¿Existe una crisis sistémica en la banca?

Síguenos

Billete de 10 libras del RBS

Billete de 10 libras del RBS

Han pasado cinco años y medio desde aquel 6 de agosto de 2007 que marcó la quiebra del American Home Mortgage Investment Corp provocando una reacción en cadena de toda la banca mundial que culminó con la caída de Lehman Brothers. Con sus 150 años de vida, Lehman Brothers era un banco protagonista de la historia de Estados Unidos: superó la guerra de Secesión, las dos guerras mundiales, Corea, Vietnam y Al-Qaeda. Pero no logró sobrevivir a la crisis financiera y se fue a pique. Desde entonces, la banca no ha dejado de temblar provocado serios espasmos, catarsis e implosiones que, pese al masivo apoyo de los gobiernos, continúan propagando el miedo y la incertidumbre global.

Ya hicimos referencia a la quiebra que enfrenta el Monte dei Paschi Di Siena, un banco italiano con 540 años de historia que sufre el error de aplicar las mismas tácticas que los chicos de Goldman Sachs enseñaron a quienes llevaban las finanzas públicas helenas para camuflar los déficit. Fue la llamada contabilidad creativa que atrajo a tantos seguidores desde fines de los años 90. Por esta vía el banco italiano vulneró varias defensas y se sobreendeudó acumulando más de 800 millones de euros en pérdidas y rescates por 3.900 millones de euros.

Los problemas que vive el Monte Dei Paschi no son los únicos de la banca europea. El viernes 1° de febrero el gobierno holandés se vio obligado a nacionalizar al SNS Reaal, la cuarta institución financiera de Holanda, al ser víctima de una corrida bancaria y estar paralizada por sus préstamos hipotecarios. SNS Reaal requiere una inyección pública de 800 millones de euros para no quedar a la deriva…

Ese mismo día, el Credit Agricole francés señaló que su deterioro durante el año pasado llegó a los 3.800 millones de euros, por lo que requería un nuevo socorro estatal. El llamado banco verde de Francia paga así sus ambiciones globales previas a la crisis, en la cual se expandió superando todo nivel de riesgo, y de lo cual su filial griega Emporiki le ayuda a completar un lastre de 17.400 millones de euros en rojo.

Las malas noticias de la banca no terminan aquí: el gigante bancario del Reino Unido Royal Bank of Scotland fue castigado ayer a pagar 612 millones de dólares por manipular la Tasa Libor. Se suma en este castigo a los aplicados al británico Barclays por 453 millones de dólares y el suizo UBS por 1.000 millones de dólares. Hasta el momento solo tres bancos de los quince que se investigan han negociado su castigo. La investigación se mantiene firme con el resto de bancos que hicieron trampas y que manipularon la Tasa Interbancaria de Londres para obtener jugosas ganancias a costa de empobrecer a sus clientes.

En esta manipulación de la Tasa Libor tampoco se salva la banca alemana. Cinco ejecutivos del Deutsche Bank fueron despedidos por encontrar manipulación y detectar que “se comportaron de manera inapropiada” respecto al manejo de la mayor mesa de dinero del banco de Frankfurt. La codicia y la ambición no tienen fronteras. El problema es cuando el ánimo de lucro de quien tiene las riendas del sistema implica directamente el empobrecimiento del resto. Esto genera una gran pérdida de confianza que golpea como un búmerang justamente a los que iniciaron el fraude: la banca. Si no fuera por el contundente apoyo que le han dado los gobiernos del mundo, la banca ya estaría obsoleta. Mantenerla a flote ha sido un coste innecesario que los contribuyentes cargarán durante al menos una década.

En El Blog Salmón | MarioDraghi y el Deutsche Bank envueltos en el escándalo del banco italiano, Los peligros del desapalancamiento y la contracción del crédito global
Imagen | Karen Bryan

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios