Compartir
Publicidad
El Ayuntamiento de Madrid dice que reduce su deuda por "no robar": la realidad no es tan sencilla
Entorno

El Ayuntamiento de Madrid dice que reduce su deuda por "no robar": la realidad no es tan sencilla

Publicidad
Publicidad

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado su proyecto de Presupuestos para 2017 con una reducción de deuda impresionante: ha pasado de los 5.637 millones de euros en 2015 (cuando gobernaba el PP) a los 3.447 millones de euros para el próximo año. Una reducción de casi el 40% en los dos primeros años del Gobierno del partido Ahora Madrid.

Cuando han preguntado al concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, sobre los motivos de esta reducción de deuda (que además va a acompañado de un aumento del gasto social) ha contestado "¿Magia? No. Sentido Común... Bueno, y lo de no robar ayuda”. Y no, no es cierto. La reducción de deuda no tiene nada que ver ni con la magia, ni con el sentido común ni con no robar.

¿Por qué Madrid tiene tanta deuda?

No dudo, ni mucho menos, que el Ayuntamiento esté haciendo bien las cosas en materia financiera y ni tampoco pienso que estén robando. Pero el motivo de que las cifras de deuda fueran tan abultadas antes y ahora se estén reduciendo no tienen que ver con los robos sino con una nefasta política financiera de la época de Gallardón y con unos mayores ingresos de los que Ahora Madrid no ha tenido nada que ver.

En 2003 el PP de Gallardón ganó las elecciones al Ayuntamiento de Madrid con un proyecto megalómano bajo el brazo: enterrar la M30. La M30 es una autopista que circunvala Madrid y que era propiedad del Estado. La obra de soterramiento era necesaria, no lo niego, pero la envergadura de la misma y por las poblaciones afectadas correspondía al Estado o a la Comunidad Autónoma, no al Ayuntamiento.

El gasto de semejante proyecto enterró al Ayuntamiento de Madrid en deuda. Y esto se juntó con la crisis inmobiliaria, que redujo los ingresos de los ayuntamientos. Por tanto a partir de 2007 las finanzas del Ayuntamiento de Madrid quedaron muy tocadas.

El decreto de 2011

En los años sucesivos los problemas de deuda y déficit eran generales en muchos ayuntamientos y Comunidades Autónomas, con el agravado de que los Ayuntamientos no tienen mucha autonomía financiera. Sus ingresos dependen fundamentalmente del IBI que viene regulado por el Estado.

Es entonces, el 30 de diciembre de 2011, cuando el Estado decide decretar una actualización de los valores catastrales y de los gravámenes del IBI. Esta actualización hace que los ingresos de los Ayuntamientos por IBI se disparen un 10% en 2012. De hecho si comparamos el año 2007 con el año 2012, el incremento de los ingresos por IBI del ayuntamiento de Madrid fue de un 80% (y el número de recibos solo creció un 8%).

Los ayuntamientos de España han pasado de vivir de las construcciones a vivir de lo ya construido, y el Ayuntamiento de Madrid no ha sido una excepción. Los ayuntamientos han pasado de contribuir con déficit a contribuir con superávit a las cuentas públicas. Y Madrid lo ha aprovechado para reducir su deuda.

El plan de Saneamiento 2012-2015

El Ayuntamiento de Madrid, bajo el mandato anterior de Ana Botella, presentó un plan de saneamiento que no lograron cumplir en su totalidad. Ahí se redujo la deuda de los 6.000 millones de euros a los 5.700 millones de euros, pero la semilla estaba plantada.

Los gastos se contrajeron (con, a mi entender, grandes deficiencias en los servicios prestados). Y los ingresos suben año a año (las revisiones del IBI son progresivas). Y entonces llega Ahora Madrid justo cuando los ingresos suben mucho más rápido que los gastos. Y lo gestionan bien.

Por tanto el motivo del "milagro" económico del Ayuntamiento de Madrid es que los ingresos suben con fuerza y los gastos estaban contenidos. Amortizar deuda es una buena idea pues liberan recursos para los próximos años. Esperemos que lo sigan gestionando bien.

En El Blog Salmón | ¿Carmena ahorra y Cifuentes derrocha? El verdadero motivo de las finanzas públicas en Madrid

Imagen | mahatsorri

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos