Compartir
Publicidad

Algunas dudas (y respuestas) sobre el copago farmacéutico que arranca hoy

Algunas dudas (y respuestas) sobre el copago farmacéutico que arranca hoy
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Tal y como nos recordaba IC en su post de ayer, hoy entra en vigor en nuestro país el denominado copago farmacéutico, según el cual los trabajadores activos que necesiten medicamentos abonarán un porcentaje mayor en función de sus ingresos y los pensionistas pasarán a pagar un 10% del precio total de las medicinas por primera vez en la historia del Sistema Nacional de Salud (SNS).

A este copago se une también otra medida, anunciada el pasado viernes, según la cual dejarán de financiarse públicamente un total de 426 medicamentos, que el consumidor tendrá que pagar íntegramente de su bolsillo si necesita adquirirlos. El objetivo de ambas medidas es claro: ahorrar. Sin embargo, muchas voces, desde sindicatos hasta comunidades autónomas, se han manifestado públicamente en contra de estas medidas por considerar que el ahorro será mínimo, algo simbólico.

¿Quién paga a partir de ahora?

El nuevo sistema de copago ha conseguido reducir significativamente el número de personas exentas de pagar por sus medicamentos con receta. A partir de ahora sólo se beneficiarán de medicamentos gratuitos las personas con pensiones no contributivas o renta de reinserción y los parados. Para el resto, se establecen diferentes categorías según su renta:

  • Los pensionistas pagarán un 10% del precio total de sus medicamentos.
  • Pensionistas con rentas inferiores a 18.000 euros anuales no pagarán más de 8 euros mensuales.
  • Pensionistas con rentas superiores a 18.000 euros tendrán un máximo de 18 euros al mes.
  • Pensionistas que superen los 100.000 euros anuales pagarán hasta un tope de 60 euros mensuales.
  • Los trabajadores activos con renta inferiores a 18.000 euros y miembros de familias numerosas seguirán pagando el 40% del precio del medicamento.
  • Los trabajadores activos que superen los 18.000 euros anuales pasarán a pagar el 50%.
  • Las rentas iguales o superiores a 100.000 euros anuales pasarán a pagar el 60%.
  • Los enfermos crónicos seguirán pagando un 10%.
  • Los mutualistas de Muface continuarán pagando un 30%, tanto si están activos como si se jubilan.

¿Es justo el nuevo sistema?

Como ya hemos recordado en estas páginas, el copago farmacéutico es algo que ya existía en nuestro país. La diferencia es que hasta ahora el sistema discriminaba a los consumidores de fármacos en función de su edad y ahora pasará hacerlo, además, en función de su renta. ¿Es una medida mala? Pues sí y no, merece la pena analizarla un poco.

Tal y como señalaba IC acertadamente en su artículo, la discriminación en función de la renta ya se da actualmente en el IRPF: si cobras más, pagas más, y si tus ingresos son precarios, estás exento de presentar declaración. En tal caso me pregunto: ¿hasta qué punto es necesario penalizar aún más a las rentas más altas? Es como si en nuestro país se pretendiese castigar cada vez más a aquellos que tienen ingresos más altos.

A pesar de la precaria situación económica que vivimos no debemos olvidar que las rentas de muchos son el resultado de años de esfuerzo y sacrificio. Y sí, soy consciente de que también existen riquezas de dudoso origen, pero no me refiero a ellas en este post. Os ruego os centréis en trabajadores que con el sudor de su frente han conseguido llegar a ganar 35.000 o 40.000 euros anuales. ¿Es justo que pasen a pagar ahora un 50% del precio del medicamento cuando sus ingresos más altos de lo normal ya han sido discriminatorios también en el IRPF?

Consideraciones finales

No obstante, también es cierto que el copago basado en la edad aplicado hasta ahora daba lugar a lo que yo denomino “farmacias caseras”: cajas a rebosar de medicamentos en la despensa de cada hogar. Quizás esta medida ayude a combatir el abuso de medicamentos, sobre todo por parte de pensionistas. No debemos olvidar que España es uno de los países de Europa que más medicamentos consume por habitante.

En mi opinión, la medida tiene sus pros y sus contras. Sólo el paso del tiempo arrojará un poco de luz sobre el éxito o fracaso de la misma una vez comience a aplicarse. A priori, no parece una mala idea y tal vez pueda resultar un sistema más justo y que evitará derroches, salvando las limitaciones morales expuestas un poco más arriba.

En El Blog Salmón | Obligados a ser iguales, Modificación del copago farmacéutico: buena idea, dudas sobre su implementación
Imagen | baldiri

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos