículos más nuevos, y un punto de control anual tampoco va a conseguir disuadir a los defraudadores más pertinaces. Al fin y al cabo, el fraude de los kilómetros es un mercado, oscuro, pero mercado al fin y al cabo. Esto quiere decir que, si el mercado se amplía, y los defraudadores optan por "retocar" los kilómetros de su vehículo anualmente antes de cada ITV de control, aumenta considerablemente el negocio para esos "técnicos" improvisados, con lo que podrán bajar su precio por intervención. Así, ésta alcanzará un precio "de mercado" que acabará haciendo del "trucaje" un servicio anual que sea rentable con los nuevos precios, justo antes del punto de control de cada ITV.

El siguiente paso para dar veracidad al kilometraje ha sido incluir lógicamente más puntos de control. Los puntos de control naturales son cada vez que su vehículo pasa por un taller a hacer un mantenimiento o a reparar alguna avería. Obviamente, que haya más puntos de control incrementa la dificultad de mantener el fraude actualizado, pero no lo elimina totalmente. Si un defraudador tiene la mala suerte de tener una avería, pues tan sólo tiene que asumir que ha "perdido" esos kilómetros hechos de más sobre lo registrado en su última ITV. Eso por no habar de los talleres que pueden pasarse al lado oscuro siendo parte activa de una economía de kilometraje "paralela". Como decían nuestros abuelos, "hay de todo en todos sitios", y también va a haber algunos talleres que pequen de poco honrados.

En todo este esquema ya montado, Blockchain puede contribuir con su característica de contabilidad distribuída a que esa información de kilometraje recopilada en los puntos de control sea totalmente veraz e inalterable. Pero ya ha quedado claro en las líneas anteriores que ello disminuirá el fraude, pero no lo va a eliminar ni de lejos.

¿Qué hay que añadir a Blockchain para conseguir el objetivo de acabar (pero totalmente) con este fraude kilométrico?

Europa Pretende Eliminar El Fraude Del Kilometraje Con Blockchain Pero Es Posible 6

Pues la solución de nuevo vuelve a pasar por aumentar todo lo posible los puntos de control. Pero, ¿Cómo se podría hacer esto? No se puede obligar a los conductores a pasar por el taller o la ITV todos los meses, y aún así los "técnicos" del lado oscuro podrían alterar su producto haciéndolo igualmente de cuota y "retoque" mensual. Pero sí que hay una solución viable, sencilla y que, aunque técnicamente no hay nada infalible ni a salvo 100% de los "técnicos" del lado oscuro, sí que podría traer mucha más fiabilidad al mercado de vehículos de segunda mano.

Si ustedes se dan cuenta, en el momento que los kilómetros se contabilizan en su propio coche por la unidad central de cómputo de su vehículo, y se almacenan en algún recóndito lugar bajo el chasis, son evidentemente alterables por algún "técnico" improvisado. Pero esto tiene una fácil solución que dificultaría (y mucho) el "trucaje". Una solución que resulta obvia una vez que en el futuro (que prácticamente ya está aquí) todos los vehículos estén conectados a intenet.

Con todo vehículo hiper-conectado gracias a la Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés), su vehículo puede ir reportando hasta con una granularidad de cada hora, los kilómetros recorridos. Y obviamente, lo que su vehículo reporta al fin y al cabo es software que también puede ser alterado, pero se puede incrementar la dificultad de una forma adicional. La clave es el navegador del vehículo. Todo vehículo que sale de fábrica tiene hoy en día un GPS propio. La información de ese GPS es mucho más difícil que sea trucada, puesto que proviene de un hardware (un sensor GPS), y además el vehículo necesita que sea veraz precisamente para que el usuario del coche pueda usar el navegador para seguir su ruta.

Y esa información del GPS puede ser transmitida a cada instante por el vehículo a un ordenador central del fabricante y/o a la red Blockchain, pero no ya como kilómetros recorridos (que es un dato almacenado a transmitir más fácilmente manipulable), sino como su ubicación exacta en cada momento, y que con ello se pueda computar de forma externa al vehículo los kilómetros reales recorridos: con que lo hagan de forma aproximada ya es suficiente para saber si es fiable el dato del kilometraje que le muestra ese vehículo de segunda mano que le están vendiendo. Un punto técnico a resolver sería de dónde sacar y cómo financiar la capacidad de cómputo necesaria para ello que, dependiendo de la implementación, puede ser ingente, muy costosa, y proporcional a la fiabilidad de la aproximación: en el balance aproximación-cómputo está la clave de esta ecuación.

Ésta parece la mejor solución posible con la tecnología actual, y las instituciones europeas van por el buen camino. Pero, además del Blockchain anunciado, deberían tener también en cuenta esos otros condicionantes y soluciones técnicas que hemos propuesto en este análisis. Aunque no sean ilusos, el lado oscuro siempre estará ahí "trabajando", y con parte de la tecnología de su lado, es bastante probable que, de una manera u otra, acaben consiguiendo su "trucado" objetivo.

Europa Pretende Eliminar El Fraude Del Kilometraje Con Blockchain Pero Es Posible 5

La fiabilidad al 100% y en todos los casos es bastante difícil de conseguir. Ahora bien, toda legislación tiene asumido que una pequeña proporción de ilegales siempre va a poder saltársela: la cuestión es que esa proporción sea residual, y que, cuando uno de esos defraudadores sea detectado, el peso de la ley les quite a casi todos los demás las ganas de vaporizar kilómetros y kilómetros recorridos, que acaban inevitablemente corriendo por cuenta del siguiente e inocente comprador.

Imágenes | Pixabay qimono | Pixabay geralt | Pixabay hpgruesen | Pixabay geralt | Pixabay Alexas_Fotos | Pixabay geralt

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos