Compartir
Publicidad

Ni Obama ni el BCE logran calmar a los mercados de su furia total

Ni Obama ni el BCE logran calmar a los mercados de su furia total
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque el Presidente Obama trató de calmar el negativo ánimo de las bolsas por la rebaja que dio Standard & Poors a la deuda de Estados Unidos, y el BCE se esmeró en inyectar recursos para apuntalar a España e Italia, las bolsas hicieron oídos sordos y se desplomaron igual. El presidente Obama respondió de esta forma a la pérdida de la Triple A para Estados Unidos, por primera vez en 70 años:

“Estados Unidos es y será siempre un país de triple A… No necesitamos que una agencia de calificación venga a decirnos que necesitamos reducir el déficit a largo plazo… No necesitamos que una agencia de calificación nos diga lo que debemos hacer… Y no importa lo que un agencia diga: Estados Unidos es un país que siempre paga y por eso es y será siempre un país de Triple A


Obama culpó al empatanamiento político de Washington la falta de voluntad para luchar por los intereses de la nación, y dijo que espera que ahora, con la rebaja de la calificación en carpeta, el Senado de un sentido de urgencia a las próximas acciones para enfrentar la deuda y reducir el déficit. Sin embargo, las bolsas no se inmutaron a las palabras del presidente y continuaron en la firme tendencia bajista de las últimas semanas, demostrando que esta quiebra política y económica de Estados Unidos tiene al mundo en el umbral de una nueva zambullida.

Los mercados de valores perdieron terreno en todos los principales centros financieros en la víspera del cuarto año del inicio de la actual crisis financiera. El estallido de la crisis subprime, con el colapso de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos, ocurrido el 9 de agosto de 2007, se considera el detonante de la actual crisis financiera que partió en Estados Unidos y se propagó rápidamente a Europa.

A las caídas de las bolsas que abrieron el domingo, como las de Israel, Quatar y Emiratos Árabes, se unieron este lunes desde temprano las caídas en Tokio (2,2%) y Seúl (2,1%). En Europa, el FTSE 100 de Londres retrocedió un 3,4 por ciento, el Cac francés bajó 4,4%; el Dax alemán 5,02 por ciento. El Ibex español fue el más sólido al ceder sólo 2,44%. El Dow Jones se deslizó un 5,5%. Si no fue un lunes negro, fue al menos bastante gris. La noticia positiva fue el descenso de la prima de riesgo para España e Italia, que la sacó de los niveles asfixiantes de la semana pasada. Eso ha dado al menos un respiro en este sofocante verano.

En El Blog Salmón | BCE mete pie en acelerador para apuntalar a España e Italia, pero puede precipitar el choque
Imagen | Cinco Días

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos