lohencm

Karma: 25 puntos de 100

Miembro de El Blog Salmón desde

Sin actividad desde hace un mes

Licenciado y Master en Administración y Dirección de Empresas. Trabajo actualmente en el campo del marketing, aunque tengo experiencia en contabilidad financiera y de gestión.

lohencm ha hecho 314 comentarios en El Blog Salmón:

  • 27 brillantes
  • 51 interesantes
  • 229 normales
  • 7 flojos
  • 0 irrelevantes
28

En Increíble pero cierto: el Gobierno no quiere pinchar la burbuja inmobiliaria

Lamento discrepar sobre el tema del pinchazo y de dejar caer a la banca. Asumo que estás valorando dos opciones, a saber, dejar caer a la banca sin más o lo que se está haciendo (darle fondos ad infinitum). El problema es que ninguna de las dos opciones es muy ventajosa en sí misma. Es obvio que dejar correr un colapso del sistema financiero en pleno no es buena idea, como tampoco lo es endeudar significativamente al Estado para que los señores accionistas y gestores puedan seguir comprando Ferraris como si nada. Hay una tercera y cuarta vía, que es la de nacionalizar las entidades en problemas bajo la legislación relativa a expropiación forzosa por razones de interés nacional. No creo que debiera temblarnos el pulso lo más mínimo de expropiar entidades de esta forma (mucho más barata además que inyectar dinero)ya que los gestores han actuado de manera manifiestamente delictiva y las juntas generales de accionistas los han colocado y mantenido ahí, aplaudiendo como corderitos mientras los dividendos fueran jugosos, a pesar de saber que la economía real no estaba para eso... Esto tiene dos ventajas, la primera, es que damos dinero público a cambio de algo y la segunda es que se provocaría un efecto advertencia (bastante más útil que cualquier "guía de buenas prácticas del sector financiero" que es neologismo para "papel higiénico"). La cuarta vía consiste en dejar caer las entidades contaminadas garantizando en primer lugar a los depositantes que no superen los 200.000€ en el caso de personas físicas (por poner una cantidad orientativa)y una cantidad mayor en el caso de empresas. No se perjudica la confianza del público en el sistema financiero, se sanean las entidades contaminadas, y pagan los que tienen que pagar (me apuesto lo que sea a que si son ciertos accionistas los que denuncian a gente como Rato por haber perdido las acciones todo su valor les hacen más caso que a toda esa gente que está en la puerta de muchas entidades protestando porque les han dado el timo de la estampita con las preferentes). Por último, decirte que mientras no se ajuste el precio de la vivienda, aquí no compra ni Dios, y mientras no se compre, no se construye, si no se construye, muchos de nuestros "preparadísimos" trabajadores del ladrillo (fruto de la cultura del pelotazo) seguirán sin poder gastar ni en chopped de pavo, y claro, el señor de la fábrica de chopped no podrá recontratar a la gente que echó en el último ERE acogiéndose a 3 trimestres de bajada de ventas (que no pérdidas) consecutivos. Más vale asumir cuál es el valor real de la vivienda y empezar de nuevo a generar actividad económica. Nos guste o no, junto al turismo, la construcción es uno de los pilares de la economía española.
  • karma: 215 | brillante
  • 20 de diciembre de 2012 a las 17:58
38

En La enseñanza de la economía en el banquillo de los acusados

Iba a poner un comentario aparte, pero creo que es más constructivo añadir sobre lo que has puesto, ya que yo ni estoy del todo de acuerdo con Marco Antonio, ni contigo tampoco (aunque digas algunas cosas ciertas). Totalmente de acuerdo en que no se puede uno llamar economista porque se haya grabado a fuego el manual de Samuelson en la cabeza. El economista, en cuanto a ciencia dependiente de manera simultánea (y no aislable de factores externos para su estudio) de infinidad de variables, necesita de grandes dosis de experiencia y de autocrítica para poder realizar un análisis acertado. No debemos olvidar que es una ciencia SOCIAL, y que se ve influida por comportamientos. Muchos ensalzan el cuantitativismo en el que se ha apoyado la economía para disfrazarse de ciencia clásica, pero éste se ve incapaz de predecir con precisión (y sin introducir un análisis cualitativo) el comportamiento futuro de un agente o del conjunto de la economía. Sin embargo, aquí viene mi segunda crítica: que no siga la metodología matemática exacta y aséptica de las ciencias clásicas no la hace menos ciencia. La ciencia se define como tal, como producto de una pesquisa, por haber aplicado un proceso determinado a la misma, independientemente del tipo de inputs o de herramientas de análisis que se empleen. Me hace gracia por otra parte (y sin ánimo de ofender) que se critiquen autores o formas de ver la economía para luego decir "el bueno es el que sigo yo". Que el IJM predijo lo que pasaría en 2004... perfecto. Mi profesor de macroeconomía lo contaba en clase en 2001, pero claro, seguramente no caiga bien a los talibanes del liberalismo porque también defendía las externalidades positivas que se derivan de ciertos monopolios públicos, como por ejemplo la sanidad. Seamos serios, si como empresario de la sanidad quiero ganar dinero, tengo dos opciones, conseguir que la gente enferme de manera más frecuente (no veo cómo sin terrorismo biológico) o mejorar la ratio de eficiencia (que muchos entenderán como bajar costes y por lo tanto ahorrar pruebas o materiales). Es precisamente la ausencia de ánimo de lucro la que permite alcanzar niveles superiores de calidad asistencial a los que podrían darse (y pagarse por casi todos los ciudadanos) en un entorno de sanidad privada. He aquí un factor de los que hablaba antes: el ánimo de lucro. La finalidad del agente condiciona los resultados de la aplicación de una u otra teoría. Coincido plenamente en que la gestión privada ha sido un desastre en una gran cantidad de empresas públicas privatizadas (como Iberia) y que han costado una pasta al contribuyente hasta después de pasar a manos privadas. Lo que da utilidad al ciudadano no es la gestión privada sino la buena gestión (animo a todos a leer un poco sobre la administración autonómica vasca, que, aunque discutible y mejorable en muchos casos, es un ejemplo claro de innovación y buena gestión. Por último, entiendo que el liberalismo, como idea y teoría es precioso, pero la realidad hace que, de facto, tenga grandes limitaciones. Sea uno liberal o no, o si por contra (y según la interpretación que hace Enrique, como otros aquí) es profesor de universidad, el problema no es si le ponemos el apellido "científica" a la economía, o si el profesor universitario usa uno u otro manual (veo grandes fallos en cualquiera que coja, sea de Samuelson, Mankiw, Fischer,...). La clave está en que nos hemos acostumbrado, quizá por el pasado cultural español, a identificar una clase magistral con una imposición de verdad absoluta en la que el alumno no enjuicia, sino que hace acto de fe. Quizás soy un afortunado, pero a lo largo de mi vida son varios los profesores que me han enseñado a poner en duda todo aquello que escuchase o leyera, por lo que creo firmemente en la función del profesor universitario, el de verdad, el que anima a sus alumnos a pensar y a discutirle a él mismo, a la vez que condeno al profesor anclado en la dictadura del conocimiento. Desgraciadamente la universidad española se encuentra anclada en el pasado en muchos casos, y resulta lamentable como personas que no tienen ni un triste perfil de facebook hablan con la autoridad acostumbrada de un catedrático sobre todo tipo de redes sociales (ignorando el 90% de redes existentes, como si solo existiesen FB, Twitter y Linked-IN). Me entristece enormemente que muchos tiendan a ver la economía como una lucha de extremos, y no como una observación de la realidad con la finalidad de generar políticas eficaces, las cuales estarán marcadas por la percepción ideológica del decisor, pero que deben, SIEMPRE, perseguir MAXIMIZAR LA UTILIDAD TOTAL. No nos engañemos más, hay muchos en la universidad, en la empresa y en el sector público que se autodenominan economistas y jamás reconocerán esto, y por esa misma razón nunca estarán en condiciones de llegar a PONER EN CUESTIÓN LOS PRINCIPIOS BÁSICOS EN LOS QUE SE BASA LA ECONOMíA. Nadie pone en duda el flujo circular de la renta, verdad universal, por eso casi todos se limitan a discutir como redistribuir la riqueza y estudiar los juegos de poder en la apropiación de la renta, en los mercados de factores y en los mercados de bienes y servicios, sin pararse a pensar si las bases de ese razonamiento son correctas (de lo cual discrepo absolutamente). Esta misma mentalidad es la que provoca que, en ausencia de reglamentación, las empresas provoquen fallos de mercado, sin ver que la maximización del beneficio empresarial depende de la optimización social.
  • karma: 143 | brillante
  • 30 de noviembre de 2012 a las 13:53
5

En Las empresas españolas están cumpliendo con su sensibilización medio ambiental

Lamento ser un aguafiestas, pero que estén cumpliendo es discutible en sentido amplio, y que tengan sensibilización mucho más. Los directivos tontos no son (salvo Urdangarín que lo pillaron) y claro, se han dado cuenta que esto de la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) y la sostenibilidad es un argumento de venta más que añadir a su producto/servicio, y que encima vende y mejora la imagen de la empresa. El problema es que en este mundo de la RSE (me dedico a él a nivel profesional, aunque no sea mi cometido principal) es que hay MUCHO HUMO, y pocas verdades, y que empresas que realmente hacen algo por la sociedad o por el medio ambiente a menudo dejan de presumir por ello porque "no ven nada digno de mención" en lo que hacen, a pesar de que podrían impartirle talleres de benchmarking a líderes de su sector. No dudo que PwC y ECODES sean empresas fiables (dentro de la legislación que las ata), pero las memorias de responsabilidad social, hoy por hoy, son la versión elegante y en color del papel higiénico: sirven para poco más que para limpiarse el culo. Me explico: Podéis leer la memoria de RSE de NH-Hoteles de 2011 (por poner un ejemplo, cualquier empresa que audite su memoria de RSC vale) y pensar "pero que buenazos que son esta gente de NH". Al menos algo hacen, y entre tanta paja, algún grano habrá. Pero lo cierto es que si somos un poquito técnicos (y malpensados) y nos vamos a la página 57, tenemos el informe de verificación del auditor (en este caso KPMG) que de manera enmarañada viene a decir que el sellito del GRI (Global Reporting Initiative) certifica que NH ha AUTORRELLENADO UN CUESTIONARIO, y que ellos como auditores han cumplido las normas que los regulan y que claro, como no es una memoria anual contable NO EXISTE OBLIGACIÓN DE DAR UN NIVEL RAZONABLE DE SEGURIDAD SOBRE LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN LA MEMORIA, SALVO LA CORRESPONDENCIA ENTRE LA INFORMACIÓN FINANCIERA QUE FIGURA EN LA MEMORIA DE RSE Y LAS CUENTAS ANUALES, y por lo tanto LAS AUDITORAS COBRAN POR PONER SU SELLITO, Y EL CLIENTE PAGA POR DAR CREDIBILIDAD AL LAVADO DE CARA QUE VENDEN COMO "MEMORIA DE RSC", limitándose KPMG (cumpliendo con la legislación) a hacer unas cuantas entrevistas a directivos de NH responsables del programa de RSC. A ver cuando empieza todo el mundo a entender que la RSE es algo más que cumplir las leyes y hacerse fotos como si hubieran salvado el mundo por ello.
  • karma: 75 | interesante
  • 28 de noviembre de 2012 a las 13:24
27

En Economía para rubias

Sin ánimo de ofenderte y desde el respeto, tu comentario encaja con lo que algunos llaman "sexismo hipster", es decir, soy tan modern@ y tan progre que me rio de los clichés reproduciéndolos. Eso esconde dos peligros: 1) Que mentes no preparadas para entender la ironía o previamente expuestas a comportamientos sexistas entiendan justo lo contrario de lo que se pretendía exponer. 2) Que bajo una apariencia jovial y de broma nos cuelen ideas que de otro modo nos parecerían, al menos, sospechosas. Seguro que Aurelio tiene en mucha estima a Mises, Hayek y Huerta de Soto, pero son economistas muy criticados a nivel mundial por representar una rama ideológica (y poco científica) de la economía, frecuentemente asociada a la derecha totalitaria (busca un blog de gente de Falange Española y no tardarás en encontrar uno de esos nombres, y fijo que no hablan mal de ellos). Si un falangista llevase razón en algo, no me importaría reconocerlo, pero las teorías de estos señores tienen más contenido ideológico que económico, y como entiendo que las ideologías no se diferencian tanto de las religiones cuando se abrazan desde la simpatía o fanatismo, y no desde la razón, pues procuro distanciarme de estas afirmaciones. Si buscas un poquito sobre la visión de la mujer para este tipo de ideologías, seguramente no te parecería tan inofensiva y jovial la bromita de las rubias en este libro. Puestos a responder al título del libro, y ya que podemos tomárnoslo en tono jovial, lo mismo tendría que escribir yo un libro que se llame "Economía para tertulianos de intereconomía". Más que nada por equilibrar. Saludos.
  • karma: 35 | interesante
  • 16 de noviembre de 2012 a las 09:18
6

En Ya conocemos la letra pequeña de Sareb

Toda la razón. El SAREB es le tecnificación y dignificación de una mentira enorme: Van a regalarle dinero público a las cajas y quieren negarlo a toda costa. Es de risa que digan que van a ganar dinero y que esto va a resolver el problema, por dos razones: 1) El descuento propuesto del 63% es una broma pesada. Hipotecas teóricas del 100% sobre precios de mercado infladísimos y encima hinchados aún más por el amabilísimo empleado del banco para encubrir en el saco un préstamo consumo para el coche, las vacaciones o la la comunión del niño. Si prestaban 300.000€, la realidad es que ese piso vale, como mucho 50.000 (descuento mínimo del 80% para empezar a hablar). 2)En un contexto en el que el paro es galopante (y amenaza con volar) y en el que las retribuciones de los que siguen trabajando están menguando en muchos casos, a ver quién es el guapo que se entrampa por 120.000€ (más o menos el descuento propuesto por el FROB sobre el ejemplo anterior) sabiendo que la situación laboral, la perspectiva económica, y una valoración juiciosa del valor del inmueble te impiden financiera y moralmente pagar más de 45-50.000 €. Pretenden corregir valoraciones fantasma con valoraciones fantasmilla. Siguen traficando con humo. Por estas dos razones, unido a lo comentado por paulpaulson, hacen que piense que el SAREB es no querer reconocer los problemas reales de los sectores financiero e inmobiliario españoles, deshinchando parcialmente una burbuja que esperan recuperar para hacer negocio. Esto no es dejar que el mercado se ajuste hasta el equilibrio, sino usar fondos públicos para rescatar pérdidas especulativas y encima reflotar dicha especulación. Un ejemplo más del apego político al "Aquí no ha pasado nada", y del amor que sienten los apoltronados a solucionar las cosas con el consabido "el que venga detrás que arrée". Fracaso absoluto que lastrará aún más las cuentas públicas (por la inyección de liquidez a cajas y al SAREB, y por el fracaso que va a suponer el SAREB por partir de previsiones nada realistas).
  • karma: 20 | normal
  • 30 de octubre de 2012 a las 13:28
14

En El banco malo tiene nombre: Sareb

"Si este banco va a comerse muchas pérdidas lo normal es que sólo el FROB esté detrás, a no ser que obliguen a algún banco solvente a meter dinero."¿Por qué razón? "Si un negocio PRIVADO sale mal lo normal es que venga papá Estado a darte dinerito para cubrir las pérdidas..." CLAAAAAAAROOOOO!!! Y además vamos a adornarlo obligando a pagar a un banco que no esté mal gestionado, no vaya a ser que dé ejemplo de cómo no hicieron las cosas los amigos de Bankia y compañía... La afirmación que cuelas en mitad del post es un despropósito en toda regla. Va en contra de la eficiencia económica, constituye una intromisión injustificada en los mecanismos de mercado, mantendrá la burbuja (aunque deshinchada), pone las bases de una nueva burbuja, y no produce ningún rédito social más que el que los señores accionistas de las cajas y constructoras que patrocinaron el desastre español no pierdan un céntimo después de especular durante años. ¿No es más lógico expropiar esas acciones a su valor real (hoy en día no valen un pimiento) y amortizarlas reduciendo capital? Muchísimo más barato, y sin perjuicios al mercado inmobiliario de los próximos años. Además, los depositantes no tienen ni que inmutarse con una operación así. Rápido, seguro e indoloro (salvo para los accionistas, que ya están frotándose las manos al ver que sus pecados especulativos no tendrán castigo). No creo que sea positivo hundir un sistema financiero, o dejarlo hundirse, pero hay una diferencia entre eso, y que los accionistas asuman las pérdidas propias del riesgo en el que se metieron.
  • karma: 23 | normal
  • 18 de octubre de 2012 a las 14:18
Página 1 de 13 páginas

Volver al perfil de lohencm »