Buscando chivos expiatorios

Sigue a

expulsión de los judíos

“Algo peor que un crimen, un imperdonable error”. La frase de Talleyrand, tan acertada como políticamente incorrecta, es sumamente descriptiva de numerosos sucesos de la Historia. Por ejemplo, de la expulsión de los judíos decretada por los Reyes Católicos. La considero uno de los fracasos más importantes de la Historia española, y capital para el devenir de nuestro país.

Al margen de justificaciones sobre unidades raciales o de fe (criterio aplicado también a los moriscos, aunque este caso me parece que los condicionantes son otros muy distintos), subyacen decisiones económicas o estratégicas. El pueblo judío, por distintos motivos, tuvo que centrarse en la Diáspora en una serie de actividades, destacando especialmente las vinculadas a áreas intelectuales o de profesiones liberales. Y entre ellas, motivadas o favorecidas por determinadas prohibiciones religiosas, estaba la Banca.

Como todos sabemos los acreedores no son muy bien vistos. Y los deudores principales, tanto en aquella época como ahora, son fundamentalmente los poderosos. Es fácil entender quien azuza a las masas contra un enemigo pintiparado, y quien tiene más que ganar.

Pues bien, algo así me ha recordado una encuesta de la que he tenido noticia, y he pensado en los nuevos judíos de este pueblo.

Según TS Finance la imagen de las Entidades Financieras en España es mala. Siendo malo, hay que tener en cuenta que TSN se encarga de vender luego soluciones a las entidades ante este problema. Pero siendo realistas, en el fondo no me extraña ese sentimiento:

  • Como he intentado explicar al acreedor siempre se le ve mal, especialmente cuando las cosas van mal. Es algo así como el recurrente he aprobado, me han suspendido de los malos estudiantes.
  • Además es un malo facilmente identificable y visible, y que por su estructura de negocio tiene la obligación de decir que siempre obtienen excelentes resultados . ¿Quién tendría su dinero en una entidad con resultados negativos? Vamos, un malo fantástico, y que al igual que los judíos queda ideal en algún folletín del tipo de los Protocolos de los Sabios de Sión, sin percibir que la salud del sistema financiero de un país es fundamental para su funcionamiento.
  • Si a eso se le añade el bajísimo nivel cultural financiero de la sociedad española, incapaz de entender muchas veces lo que esta pasando con su dinero, y por ende con su vida, el lío esta montado. Ya tenemos a los señores feudales, perdón, a los promotores, hablando de lo malos que son los Bancos, que están arruinando al país.

Evidentemente ha habido malas prácticas, como en todos los negocios. Pero lo que creo que existe fundamentalmente es una cortedad de miras en el sector financiero. dado que si ni el Estado ni el ciudadan lo hacen, deberían preocuparse de formar ellos mismos a sus clientes. Eso supondría su mejor campaña de relaciones públicas, y el negocio sería mucho más sano, pues se podría establecer un diálogo, que hoy por es muy difícil. Sin embargo, muchas entidades han pensado que es mejor que el cliente sepa menos que ellas, o que no sepa nada, en aras a alcanzar mejores resultados financieros.

Y acabando como he empezado, éso es algo peor que un crimen, es un imperdonable error.

Vía | fam
En El Blog Salmón | Banca islámica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios