¿Por qué Estados Unidos demanda a China por las "tierras raras"?

Sigue a El Blog Salmón

Producción global de tierras raras

La Unión Europea, Estados Unidos y Japón acusaron ayer oficialmente a China ante la Organización Mundial del Comercio por su restricción sobre las exportaciones de materias primas, entre los que están incluidos los elementos de “tierras raras” que son esenciales para la fabricación de productos electrónicos. Como muestra esta gráfica, desde 1995 y tras un período de transición que se inicia en 1985, China ha pasado a encabezar la producción mundial de los minerales conocidos como “tierras raras”, los 17 metales adheridos a la familia de los Lantánidos y que figuran en el borde de esta gráfica con su símbolo y número atómico.

Pese a que hasta 1985 la supremacía en la explotación de estos minerales la tenía Estados Unidos, China comenzó a llevar la delantera y hoy es el país que produce el 95% de estos minerales que tienen diversas aplicaciones en productos de alta tecnología. Al contrario de lo que se dice incluso en medios como El País, estos minerales no son escasos y se encuentran en gran abundancia en la corteza terrestre, pero su explotación requiere una alta inversión. Hasta los años 90 Estados Unidos se autoabastecía de estos minerales, pero la poca inversión en este sector de alto desarrollo e innovación lo dejó atrás y hoy es un importador neto de este recurso crítico, lo que da cuenta del desplazamiento que ha sufrido Estados Unidos de la linea de avanzada tecnológica.

La disputa contra China, que ha sido avalada por Japón y los países europeos, como está siendo habitual, es encabezada por Barack Obama, dado que este es un año de elecciones en Estados Unidos. Los republicanos (el partido opositor del actual presidente) critican a Obama que no ha sido lo suficientemente duro con China, y con sus prácticas comerciales, de ahí que esta vez se juegue con todo un arsenal de argumentos. Lo cierto, es que cuando China se pone demasiado laxa en sus políticas comerciales, recibe críticas por no ejercer mayor control y aumentar el valor de sus productos (revaluación interna); y cuando ejerce este control, como con la explotacióin de estos minerales (que implican un gran deterioro al medio ambiente) también recibe críticas.

Wall Street y el abandono de la economía real

Para no conducir a engaño hay que recurrir a la historia y ver qué pasó en ese período de cierta ambiguedad que demarca la década de 1985-1995. Estos son los años del auge de Wall Street y del modelo monetarista que se aplicó en el mundo. En ese momento, Estados Unidos abandona la inversión en la minería de “tierras raras” (tiene abundantes recursos en el desierto de Mojave, California), mientras en China ocurre lo inverso y da un fuerte empuje a la inversión en esta minería.

Tan interesados estaban los inversionistas estadounidenses por la minería de Wall Street, que dejaron de lado la minería de “tierras raras”. Se pensaba que con el consumo existente en ese momento, que permitía el autoabastecimiento de Estados Unidos, era suficiente. La ceguera provocada por Wall Street y las millonarias utilidades de dinero fácil y sin esfuerzo, abandonaron a la economía real y esta es una prueba de ello. Estados Unidos quedó atrás. Ahora la situación ha cambiado y es la fuerte demanda de pantallas de celulares o LCD; de discos duros o baterías, la que ha aumentado la apetencia por estos minerales que hace apenas dos décadas no eran tan apreciados.

Tabla periódica de las tierras raras

Esta es la tabla periódica de los elementos desarrollada por Mendeleiev, y es interesante ver cómo estos 17 elementos forman un cuadro aparte, dado que son un grupo químico altamente coherente en su estabilidad. Tal vez por esto que en China se hizo lo contrario de Estados Unidos, y tras esa década de vacío e incertidumbre, aumentó la investigación y explotación de estos 17 elementos minerales.

Hoy en día esos elementos constituyen la esencia de muchos productos que forman parte de nuestra vida cotidiana: pantallas de IPad, celulares, monitores o LCD, así como baterías para equipos de computación y partes y piezas para automóviles o equipos de energía eólica y mareomotriz. Es decir, gran parte del mundo que vivimos hoy y también del futuro próximo. ¿Cómo dejó perder Estados Unidos esta auténtica gallina de huevos de oro? Muy simple: apostó al lucro y la ganancia fácil de Wall Street, esa misma que hoy lo tiene atrapado en el vacío.

En El Blog Salmón | Las causas materiales de la crisis
Más información | El País

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios