Compartir
Publicidad

Más horas y más control para los funcionarios

Más horas y más control para los funcionarios
Guardar
52 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hoy el ministro Montoro ha estado sembrado. Por si no bastaba con la polémica generada con la subida del IVA, también se ha atrevido con uno de los colectivos más protegidos de este país: los funcionarios. Para ellos, se prevé una ampliación de las horas de trabajo semanales con el fin de asimilar su régimen laboral al del sector privado, así como nuevas fórmulas que permitirían realizar evaluaciones permanentes del trabajo que realizan.

El objetivo del gobierno en este apartado parece pasar por la necesidad de mejorar la eficiencia de la función pública y de paso acabar con la idea de que aprobar una oposición es motivo suficiente para el desempeño de esta labor de por vida. Esto último me ha llamado especialmente la atención por ser un tema que se ha tratado bastante en los comentarios de los posts de este blog referidos a los funcionarios, donde con gran peso numerosos comentaristas han manifestado en más de una ocasión que las oposiciones en el sector privado se hacen todos los días.

No en vano, a pesar de que este tema es un dogma en este país, resulta imprescindible redefinir el concepto de oposición y ligarlo a la productividad de los trabajadores. Tal y como ha manifestado Montoro, “la oposición es un método de selección para que estén al servicio público los mejores, no para tener un puesto seguro frente al resto”. Por una vez y sin que sirva de precedente, estoy totalmente de acuerdo con él.

No obstante, me pregunto cuál será el método elegido para realizar esas evaluaciones continuas de los trabajadores públicos. A primera vista se me ocurren dos opciones: una auditoría externa, con el consiguiente coste de evaluar a un colectivo tan numeroso; o una evaluación por parte de empleados del sector público, lo cual resultaría bastante rocambolesco: empleados públicos evaluando a empleados públicos.

Con respecto al incremento de la jornada laboral de los funcionarios, no debemos olvidar que en diciembre del pasado año ya tuvo lugar una subida hasta las 37,5 horas semanales para todos y que comunidades autónomas como Madrid, Castilla y León o Castilla La Mancha también las han puesto en marcha recientemente. El fin de esta medida es claro: equiparar el horarios de los empleados públicos con los del sector privado, lo cual, dicho sea de paso, tampoco es una medida demasiado descabellada. Eso sí, nadie puede negar que el gobierno ha puesto en el ojo del huracán a los funcionarios, ¿no creéis?

En El Blog Salmón | Metamos la tijera y optimicemos la función pública, ¿Despidos o reducción de jornada en el sector público? Pros y contras, Próximo tijeretazo: el sector público empresarial
Imagen | Treball. Generalitat de Catalunya

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos