Compartir
Publicidad

Confesiones de un ex trabajador de Goldman Sachs

Confesiones de un ex trabajador de Goldman Sachs
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Por si no existía ya suficiente polémica en torno al funcionamiento de las entidades financieras, llega Greg Smith, ex trabajador de Goldman Sachs desde ayer que se retiró, y levanta aún más ampollas en un polémico articulo publicado en su columna de opinión en el diario The New York Times.

Smith trabajó durante doce años en Goldman y ha sido responsable del negocio de derivados estadounidenses para Europa, África y Oriente Medio, el producto estrella que ha gestado la crisis actual. Para Smith los bancos sólo piensan en hacer dinero y los intereses del cliente se han dejado totalmente de lado. Añade además que el actual sistema de promociones de la banca sólo premia al que consigue más dinero para el banco, aunque ello sea a costa de perjudicar a sus clientes. Y llega aún más lejos al explicar los tres pasos que un empleado de Goldman tenía que seguir si quería ascender:

1. Ejecutar los ejes de Goldman Sachs, que consistían en convencer a los clientes de que inviertan en productos financieros de los que el banco se quiere deshacer por ser poco rentables.

2. Cazar elefantes: persuadir a los clientes de que operen con los productos que más beneficios generan para el banco.

3. Operar con productos opacos y poco líquidos “con un acrónimo de tres letras”.

Y sí, soy consciente de este señor no ha descubierto la fórmula de la Coca Cola, pero hay que atribuirle el mérito de tener las narices de hacer público lo que ya todos intuimos: que los grandes bancos no sólo han generado la crisis, sino que además se están alimentando de ella como una bacteria de un cadáver.

Las declaraciones de Greg Smith se unen a la que ya realizó en España Pau A. Monserrat, ex trabajador de un banco y blogger al que tengo gran aprecio, en el programa Salvados. En aquella ocasión Monserrat acusó a los empleados de banca de ser “los trileros del S.XXI”, pues se dedicaban a vender a sus clientes unos productos que para nada tenían en cuenta sus intereses y sí los del banco.

Más Información | The New York Times
En El Blog Salmón | Ahorradores en jaque por mala praxis bancaria, Los empleados de la banca, los trileros del siglo XXI, por Pau Monserrat
Imagen | Spoon Monkey

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos