Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Por qué hay que salvar a Bankia?

¿Por qué hay que salvar a Bankia?
Guardar
50 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La noticia del día es sin duda la dimisión de Rato al frente de Bankia cuando el Gobierno planea una inyección de dinero, mucho dinero, en la entidad, en forma de bonos convertibles en acciones (es decir, es un préstamo, y si no se puede devolver, el Estado se convierte en accionista). Mucha gente está diciendo que realmente lo que hay que hacer es dejar quebrar a la entidad, y que pase lo que tenga que pasar. Mi opinión es claramente contraria.

Bankia no es una empresa normal. Ningún banco lo es, pero además en este caso Bankia es un banco realmente grande, demasiado grande para caer. Cuando una empresa normal quiebra, los trabajadores se van a la calle, los accionistas pierden su dinero, y la entidad se liquida y lo que queda se reparte entre los acreedores. Si sobrara algo se repartiría entre los accionistas. En cambio en un banco esto no es así.

Cuando un banco quiebra además de perder dinero los accionistas pierden dinero los depositantes, que en teoría ponen su dinero en uno de los instrumentos financieros más seguros que hay. Por ello existe el Fondo de Garantía de Depósitos, que sirve para rescatar a los depositantes. El problema es que este fondo está seco, debido a los rescates de otras entidades. Aunque no lo estuviera no sería suficientemente grande para cubrir una quiebra de Bankia. La única salida para rescatar a los depositantes es dinero público. Veamos las alternativas.

Posibles salidas a Bankia

La primera alternativa es dejar quebrar la entidad y que los accionistas y depositantes pierdan dinero. Los accionistas estaban corriendo un riesgo, claramente. Si inviertes es una empresa debes asumir que quiebre. Pero los depositantes no, simplemente ponían su dinero en un banco (o caja) supervisado por el Estado (si nos quejábamos de la gente que ha perdido su dinero por las preferentes, esto es muchísimo más fuerte). Si pierden dinero estaremos penalizando a los ahorradores y no sólo eso, sino que crearemos un pánico bancario que colapsaría el sistema financiero español. Básicamente nos quedaríamos sin bancos, las personas y las empresas perderían su dinero y el paro se dispararía. Perderíamos mucha riqueza. Por cierto, esto no significa que los hipotecados se verían libres de hipoteca porque estas son un activo de los bancos que se venderían a otros bancos internacionales en la liquidación.

La segunda opción es rescatar al banco, como se pretende hacer, con préstamos convertibles en acciones. Seguramente acaben convirtiéndose en acciones debido a que BFA (el banco malo privado que es dueño de Bankia) no podrá pagar los intereses. Básicamente lo que hace el Estado es nacionalizar el banco, meter dinero para cubrir pérdidas. El problema es que es mucho dinero, y el Estado no está para juergas. Ahora se habla de 7.000 millones de euros, pero los créditos tóxicos son mucho más elevados.

Tercera opción, quiebra controlada de la entidad. Se garantiza el dinero de los depositantes, pero accionistas, bonistas, etc. pierden todo su dinero (si tras la liquidación sobra algo). El Estado también pone dinero, para cubrir el dinero de los depositantes. Se puede hacer de forma mixta, vía aportaciones extraordinarias del Fondo Garantía de Depósitos, que al final lo pagan el resto de bancos. Pero al final el Estado pierde dinero.

Conclusión

¿Cuál es mi opción preferida? La tercera. Liquidemos de una vez las entidades dudosas, saquemos todo a la luz. La segunda opción seguiría generando dudas: ¿ha salido todo lo tóxico de Bankia? Con la tercera lo garantizamos. El problema es que la segunda opción puede ir demorando los pagos del Estado y la tercera no. Por eso propuse el otro día que si se opta por la segunda opción, rescate de los bancos, se haga con dinero Europeo. Europa mete dinero en los bancos como accionista, limpia todo, y luego vende la entidad. Los bancos dejan de ser españoles pero tenemos nuestra deuda bajo control. En lugar de que Europa rescate a España, que rescate a la banca.

Por cierto, en esta entrada sólo he analizado las opciones que tenemos. Podemos debatir mucho sobre qué habría que haber hecho, pero la situación que tenemos es esta, no podemos volver al pasado. Es el momento de actuar. Y por supuesto esto no quita que si la gestión ha sido nefasta (que lo ha sido en el caso de Bankia) tenga que haber responsabilidades penales y como mínimo tengan que devolver su sueldo los gestores de Bankia.

En El Blog Salmón | 7.000 millones de euros para Bankia, Rato fuera y todo el sistema financiero en peligro, Dinero público para sanear la banca, ¿de dónde lo sacamos?
Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos