Compartir
Publicidad
Publicidad

Mercados bursátiles completan su peor comienzo de año por desplome chino

Mercados bursátiles completan su peor comienzo de año por desplome chino
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los mercados completaron ayer uno de los peores comienzos de año de la historia bursátil con pérdidas generalizadas. Los índices de Estados Unidos acumularon una pérdida semanal de al menos 6% en sus principales indicadores. El Dow Jones cedió un 6,2%, el selectivo S&P 500 un 5,96% y el índice compuesto del mercado Nasdaq el 7,3%. Con estos descensos el Dow Jones perdió la marca de los 17.000 puntos, el S&P 500 la de los 2.000 enteros y el Nasdaq la de las 5.000 unidades, tres niveles con los que había cerrado Wall Street el año 2015. Más de 2.500 millones de dólares fueron borrados del valor de las existencias en las últimas cuatro sesiones. La primera semana del año ha sido la peor de la historia bursátil y los descensos continuarán. Los mercados están en estado de shock, lacerados por el estallido de la burbuja china que se hizo insostenible.

Las turbulencias originadas en el gigante asiático y la progresiva caída de los precios del petróleo y las materias primas han resultado flagelados por estos descensos. Los temores de incubación de una nueva crisis financiera como la que se desató en 2008 están latentes y aunque la jornada de este viernes se presentó positiva al comienzo, poco a poco fueron derrumbándose las expectativas y en las últimas horas se rindieron al pesimismo generalizado por el deterioro de la economía mundial. Los indicadores europeos también sufrieron descensos: la bolsa de Fráncfort terminó con una caída de -1,31%; la de París con -1,59%, la de Londres en -0,70% y la de Madrid en -1,66%, llevando al Ibex 35 a perder la cota de los 9.000 puntos.

A nivel semanal, el DAX 30 de Fráncfort fue el indicador que obtuvo el peor resultado desde 2011, con un descenso de -8,32%. Le siguió el IBEX 35 que acumuló una caída de -6,65% y el CAC francés con un descenso de -6,54%. Fue la peor semana de los últimos 12 meses apuntando a como se viene este año del mono. Las pérdidas tampoco se hicieron esperar en los mercados asiáticos. El Shanghai Composite perdió el 10% en la primera semana del año, mientras en Hong Kong la pérdida fue del -6,7%.

China se enfrenta a una inminente crisis financiera y esto es lo que ha desatado todo el miedo del mercado. Hasta ahora la situación se había mantenido controlada porque China era el último bastión del crecimiento y ahí se dirigieron muchas de las inversiones que facilitaron los bancos centrales de occidente con sus tasas al cero por ciento de interés. Como al final de este camino se ha descubierto que no habrá el crecimiento esperado las pérdidas resultan inevitables. El panorama para este 2016 se ve complejo y no existe posibilidad de un reequilibrio rápido de fuerzas por los enormes desequilibrios creados en el período del hinchamiento de las burbujas especulativas. Estos desequilibrios han hundido la productividad y ésta hoy se encuentra en sus mínimos niveles en 40 años. La expansión económica que generan las burbujas especulativas tarde o temprano implosionan y cuando no hay un crecimiento real que la sostenga se desata una reacción en cadena tipo efecto dominó. La caída del gigante asiático será el gran tumor de la economia este 2016 que recién comienza.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos