Sigue a

Moneda de un billón de dólares

El mismo día que la Casa Blanca señaló que no construiría una Estrella de la Muerte, el Departamento del Tesoro anunció que no acuñaría la moneda de platino por un billón de dólares. De esta forma, la moneda del billón de dólares, y de la que hablamos aquí y aquí, tuvo una muerte súbita dado que la Reserva Federal la consideró ilegítima.

La moneda de platino, que surgió de una triquiñuela y se amparó de un vacío legal para cobrar forma, muere así en su propia ley: víctima de una triquiñuela articulada esta vez por la Reserva Federal para negarle un valor como moneda de curso legal. Esto impedía que la moneda de platino fuera depositada en la caja fuerte de la Reserva Federal y permitiera generar nuevos préstamos.

El tema sigue candente y no se descartan otras argucias legales. A mi juicio, lo que ha molestado en principio a la Fed ha sido perder, frente al Tesoro, la atribución de crear dinero. Esta opción ponía en peligro su independencia dado que el dinero del Tesoro es un dinero que no genera intereses. Pero Estados Unidos no llega aún a esos excesos de atrincheramiento monetario, como el que dimos cuenta ayer con el caso de Japón.

En todo caso, el tema de la moneda de platino ha servido para despejar varias dudas respecto a quien crea el dinero en la economía. En ninguno de los discursos de la Fed o el Tesoro surgió el término “efectos inflacionarios” por la moneda del billón de dólares. Y no podría ser de otra forma si la Fed ha creado varios billones de dólares para rescatar a la banca privada, sin efectos inflacionarios.

La creación de dinero, contrariamente a lo que se piensa, no tiene un efecto inflacionario directo. Cuando la Fed sube la tasa de interés, retira dinero y coloca bonos; al revés, cuando baja la tasa de interés, compra bonos a cambio de dinero fresco sin importar de donde lo saque. En esta caso inunda el mercado de dinero pero no produce inflación. El auténtico efecto inflacionario está en la creación de dinero por parte de la banca privada. Por eso que la inflación de activos (como los bienes inmobiliarios) y su posterior burbuja, están en la base de la crisis. Más aún cuando este valor no está reflejado en el indice de precios.

La moneda de platino solo era un truco para quitar la presión al gobierno de Obama sobre el techo de la deuda y anular el chantaje político de los republicanos sin tener que pasar por el Congreso. La idea era que el Tesoro acuñara una moneda por un billón de dólares, la depositara en la Reserva Federal y respaldara con ella la capacidad de endeudarse por esa cantidad. Esto era suficiente para elevar, virtualmente y de un solo golpe, el techo de la deuda pública de Estados Unidos. Aunque esta idea fue abortada antes de ver la luz, nadie descarta que reaparezca en el futuro. Como recordarán los lectores, la banca zombi, o el retorno de lo no-vivo, forma parte del elenco habitual del sistema financiero. La moneda de platino puede reaparecer de las cenizas en la próxima temporada.

En El Blog Salmón | ¿Puede la moneda del billón de dólares cambiar el curso de la crisis?, http://www.elblogsalmon.com/entorno/puede-estados-unidos-acunar-una-moneda-para-pagar-su-deuda
Imagen | FonkeyHotey

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

47 comentarios