¿Qué efectos podría tener una nueva subida de los tipos del IVA en España? La pregunta de la semana

Sigue a

EBS respuestas

Se especula con la posibilidad de que una de las medidas que adopte el nuevo gobierno de España sea un nuevo incremento en los tipos del IVA, por eso esta semana os preguntamos por los efectos que podría tener una medida así, puede tener efectos positivos, negativos o ambos a la vez, nos gustaría conocer vuestra opinión al respecto y por eso os preguntamos:

¿Qué efectos podría tener una nueva subida de los tipos del IVA en España?

La semana pasada preguntábamos sobre ¿Alguna solución alternativa que pueda resultar más eficaz que los recortes?, y la respuesta más valorada fue la de Cdelrio:

Soy de la opinión de que la solución a la crisis no nos va a venir de fuera.
Ni Merckel, ni la banca internacional, ni el BCE, ni el propio Obama podrán resolver este caos, porque los intereses especulativos a favor de que siga el descalabro son casi tan fuertes como la creciente presión social movida por el descontento.

Antes de empezar, una puntualización: estamos aquí arrastrados por una crisis internacional, cierto, pero que ha encontrado un caldo de cultivo excelente en nuestro país. O cambiamos este caldo de cultivo o la crisis seguirá en aumento hasta llevarnos a la situación de Grecia.

1º) Un modelo de producción desequilibrado en sectores como la construcción y la especulación inmobiliaria, donde todo era oro y podía participar todo el mundo de una riqueza ficticia, inflada por tasaciones crecientes y al alcance de cualquiera gracias a las facilidades de la banca.
2º) Un crecimiento del consumo basado en el endeudamiento de las empresas y de las familias, animado incluso por préstamos hipotecarios utilizados para la compra de coches, muebles, etc… Nos prestaron dinero para crecer y entre todos creamos el monstruo de “La Deuda de España”. Ahora que ya no nos prestan más, no podemos crecer para poder devolver lo que debíamos.
3º) Una sociedad poco participativa y acomodada en la época de bonanza que aún percibe que el mal lo han causado otros y desconocen su papel en la crisis. No saben que ellos son “los mercados”, que ellos también “defraudan”, que ellos alimentan “la deuda” y que como no podía ser de ora manera, en ellos está la solución.
4º) Unos políticos que no han estado a la altura de la situación ni en el gobierno ni en la oposición. Han perdido la confianza de los jóvenes, de los parados, de toda la clase media y de parte del extranjero.

Estas medidas que propongo no son la solución a la crisis, son parte del camino que habrá que recorrer entre todos porque la deuda no es de España, es de los españoles.

No existe el dinero fácil y rápido sin perjudicar a alguien: la especulación es parte del problema. – Prolongar de manera indefinida la prohibición de las ventas a corto en la bolsa. Estos movimientos especulativos en la situación actual arrasan con la estabilidad de los mercados y de las empresas. Es estúpido permitir que alguien se enriquezca a base de poner en riesgo un sistema financiero debilitado, en medio de su peor crisis.

Hay que crear empleo por encima de todo: esta es la prioridad de cualquier política de apoyo gubernamental.

– Sí, hay que hacer una reforma laboral en profundidad, pero no discutamos para cambiarlo todo de golpe o no acabaremos nunca. Al parecer tenemos muchos problemas que se resumen en uno solo: el despido. Es como si no te casases para evitar el divorcio.
Muy bien, pues vamos a hacer un fondo, un seguro en casos de despido improcedente. Este seguro lo pagarían mensualmente las empresas por cada empleado indefinido y serían las aseguradoras las que pagarían al empleado en caso de un despido improcedente.

– Fomentar el trabajo autónomo: qué prefiere el Estado ¿pagar 400 euros al mes o dejar de cobrar 200? Todos los nuevos autónomos no pagarán su seguro durante los dos primeros años de actividad. Por cada persona que contraten en plantilla se reducirá un 20% su cuota personal (si uno contrata a cinco… su seguro le sale gratis, pero ha sacado cinco personas del paro)

La administración, al servicio de todos: si no eres útil desaparecerás.

– Sistema de valoración de servicios públicos. Imponer un nuevo sistema de evaluación del pago de los “notorios” a los funcionarios. La gente valorará los servicios percibidos de las entidades locales tanto en calidad como en necesidad del mismo.

– Paga lo que debes: durante los próximos doce meses todas las administraciones deberían poner sus cuentas a cero con todos sus proveedores. Miles de autónomos y PYMES están cerrando por culpa de las deudas de la administración y se destruyen empleos de manera continua.

– La Seguridad Social no podrá embargar a una empresa cuyas deudas tengan origen en la administración pública.

– Los políticos a examen: ¿hace falta el Senado? ¿hay que redimensionarlo?, y los diputados ¿cuántos se dedican a su trabajo con plena dedicación? ¿sobran ayuntamientos? ¿cuánto se puede cobrar en política?, dietas, viajes, coches oficiales, asesores: todo esto hay que regularlo y controlarlo. ¿Por qué de entre todas las medidas debatidas y puestas en marcha no hay ni una sola que afecte a los políticos? Hay que desarrollar como mínimo una escala de salarios en todos los rangos políticos. La opinión pública debe saber de antemano cuanto puede cobrar un cargo público en función del puesto y del tamaño de la zona y habitantes que gobierne. Los sueldos no se pueden modificar en un pleno y deberán figurar en los presupuestos generales del Estado.

– El dinero público es de todos: máximo rigor con su uso y despido procedente, sanción y prohibición de ejercer cargo público para los que por omisión de sus funciones o por uso inapropiado de las mismas causen perjuicios patrimoniales a las cuentas públicas, así como obligación de devolver el dinero perdido.

– Evitar la burocracia inútil: la administración tiene que agilizarse pues ahora más que nunca debe estar del lado de la creación de empleo, de empresas, de inversiones. Más que ayudas económicas hacen falta medidas que faciliten el funcionamiento de las empresas y de los particulares. Eliminar trabas y acortar procedimientos es de por sí una ayuda que sin coste económico puede dinamizar nuestra economía. Ya se está tardando en poner en marcha una modernización eficaz de los procesos administrativos y todas las entidades deberían volcarse en los próximos años en buscar fórmulas para ganar eficiencia en la administración.

Luchar contra la economía sumergida: tolerancia cero con el fraude al Estado.

– Sanción grave a quienes estén defraudando en el cobro de prestaciones de cualquier tipo y obligación de devolver lo percibido. Información en todas las oficinas de empleo y en TV. Tenemos que conseguir que defraudar esté mal visto: son los ladrones de nuestro bienestar social.

– Fomentar el alta en la seguridad social de profesiones como la de empleada/o del hogar, jardinero, chófer, cuidador de mayores/niños, etc… Por ejemplo, la SS de una empleada del hogar son aprox. 175 euros al mes. Esto le da derecho a una pensión el día de mañana, ayuda a pagar su prestación sanitaria, el colegio de sus hijos y otras ayudas a las que pueda acceder. Negarse a pagarle la SS nos afecta a todos y a este colectivo lo mantiene sumido en la opacidad y sin derechos. Si en España puede haber casi 1.000.000 de personas en esta situación hablamos de que estamos esquivando el pago de más de 2.000 millones de euros anuales sólo en empleo doméstico. Y eso hoy en día… porque dentro de 40 años estas personas se jubilarán sin una pensión y nuestra sociedad no les puede dar la espalda. ¿De dónde saldrá ese dinero?. Propongo además que las familias que paguen esta seguridad social puedan deducirla del IRPF en su base imponible gradualmente. Una empresa no puede contratar ilegalmente ¿y un particular sí? La ley es para todos.

– Campaña anti pequeño fraude: ¿Con factura o sin factura? Con factura,… por mi salud, …por mi pensión, …por la educación de mis hijos.

Pan para hoy, hambre para mañana: cuidado con el futuro de la pensiones.

– España es un país que se hace viejo. Necesitamos un fondo de pensiones adaptado a nuestro futuro volumen de demanda de prestaciones, teniendo en cuenta la esperanza de vida y la cantidad de pensionistas. Lo que nos gastemos de más hoy nos va a hacer falta en 15 años para hacer frente al pago de las pensiones. No esperamos a tener el problema en la puerta y tomemos medidas ya. El dinero de las pensiones es intocable.

Asumir que no es solo una crisis financiera, sino un cambio de estilo de vida:

– Pasar de sentirnos ricos a sabernos endeudados y asfixiados no es fácil, pero es peor pensar que cuando la crisis acabe todo volverá a ser como antes. No, eso no ocurrirá. No habrá cheques bebé, ni te regalarán 400 euros, ni podrás cobrar el paro y luego una ayuda. Tampoco el banco te dará el 100% de la vivienda hipotecada ni te desgravarás los intereses con los que se enriquecen los bancos. No. Sería preferible hablar claro a la población, sin alarmismos y sin meter miedo, pero explicando lo que hay para que nadie se lleve a engaño, para que todos colaboren y evitemos que haya que seguir recortando cosas que sí sean necesarias como la educación o la sanidad.

– Formación e información: gran parte del problema reside en la candidez e ignorancia de quienes participaron del banquete y hoy no entienden por qué les pasan la cuenta a ellos. Son víctimas que no saben cómo salir de ésta y necesitan apoyo para reorganizar sus cuentas y su vida. Una labor de asesoramiento y orientación económica no estaría de más si queremos evitar que estas familias sigan perdidas y que en un futuro se reproduzca esta debacle.

Leer más: http://blog.cdelrio.com/2011/09/posibles-solucione…

Como de costumbre os animamos a participar, respondiendo y votando a las mejores y peores respuestas. Por ese motivo hemos cerrado los comentarios en esta entrada, para que todas las respuestas estén dentro del mismo hilo aquí.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario