Sigue a El Blog Salmón

andor

El comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, László Ándor, ha conseguido esta semana que el contrato único se convierta en uno de los principales temas de debate económico en nuestro país. En opinión del comisario, esta figura contractual conseguiría ponerle freno a la alta tasa desempleo de nuestro país, sobre todo juvenil, y acabar de una vez por todas con la dualidad existente en el mercado laboral. Pero, ¿qué es exactamente el contrato único?

Grosso modo, el contrato único es un contrato indefinido con indemnización por despido progresiva, es decir, que va creciendo en función de la antigüedad del trabajador de la empresa. A través de su implantación se pretende reducir la dualidad del mercado laboral, esto es, el trato desigual que sufren los trabajadores según sean indefinidos o temporales. A su vez, acabaría con las más de cuarenta modalidades de contratos existentes en la actualidad, lo que simplificaría la contratación por parte de las empresas.

Los pros y los contras derivados de esta modalidad contractual residen en cuáles serían las condiciones del mismo en el momento de su creación. Dicho de otra manera, el contrato único está “abierto” a una especificación previa sobre cuáles serían sus características intrínsecas, fundamentalmente en lo que se refiere a la indemnización por despido de los trabajadores. De esta forma, estaría en el tejado del Gobierno establecer una indemnización generosa o restrictiva.

La propuesta de Fedea


En abril de 2009 los investigadores de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) apostaron por el contrato único como medida para reactivar el empleo en nuestro país. Para ello realizaron una simulación con un contrato único con 12 días de indemnización por año trabajado, que aumentarían hasta los 36 a partir de los 12 años en la empresa, tal y como puede verse en el siguiente gráfico:

fedea

El gráfico es bastante ilustrativo, pese a que la indemnización por despido improcedente no está actualizada a la última reforma laboral del Gobierno que contempla un tope de 33 días por año trabajado, y en él podemos ver claramente como a través de esta modalidad contractual se reducirían las diferencias entre trabajadores fijos y temporales en términos de indemnización por despido.

La propuesta de Politikon


politikon
En este mismo sentido, Politikon tuvo una interesante iniciativa para recoger firmas con el objetivo de hacerle llegar a Rajoy la posibilidad de implantar el contrato único en España: Un contrato para emplearlos a todos, con la que perseguía también informar a la ciudadanía sobre las innumerables ventajas de implantar este modelo en nuestro país.

Para Politikon, la indemnización progresiva del contrato único conseguiría que la protección media fuese la misma que en el sistema actual, de forma que no se contribuiría a precarizar aún más al conjunto de los trabajadores y lo que sí se conseguiría sería mitigar la dualidad del mercado laboral:

La idea de un contrato único no está relacionada con el abaratamiento del despido. Se trata de adoptar un nivel de protección intermedio único para todos, donde el nivel de protección medio podría ser menor, igual o mayor que en el statu quo actual. El coste medio del despido y el contrato único son por tanto cuestiones separadas.

Conclusiones sobre el contrato único


La aplicación de un contrato único en España podría tener las siguientes ventajas fundamentales:

  • Se acabaría con la dualidad en el mercado laboral, es decir, con el trato diferente que existe entre trabajadores fijos y temporales en términos de protección, ya que las indemnizaciones de los trabajadores aumentaría según aumenta su antigüedad en la empresa.
  • Se facilitaría la gestión en la contratación, ya que un contrato único pondría fin a la enorme complejidad administrativa y jurídica que existe en la actualidad en torno a la misma.
  • Igualdad de oportunidades para todos los colectivos, incluidos jóvenes, mujeres e inmigrantes, que son los grandes perjudicados por la actual rotación laboral.

En definitiva, la implantación de un contrato único no serviría para que el empleo comenzase a crecer indefinidamente en el corto plazo. Sin embargo, combinado con otras reformas, posiblemente sentaría las bases para que el empleo volviese a crecer en el medio plazo de una forma más sostenible en el tiempo, contribuyendo a mitigar la dualidad del mercado laboral y eliminando la desigualdad de oportunidades y la discriminación laboral.

En El Blog Salmón | Contrato único
Imagen | UE Social

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios