Compartir
Publicidad

Nuevo rescate a Grecia: un "plan Marshall" que no apaga el incendio

Nuevo rescate a Grecia: un "plan Marshall"  que no apaga el incendio
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La creación de un Fondo Monetario Europeo a instancias de Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, no hace más que poner una tapa provisoria a la olla a presión de la deuda, una convulsión a fuego lento que está aún lejos de terminar pese a los alambicados mecanismos de este nuevo rescate a Grecia que explica Nouriel Roubini en El Economista. Los líderes de los países miembros de la zona euro consumaron el plan por la simple razón de que de no hacerlo ponían en peligro todo el proyecto de la moneda única. Los mercados financieros respondieron con euforia al anuncio, pero en menor medida al primer rescate de mayo de 2010 (ver gráfica). Esto es por las serias dudas que encierra el plan y porque el optimismo se ha desvanecido.

De esta forma, una crisis desatada por el estallido de la burbuja inmobiliaria a ambos lados del Atlántico, que arrasó con el sistema financiero para socavar la deuda pública y el presupuesto de los gobiernos, comienza a derivar en la pérdida de gobernabilidad de los países más débiles. La hegemonía de este plan Marshall será ejercida por el Bundesbank quien se encargará de los procesos de privatización y venta de activos griegos. No existe otra manera de comprender el proceso dado que se habla de una participación de la banca privada en un 90%, pero sin que exista ningún documento que certifique en qué consistirá esa participación. Vea aqui el documento.

El default programado de Grecia recuerda en forma más directa el canje de bonos realizado por Argentina el año 2005, que el default propiamente tal del año 2001. El plan Marshall europeo, no hace más que canjear deuda y dar más tiempo para el pago, con un recorte a los bonos soberanos del 21% (se esperaba un recorte mínimo de 30%). Pero este recorte del 21% a los bonos, implica un rescate al sistema bancario del 100%. Europa declara al euro demasiado grande para caer y Alemania se convierte en el general de la batalla por la defensa del euro y en el comandante de las finanzas de la zona euro. Mala idea.

La falla fundamental de la moneda única ha sido la falta de mecanismos institucionales para corregir los desequilibrios entre los países miembros. No se puede tener una unión monetaria sin una coordinación mucho más estrecha de la política económica en otros ámbitos, que permitan velar por los equilibrios internos de crecimiento y empleo. El modelo actual otorga importancia central a la unión monetaria olvidando que el interés debe estar en la unión europea. Y esto implica planes de solidaridad, como una reducción efectiva de la deuda, algo que en este Plan Marshall ha comenzado a sembrar serias dudas.

Dado que la deuda soberana griega está, principalmente, en manos de los bancos alemanes y franceses, cuando se habla de un rescate a Grecia, hay que señalar que es un rescate a esta banca. Si esta banca colapsa, provocaría una crisis de gran estruendo en el núcleo duro de la UE. El rescate promovido por Merkel y Sarkozy no es más que un rescate a sí mismos. Pero si usted se tira a salvar a un hombre que se ahoga en un río, puede ser un muy buen momento para que la corriente los lleve a los dos río abajo.

Francia y Alemania se beneficiaron del plan Marshall sugerido por Estados Unidos tras la segunda guerra mundial. ¿Buscan ahora, efectivamente, el beneficio griego, cuando se habla de tender una mano a Grecia?. La medicina mortal que se pretende aplicar a Grecia no hace más que matar al paciente y alargar la agonía de Europa. Esto es porque las medidas de austeridad no van en la dirección esperada de la recuperación económica y la relación deuda/PIB se dispara aceleradamente a medida que el costo de la deuda sigue imparable. Para reducir la relación deuda/PIB al 60%, de aquí a 20 años, se requiere un superávit primario persistente de 6,5% anual, algo que es matemáticamente imposible, a menos que se diera un fuerte impulso a la economía helena.

Las medidas de privatización por las que se quiere forzar a Grecia a recaudar recursos también son una farsa. ¿Puede recaudar Grecia un equivalente a 30.000 millones de euros en un momento en que los activos griegos han tocado fondo?. En junio, el Estado griego vendió el 10% de la OTE a Deutsche Telekom a 8 euros por acción en circunstancias de que en enero se valoraban en 24 euros. El 99% de los sistemas de defensa helenos se van a vender. ¿Qué pasa si Turquía es el mejor postor? Los monopolios estatales, como agua potable y alcantarillado van a ser vendidos al mejor postor privado, que luego podrán cobrar todo lo que quieran. ¿Esta es la forma de ayudar a Grecia?

Los líderes europeos han olvidado la palabra solidaridad y se niegan a ayudar a Grecia para realizar las reformas estructurales que necesita. Grecia tiene inmensos depósitos de petróleo en el Mar Jónico y el Egeo, y reservas de gas natural por 1,5 billones de metros cúbicos al sur de Creta. Además, según esta información de Financial Times, Grecia puede convertirse en uno de los mayores productores de oro de Europa. Una forma más real y sana de ayudar a Grecia, sería permitirle hacer las reformas económicas que requiere para dar un salto hacia adelante. Algo que en este “rescate” no se ve por ningun lado.

En El Blog Salmón | Grecia suspende pagos de forma encubierta, la solución de la UE

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos