China sube las tasas de interés para pinchar su burbuja inmobiliaria

Sigue a El Blog Salmón

2743677320_89e7c07868_z.jpg

En plena celebración de las festividades navideñas de occidente, este sábado 25, el banco central chino anunció que aumentaba las tasas de interés de los préstamos y depósitos bancarios en un cuarto de punto cada uno. En una breve declaración, el Banco Central de China afirmó que incrementaba las tasas de préstamo y depósito en 0,25% quedando en 5,81% y 2,75% respectivamente. Dado que los peligros de la inflación y la especulación inmobiliaria tienen un oscuro vaticinio, conviene enfrentarlos antes que sea demasiado tarde.

Luego de permanecer fijas durante casi tres años, el banco central chino ha comenzado a elevar las tasas de interés. Esta es la segunda alza en menos de tres meses, y vendrán más. A principios de mes el gobierno advirtió el drástico endurecimiento de la política monetaria para controlar la inflación y el aumento de los precios inmobiliarios que han sido alimentados por la masiva inyección de liquidez de los últimos dos años. Por eso, China debe luchar con fuerza contra la temida burbuja inmobiliaria, suerte de festín de los especuladores en los períodos de auge económico.

Este pinchazo a la burbuja busca reducir la especulación en bienes raíces, al mismo tiempo que desacelerar la expansión de la oferta monetaria para contener la inflación. Durante los últimos meses la inflación se ha acelerado alcanzando en noviembre el 5,1% anual. Los precios de los alimentos básicos tuvieron un repunte aún mayor: 12% en doce meses, dando cuenta que la economia china vive un sobrecalentamiento y que es necesario detenerlo antes que sea demasiado tarde.

La herramienta de la tasa de interés no es la única que está manejando el gobierno chino para controlar la burbuja especulativa. Durante este año el banco central chino ha elevado seis veces las exigencias de reservas bancarias, y hoy están entre el 18,5% y 19%. Esta política busca controlar la expansión del crédito y con ello el auge de la burbuja financiera. Sin embargo, pese a estas medidas consideradas rigurosas, los préstamos han seguido siendo distribuidos en forma masiva y los precios inmobiliarios no han escarmentado. Nadie sabe aún el tamaño de la burbuja inmobiliaria china pero está claro que su demolición será controlada. También es una incógnita el daño colateral que este pinchazo tendrá en las economías emergentes, que han recibido con euforia el alza de las materias primas que producen.

Imagen |Herr_Bert

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios