Compartir
Publicidad

Nuevo varapalo a los funcionarios: se les congelará el sueldo en los Presupuestos de 2013

Nuevo varapalo a los funcionarios: se les congelará el sueldo en los Presupuestos de 2013
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Tras la noticia anunciada hoy por los sindicatos UGT, CC.OO y CSI-F de que el Gobierno ha decidido volver a congelar en los próximos Presupuestos Generales del Estado de 2013 el sueldo a los funcionarios por tercer año consecutivo, cualquiera podría plantearse la posibilidad de que este colectivo haya sido el elegido por el Gobierno para pagar los platos rotos de la crisis que estamos atravesando.

Yo no comulgo con este planteamiento ya que considero que el ajuste tenía que llegar a los empleados del sector público de la misma manera que ha llegado a los del privado en forma de destrucción masiva de empleo, de aumento de la jornada laboral o reducción de sueldos, por poner los ejemplos más sangrantes. Sin embargo, me posiciono totalmente en contra del continuo apaleamiento al que se está sometiendo a este colectivo.

Y es que a la congelación de sueldo se unen la supresión de la paga extra de Navidad (que parece ser que recuperarán el próximo año), la congelación de la oferta de empleo (salvo en educación, sanidad, fuerzas de seguridad del Estado, lucha contra incendios y contra el fraude fiscal, que gozarán de una tasa de reposición de “hasta” el 10 %), la pérdida de tres días de los seis de libre disposición, la supresión de los que recibían por antigüedad o la rebaja en la cuantía que cobran por incapacidad temporal.

En mi opinión, lo que el Gobierno demuestra con este planteamiento no es sino una visión cortoplacista y errónea de la situación. Si los 33.151 millones de euros destinados a personal en 2012 han pesado como una losa, el Ejecutivo debería plantear métodos que permitan medir la productividad de los funcionarios y empleados públicos para ajustar la oferta a la demanda: si por ejemplo, sobran empleados en la ventanilla de un ayuntamiento y faltan médicos, se despiden a unos y se contratan a otros.

Hoy más que nunca es necesario redimensionar el sector público en el sentido más amplio de la palabra, pero no a cualquier precio como se está haciendo hasta ahora. Un sistema más justo quizás fuese aquel en el que hubiese más proporción de contratados, que puedan ser despedidos si no cumplen con su trabajo o si sencillamente no son necesarios, y menos de funcionarios, que deberían centrarse exclusivamente en aquellas labores que exigen mayor responsabilidad.

Vía | El Mundo
En El Blog Salmón | La puerta a los despidos en el sector público, abierta de par en par, ¿Quieres ser funcionario? Lo tienes crudo, Más horas y más control para los funcionarios
Imagen | treballcat

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos