Compartir
Publicidad

¿Por qué el precio de la vivienda aún no ha tocado fondo?

¿Por qué el precio de la vivienda aún no ha tocado fondo?
Guardar
15 Comentarios
Publicidad

A día de hoy son muchas las personas que se encuentran a la espera de un hundimiento de la burbuja inmobiliaria que les permita acceder a la compra de una vivienda en propiedad. Sin embargo, los meses pasan y parece que los precios no terminan de ajustarse completamente. ¿Existen razones que lo justifiquen? Sí. ¿Ha tocado la vivienda fondo? Ni muchísimo menos, al menos en mi opinión.

Los precios de las viviendas continuarán descendiendo paulatinamente durante los próximos años sin que llegue a producirse una caída abrupta. La ecuación fundamental que explica este comportamiento es bastante simple: de un lado, el mercado laboral de nuestro país atraviesa una fase de profundo debilitamiento; y del otro, los potenciales compradores tienen un limitado (por no decir nulo) acceso a la financiación. La conjunción de ambas variables debilita la demanda de inmuebles, lo que unido a la escasa predisposición de las entidades financieras por abaratar el precio de los mismos para no incurrir en pérdidas, convierte al mercado inmobiliario en un frigorífico de viviendas de gigantescas proporciones y a Sareb en el congelador público por antonomasia.

Ante esta situación, la pregunta que deberíamos hacernos es: ¿ha llegado el momento de comprar una vivienda? A mi juicio, la respuesta es un no rotundo. Aunque lento, el ajuste llegará antes o temprano. Comprar una vivienda hoy equivale a comprar un bien sobre el que existe una alta probabilidad (por no decir seguro) de depreciación a corto, medio y largo plazo. No creo que sea buena idea intentar sujetar un cuchillo en caída libre, ¿no crees?

La oferta y la demanda de viviendas viajan en líneas paralelas condenadas a no encontrarse en muchos años, lo que convierte la compra de inmuebles en un lujo más que en una necesidad. Es posible que a corto plazo el alquiler sea la solución más adecuada mientras atravesamos este largo desierto. Por ello, salvo que pretendas residir en zonas con reducida oferta de inmuebles donde los ajustes sí hayan tocado fondo, la paciencia quizás sea la mejor inversión que puedas hacer en los próximos años.

En El Blog Salmón | Sareb, la constatación de un fracaso, La crisis hipotecaria no ha hecho más que empezar y No es un buen momento para comprar una vivienda Imagen | enriquearruti

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos