El streaming de música: un gran reto, ¿un buen negocio?

Síguenos

Música

Spotify anunció ayer que cuenta ya con seis millones de suscriptores de pago. Un ratio de conversión del 25% si tenemos en cuenta que el servicio de streaming cuenta con un total de 24 millones de usuarios activos entre sus versiones web, móvil y de escritorio.

Esto supone que Spotify ha conseguido un millón de suscriptores de pago adicionales desde diciembre, cuando presentó sus últimos datos. Del total de usuarios de pago, un 90% han optado por el plan de 9.99€ al mes, el más caro que ofrece la compañía. El anuncio se ha producido durante el festival SXSW que se celebra en Austin, Texas, donde está presente el CEO de la compañía, Daniel Ek.

Spotify, como ya muchos sabréis, es el principal referente dentro de una nueva oleada de servicios que, alejándose del concepto de propiedad que proponen iTunes y Amazon, ofrecen a sus clientes y usuarios la posibilidad de acceder a un catálogo de música formado por millones de canciones. Y lo que es más importante, en cualquier momento y a través de casi cualquier dispositivo.

Spotify usuarios

Spotify compite tanto a nivel mundial como local con otras empresas como Rdio o Deezer, que ofrecen prácticamente el mismo servicio y catálogo. Todos estos servicios se enfrentan a un reto muy importante, que es el de alcanzar la rentabilidad o encontrar un modelo de negocio que asegure su superviviencia a medio y largo plazo.

Un reto, ¿un negocio?

Para entender la situación financiera de este tipo de servicios de streaming es importante tener en cuenta dos aspectos: el primero es que estas startups (Spotify, Rdio, etc), dependen directamente de las propias discográficas, que son las que tienen el catálogo de canciones para ofrecer a los usuarios. Tal es la dependencia de las discográficas que, por ejemplo, Spotify está controlada en un 19% por un conglomerado que junta a las más potentes (Universal, EMI, etc). Esto provoca que aunque Spotify y el resto quisiesen romper el mercado les resultaría imposible, ya que la materia prima es de las discográficas.

La segunda consideración a tener en cuenta para entender el negocio del streaming es que, debido al primer punto, los contratos que firman estas empresas con las discográficas son bastante agresivos. No existen datos concretos, pero varios informes apuntan a que Spotify pagó a las discográficas un 70% de sus ingresos en el 2012.

Los propios directivos de estas nuevas empresas afirman que necesitan una gran cantidad de usuarios para que sus empresas sean rentables. O bien que las discográficas opten por rebajar el coste de las licencias que venden a este nuevo tipo de distribuidoras, cosa poco probable si tenemos en cuenta que siguen ingresando cientos de millones de dólares al año y que se trata de una industria tradicional que ha evolucionado muy poco en los últimos años.

Los artistas tampoco ven claramente las ventajas del streaming

Pero además de las propias aplicaciones y las discográficas, otro ente mira también con recelo a este tipo de servicios: los artistas. Éstos pueden llegar a ganar entre cinco ó siete céntimos de dólar por cada canción que se vende a través de iTunes, mientras que esos números son mucho más bajos en el mundo del streaming: menos de un céntimo por cada canción reproducida. Esto hace que entre los artistas se instale una sensación de frustración por no poder vivir directamente del streaming – algo imposible hoy en día si tenemos en cuenta la economía de la música digital y la competencia que existe. El directo y una mayor cercanía a los fans debería ser la solución a dichos problemas.

Nos encontramos así con un sector que está en constante crecimiento pero que a su vez se encuentra limitado por su propia naturaleza y la dependencia de los que tienen los derechos, las discográficas. En España el negocio del streaming y las suscripciones digitales generaron unos ingresos de 16€ millones de euros en 2012, un crecimiento del 94% con respecto al año anterior. Spotify, Rdio, Deezer y otros muchos proporcionan un servicio que los usuarios valoran. Aún así, se encuentran en la difícil situación de alcanzar la rentabilidad o intentar asegurar su supervivencia a medio y largo plazo. Un gran reto.

En El Blog Salmón | http://www.elblogsalmon.com/sectores/alternativas-ante-el-fracaso-del-modelo-de-negocio-de-la-industria-cultural-espanola
En Genbeta | La industria musical en España en los últimos 5 años. De dónde venimos y hacia dónde vamos y El pago por servicios de streaming de música creció un 94% en España en 2012

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios