El Senado español: origen, historia, legislación y situación actual

Síguenos

senado.jpg


Desde que los traductores han hecho su aparición en el Senado, existen multitud de voces que se alzan a favor y en contra de la figura del uso de las lenguas cooficiales en el Senado, dado que al igual que muchos tachamos de despilfarro este gasto, otros, lo justifican como razón de integridad, representación territorial, mayor capacidad de debate por parte de sus Señorías y resto de argumentos con mayor o menor fuerza.

Hace ya tiempo, en estas mismas páginas, apuntaba que el Senado en sí es un derroche, dado que el coste de su propia infraestructura, en retribuciones a políticos y personal laboral de la institución supera con creces los 25 millones de euros anuales. Hoy, vamos a dedicar nuestra sección de Conceptos de Economía a la figura del Senado, cámara de representación democrática con una amplia y convulsa historia.

Orígenes es historia del Senado español


El origen del Senado se remonta al Estatuto Real de 1834, orden dictada por la regenta de Isabel II, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias dictando este estatuto como el sustituto de la Constitución de 1812. En este Estatuto Real se introduce la bicameralidad como órganos de representación en sustitución de la unicameralidad que introdujo la primera Constitución Española.

En dicho texto se designó la representación bicameral llamando al actual Senado como el “Estamento de Próceres”, asamblea integrada en número ilimitado por la nobleza, jerarquías eclesiásticas, representantes de la alta Administración, los mayores contribuyentes del Reino y los de renombre en el mundo de la enseñanza y la cultura que disfrutaran de la renta adecuada.

Tal y como se aprecia, el Estamento de Próceres fue un mecanismo inicial para contentar a los distintos poderes fácticos del estado, dado que la máxima representación descansaba en los nobles, obispos, rentas muy elevadas y resto de “ciudadanos de bien”. Si existe un origen más antidemocrático posible, ese es el Senado, dado que sólo buscaba perpetuar la defensa y poder de determinadas clases, en detrimento de una verdadera democracia.

Esta distribución de elegibles, tuvo diversas modificaciones y a partir de la Constitución de 1.845 se determinaron distintos sistemas para seleccionar y escoger a los senadores. El Senado estuvo operativo hasta 1923 y la dictadura de Primo de Rivera que suprimió las Cortes y el Senado. Por contra, la constitución de 1931, no recuperó tampoco la figura del Senado y estableció un sistema de representación unicameral. Durante la guerra y posterior dictadura franquista, tampoco hubo Senado, hasta el 1977.

El Senado en la actualidad


Tal y como digo, el Senado con su composición actual se remonta a la ley convocante de elecciones y necesaria para la redacción de la Constitución después de la dictadura franquista mediante la Ley de la Reforma Política (PDF). Este texto, conocido como el harakiri de las cortes franquistas hasta las cortes constitucionales, se establece una base de representación bicameral, dado que Torcuato Fernández Miranda preveía la formación de dos grandes partidos en el Congreso y para evitar las quejas de los políticos autonómicos que reclamaban mayor peso en el Estado, recurrió al resurgimiento del Senado como órgano integrante de las Cortes con poderes de representación territorial.

No obstante, al Rey le otorgaba la elección directa de 1/5 de senadores al rey para reforzar la transición democrática y el texto anterior dejaba la puerta abierta al debate y consenso de una Constitución Española mucho más amplia. El anteproyecto de ley de reforma política fue sometido a referendum y obtuvo una abrumadora aceptación con 16,5 millones de votos a favor del texto y el 94% de votos favorables, siendo esta ley, la ley base de la actual democracia y precursora de la Constitución de 1978.

El paso más lógico después de la aprobación de la Constitución actual que contemplaba los distintos aspectos autonómicos y marcaba un sistema de elección de diputados provinciales hubiese sido la eliminación del Senado en su propia redacción, pero legislativamente, los políticos dieron por buena la representación territorial en el Senado y se ha mantenido hasta la actualidad, después de diversas modificaciones legislativas, a pesar de que las fuerzas políticas autonómicas gozan de su representación y poder en el Congreso, en detrimento del Senado.

Más Información | Senado
En El Blog Salmón | ¿Para qué sirve el Senado? Para derrochar 25 millones de euros anuales
Imagen | Afectados por la hipoteca

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios