Compartir
Publicidad

¿Se nota ya el Brexit en el Reino Unido?

¿Se nota ya el Brexit en el Reino Unido?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya han pasado unos meses desde que Reino Unido decidiese dar portazo a la UE. Y nunca mejor dicho, pues endurecer la entrada de inmigrantes en las islas británicas fue lo que más pesó para que los ciudadanos británicos se plantaran y dijeran adiós a Europa.

El día después de la fatídica votación, la libra se desplomó a niveles de los años 80 y los mercados financieros se vinieron abajo ante lo que consideraron catastrófico para la economía europea, pero sobre todo para la británica. Cortar lazos con la UE significa perder grandes inversiones, no solo públicas, también privadas, además de encarecer el nivel de vida y restringir el acceso a un mercado global.

Algo que ya se está notando en Reino Unido, pues la inflación se ha duplicado desde el Brexit, pues en septiembre se situó en el 1%, cuando el 23 de junio, a fecha del referéndum, estaba en el 0,5%, según los datos del Banco de Inglaterra. La fuerte caída de la divisa británica ha encarecido las importaciones, lo que se ha trasladado a muchos productos y lo seguirá haciendo en el futuro, hasta que la desconexión con Europa se haga oficial y se acuerde la nueva situación de las islas.

Por todo ello, los expertos auguran que lo peor para Reino Unido de esta decisión histórica está aún por llegar, si bien los ciudadanos ya lo van notando en su día a día con esta subidas de precios que acabarán por reducir el consumo, que es el ancla de la economía británica.

La inflación se dispara

De momento, la inflación se encuentra en el 1%, si bien algunos ya apuntan que terminará el año bastante por encima de esta cifra. En concreto la consultora EY, en un informe reciente sobre si el Brexit está afectando ya a la economía de las islas, señala que la inflación cerrará este año en torno al 2,6%, lo que supone que a los precios todavía les queda una escalada considerable por delante.

En cuanto a cómo está afectando la salida de la UE a la economía doméstica, la firma señala que, a pesar de que hay voces que señalan que ya se ha digerido, la realidad está lejos de esa afirmación. Según EY, el débil rendimiento de la libra esterlina en el último mes avanza que lo peor está por llegar.

Esta caída no solo afecta al consumo, al encarecer los productos, sino también a las inversiones que realizan las compañías o las contrataciones, que se están dejando en stand by hasta que se definan las nuevas relaciones con Europa.

Por lo tanto, EY considera que el PIB crecerá este año un 1,9% y que éste será el mejor resultado que tenga la economía británica en un tiempo. El crecimiento de este año se sustentará en las exportaciones, que sí se han visto beneficiadas por la pérdida de valor de la moneda, y creen que esta situación se mantendrá mientras el Reino Unido siga formando parte del mercado único europeo.

Big Ben

No obstante, avisan de que el crecimiento del PIB caerá al 0,8% en 2017, aunque volverá a repuntar hasta el 1,4% en 2018, al 1,6% en 2019 y al 1,8% en 2020. Para la firma, el Brexit será duro, ya que se espera que las islas tengan un acceso restringido al mercado único cuando se oficilice la salida del club, lo que supone que tendrá que operar bajo otras reglas, que en un principio serían las de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esto se mantendría hasta que negociase nuevas condiciones en diferentes tratados de comercio.

Aunque esto pueda beneficiar a los consumidores, a largo plazo perjudicará a agricultores y fabricantes, según apunta EY, lo que hará que pasen a depender de subvenciones públicas. Pero no solo los productores, la industria financiera también se verá impactada por esta nueva situación, lo que provocaría según el informe que muchas entidades trasladasen partes de su negocio fuera de la UE, algo que ya han avanzado algunas de ellas, como el banco ruso VBT.

Negro panorama

Para evitar la catástrofe que se anunciaba que llegaría a la economía británica si ganaba el Brexit, el Banco de Inglaterra ha sacado su arsenal para intentar que el golpe no provoque un terremoto económico y financiero. La entidad bajó este verano los tipos de interés al 0,25% y ha empezado a comprar bonos, más o menos lo mismo que hizo el BCE en su día cuando la UE navegaba a la deriva.

Y es que la mayoría de grandes organismos económicos del mundo cree que a Reino Unido le va a costar recuperarse del golpe que supone salir del mercado único y de la economía común europea. El FMI, el más importante, no ha cesado en actualizar sus previsiones a la baja desde junio. Si en julio dijo que la economía británica crecería solo un 1,3% en 2017, este mismo mes se corregía y anunciaba un aumento del PIB del 1,1% el año que viene, lo que supone la mitad de lo que preveía justo antes de la polémica consulta. Si bien es cierto que el último informe del FMI era bastante pesimista respecto a la economía mundial el próximo año, un paisaje que cambiaba en el caso de España. Sorprendentemente, ante la parálisis del país en el último año, el organismo cree que este año creceremos un 3,1% frente al 2,6% estimado en julio.

Por su parte, la Comisión Europea considera que el Brexit le costará al PIB británico entre un 1% y un 1,5% hasta el próximo año, en línea con lo estimado por el FMI, mientras que el coste para toda la Zona Euro sería de entre el 0,2% y el 0,5% del PIB, algo en lo que coincide también el BCE.

De este modo vemos cómo la economía de Reino Unido ya ha empezado a resentirse y que el próximo año el impacto del Brexit será mayor. Sea como sea, aún queda por ver cómo será su futura relación con sus vecinos europeos, con los que tendrá que arreglarse para convivir por la buenas si no quiere ver hundida su pujante economía.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos