Sigue a El Blog Salmón

dinero-tendido

La ciudadanía está rebelde ante las medidas que aprueban los políticos, y es normal. No se ve la luz al final del túnel y lo único que parece conseguirse con los recortes es vivir peor. Sin embargo corregir el déficit es imprescindible, ya que tenemos muchos problemas para financiarnos y eliminar el déficit primario es la forma de demostrar que podemos pagar nuestra deuda.

¿Qué pueden hacer nuestros gobernantes para que los ciudadanos aceptemos los recortes? Creo que hay tres medidas imprescindibles que nos demostrarían que esto de los recortes afecta a todo el mundo y que todos arrimamos el hombro. Y mientras no se tomen, las cosas no irán mejor.

Estructurar de una forma coherente el sueldo de los políticos

Llevamos mese oyendo hablar del sueldo de los políticos. Ha habido escándalos por varios frentes: primero, que hay algunos que cobran varios sueldos; segundo, que hay diputados que cobran dietas por alojamiento a pesar de tener vivienda en Madrid; tercero, y esto viene de largo, que hay alcaldes que cobran más que el Presidente del Gobierno, por no hablar de otros cargos públicos.

Cospedal ha intentado tomar esta reclamación social y ha quitado el salario a los diputados autonómicos de Castilla La Mancha, pero es una forma bastante oportunista de tratar el tema. Porque muchos de sus diputados ya cobran sueldo de alcaldes u otros cargos. Porque les sigue pagando dietas de asistencia. Y porque se gasta más dinero, mucho más de lo que cuestan los diputados, en altos cargos.

Para que la ciudadanía vea que los políticos no son unos aprovechados, que piden recortes pero luego se siguen llevando dinero de los impuestos de todos, hay que hacer cuatro cosas: primero, un político, un sueldo, independientemente de los cargos que ocupe (lo normal es que cobre el sueldo del cargo de mayor responsabilidad); segundo, fuera dietas, que son formas de remuneración encubierta, sólo sueldo base y quizá un variable asociado a resultados, auditado independientemente; tercero, fuera altos cargos, son prebendas para amigos dentro del partido, para implementar medidas hay que usar a funcionarios que para eso están; y cuarto, una estructura de salarios de mayor a menor, regulando cuánto cobra cada cargo en todos los niveles de administración.

Ninguna pensión pública mayor que la mejor contributiva

El segundo escándalo, que de vez en cuando salta, es el tema de las pensiones millonarias de ex-altos cargos públicos. Sólo por sentido común, esto habría que evitarlo. Si el Gobierno pide sacrificios a los pensionistas, que lo va a hacer, no puede pagar una pensión de 200.000 euros al año al ex-gobernador del Banco de España, que además hizo una gestión nefasta.

Pero al igual que el ex-Gobernador del Banco de España tenemos muchos ex: Presidentes del Gobierno, Ministros, Presidentes del Consejo del Poder Judicial, etc. No digo que no deban cobrar una pensión, es más, prefiero que cobren una pensión a que se vayan a trabajar a una empresa privada y tirar de contactos en contra del interés general, pero tiene que haber un límite.

Dicho límite debe ser el mismo para un alto cargo y para un trabajador que ha cotizado al máximo durante el periodo designado por la Ley. Es decir, no debería haber ninguna pensión pública por encima de la máxima pensión contributiva (que en la actualidad está entorno a 35.000 euros brutos anuales, que no es poco).

Banqueros en la cárcel

La tercera medida que debería tomar el Gobierno, y realmente no es una medida sino cumplir con la Ley, es dejar de interferir en la justicia y dejar que los pésimos banqueros que han gestionado los mayores pufos de la historia del sistema financiero español vayan a la cárcel. Hay ejemplos para todos: Bankia, Caja Castilla la Mancha, Novacaixagalicia, la CAM...

Una cosa es que un banco se haya gestionado mal y otra es que se haya hundido al país, y además con chulería. Todos hemos visto en las noticias comportamientos que rayan lo delictivo y lo menos que espera la sociedad es que los responsables de este desastre se sienten en el banquillo. Y lo normal es que vaya gente a la cárcel.

Sin esta depuración de responsabilidades la sociedad no verá con buenos ojos los rescates a la banca, y los sacrificios que debemos hacer para que se arregle el desaguisado que han dejado. Y realmente no hay que hacer nada, sólo impulsarlo desde la fiscalía y dejar de presionar a los jueces.

¿Lo veremos?

Antes de que digáis en los comentarios que soy un ingenuo, una última aclaración: no veremos estas medidas implementadas. Porque van en contra de los propios políticos. Porque es muy fácil pedir sacrificios mientras por otro lado pides la dieta de alojamiento, colocas a tu cuñado en una Comunidad Autónoma y salvas de la cárcel al tipo que te puso en tu cargo y que alguien colocó en el lugar de retiro preferido para ex-políticos (las cajas).

Así que no veremos estas medidas y seguirá habiendo agitación en las calles. Porque las cosas que pasaban desapercibidas cuando había dinero para todos ya no cuelan cuando se queda en las altas esferas. Y es una pena que ningún político en un puesto de responsabilidad se atreva con esto.

En El Blog Salmón | El Gobierno abre la puerta a la corrupción con la bonificación del IBI
Imagen | Flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios