Compartir
Publicidad
Publicidad

Las energéticas cubren el coste de desnuclearizar Alemania, toda la información

Las energéticas cubren el coste de desnuclearizar Alemania, toda la información
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las empresas eléctricas de Alemania han realizado, desde 2012, solicitudes para el cierre de 90 centrales nucleares con una capacidad de 19.600 MW, según el operador de redes de distribución NetzA.

Unos 7.688 MW se han cerrado de forma permanente, mientras que otros 3.697 MW han sido calificados por los operadores de las redes y transportistas (TSOs) como críticos para el sistema de abastecimiento. Estos se deberán mantener en funcionamiento bajo supervisión de los operadores, ya que los operadores consideran que una planta es crítica para el sistema no se puede cerrar.

Nos podemos preguntar: ¿Cuáles han sido los factores principales para la desconexión nuclear en Alemania? ¿Quién ha cubierto el gasto de la reducción de las centrales nucleares en Alemania? ¿Qué responsabilidad tiene el Gobierno de Alemania y las empresas energéticas en el proceso? ¿España puede realizar el mismo proceso iniciado por Ángela Merkel en Alemania?

Existen 3 factores principales para la desconexión nuclear

Alemania ha cerrado viejas centrales de combustibles fósiles (fuel) que estaban infrautilizadas por el aumento de las energías renovables, un descenso anual de la demanda y un abaratamiento en el precio del carbón. Estos factores han favorecido a una generación de electricidad más modernizada a base de carbón.

Con un 23 por ciento de la capacidad instalada, la energía nuclear en Alemania tiene los días contadas desde que en 2013, la canciller Ángela Merkel, decretara el cierre definitivo de las plantas atómica de manera paulatina hasta el 2022. Las 8 centrales más antiguas ya habían sido desconectadas antes del 2014.

El resto, según el plan, serían clausuradas de manera escalonada: en 2015, la de Grafenrheinfeld;en 2017, la Gundremmingen B; en 2019, Philippsburg 2; en 2021, Grohnde, Gundremmingen C y Brokdorf y 2022, las de Isar 2, Emsland y Neckarwestheim 2.

El detonante de la reducción de energía nuclear en Alemania fue Fukushima

Cuando paso el accidente nuclear de Fukushima en 2011 el Gobierno de la canciller, Ángela Merkel, decidió acelerar el proceso de generación de energía nuclear con el cierre de todos los reactores como fecha límite en 2022.

Se impusieron varias medidas, muchas de ellas se han recorrido a través de los tribunales, que han reducido el tamaño de las empresas eléctricas alemanas (E.ON, RWE, EnBW y Vattenfall).

Hasta 2015 las empresas que producen energía nuclear habían puesto de sus bolsillos 39.000 millones de euros para desmantelar las centrales nucleares y se estimo entonces que harían falta 24.000 millones de euros para cubrir los gastos de los residuos nucleares.

Estas empresas han ido realizando provisiones durante estos últimos años hasta el total de los 39.000 millones de euros por lo que sus balances están suficientemente saneados.

¿Cómo han cubierto las empresas alemanas de energía dichas provisiones?

Las empresas alemanas que producen energía nuclear han cubierto dichas provisiones:

  • Venta de activos: las empresas han estado vendiendo activos durante los últimos años y se estima que todavía podrían realizar desinversiones para cubrir todas las provisiones adicionales. También podrían reducir sus planes de CAPEX, lo que tendría efecto negativo en su crecimiento futuro.

  • Endeudarse: no ha parecido demasiado factible dado que sus ratios de endeudamiento son elevados y podrían poner en riesgo su rating.

  • Recortar o suprimir dividendos: estas empresas se han visto obligadas a reducir sus dividendos, lo que ha provocado reacciones negativas entre sus accionistas.

  • Ampliación de capital: aquellas empresas que han dejado atrás las primeras opciones, se han visto obligadas en realizar una ampliación de capital con descuentos notables. Pero se han planteado la entrada de socios estratégicos que han permitido acabar con el problema de las nucleares y han impulsado otros negocios como la generación de renovables y / o su distribución.

El Gobierno se responsabiliza de los residuos pero las empresas tienen que crear un fondo

El Gobierno de Ángela Merkel ha decido responsabilizarse de los cementerios de residuos radiactivos y las empresas energéticas alemanas aportaran alrededor de 24.000 millones de euros que se incluirán en el fondo específico.

Hace unos meses, Ángela Merkel impuso su voluntad con ayuda de Bruselas, de que las empresas energéticas alemanas iban hacer frente también al coste de los cementerios de residuos radiactivos. Están empresas han estado luchando durante años para evitar también asumir estos costes.

Por tanto, las empresas eléctricas alemanas siguen asumiendo los gastos al desmantelamiento de las centrales nucleares, el empaquetado y el transporte de la basura radiactiva a los cementerios nucleares. Por su parte, el Gobierno de Ángela Merkel asumirá a partir de ahora el coste de acondicionar y mantener los depósitos de residuos nucleares temporales y permanentes.

Para eximirse de cualquier responsabilidad futura, las empresas eléctricas alemanas con centrales nucleares han abonado alrededor de 24.000 millones de euros en efectivo al fondo para la financiación de la eliminación de residuos nucleares.

¿España puede realizar el mismo proceso iniciado por Ángela Merkel en Alemania?

En España, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha realizado una consulta pública sobre un proyecto de real decreto con el que se pretende regular el procedimiento de cierre de las instalaciones de energía eléctrica.

Hasta ahora las empresas eléctricas españolas no pueden cerrar una planta de generación sin el consentimiento de la CNMC, REE y el propio ministerio, el Gobierno del PP quiere tener más poder de intervención.

La amenaza la empresa italiana ENEL, dueña de Endesa, de cerrar las grandes centrales de carbón de España si el Gobierno del PP no mejora la retribución de manera que se les compensen las inversiones de desnitrificación que la Unión Europea exige a las térmicas de carbón que deseen funcionar a partir del 2020.

También, el Gobierno del PP tiene que temer de la paralización de alguna central nuclear, como realizó Endesa e Iberdrola con Garoña a finales del 2013, a las cuáles se les impuso una multa de 18 millones de euros por parte de la CNE.

Mientras en finales del año pasado, Nadal expuso públicamente que las centrales nucleares las va a cerrar el mercado en España, solo unos meses después quiso atraer al PSOE en la aprobación de un real decreto ley que le permitiese intervenir en el proceso de cierre de cualquier tipo de planta. Finalmente, alegando que el PSOE se negó, el Gobierno del PP ha optado por tramitar un real decreto.

En El Blog Salmón | Alemania abandona la energía nuclear

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos