Compartir
Publicidad

Alemania nos manda al cobrador del frac para ver las cuentas y arrancar con las privatizaciones

Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hoy, De Guindos se ha reunido con el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Shäuble. Este hombre, es el equivalente al cobrador del frac europeo, que se va paseando de país en país revisando las cuentas públicas y las medidas que cada economía está imponiendo al dictado de Merkel para garantizarse el cobro de la deuda.

Tal y como podemos ver en el vídeo, nuestro ministro de Economía se ha batido duramente el cobre con su jefe alemán, para demostrar ampliamente que España le va a pagar a Alemania y que np hay ningún problema para que los alemanes sigan comprando nuestra deuda pública. Este tipo de reuniones me recuerdan cada vez más a las reuniones entre los morosos y los prestamistas, en los que se piden prórrogas de pago, aplazamientos y más crédito. Todo esto, a cambio de las nuevas garantías futuras que en el caso español ya se han traducido en mayores impuestos y en un anuncio de un plan de privatizaciones para el viernes.

No obstante, el pack de reformas a llevar a cabo, seguirán su curso cada viernes y la próxima reforma que se ha anunciado ha sido la privatización y liberalización “de algunos servicios”. Digo “algunos servicios” porque el gobierno no ha planteado aún qué es lo que va a privatizar/liberalizar, bien porque no lo saben aún y lo están pensando, bien porque no entienden el alemán y aún lo está traduciendo. No obstante, como teníamos al cobrador del frac en casa, había que garantizarle el cobro de las deudas y por eso, no tardamos ni dos segundos en anunciar más cambios sin concretar absolutamente nada. Eso se traduce en confianza para los mercados, yo creo que es imprecisión y precipitación a todos los niveles.

Estamos equivocados, las reformas no se anuncian mediante goteo de información. Las reformas se presentan íntegras si se sabe lo que se va a hacer aunque tarden en aprobarse unos días. Este gobierno es el gobierno de las píldoras legislativas, de las reformas inyectadas en vena en su justa dosis y cada día un poquito, no va a ser que un plan integra lde reformas nos asuste y no estemos preparados.

Por mi parte, apuesto a la apertura de los procesos de privatización/liberalización de Loterías y Apuestas, AENA, ADIF, transporte ferroviario, puertos y resto de sectores logísticos. Tampoco me extrañaría que se pusiera encima de la mesa un pack de gestión público-privada para sanidad, hospitales o incluso educación parcialmente, bien arrancando por las universidades bien arrancando por la enseñanza de base. Respecto estos planes, sólo podemos hacer cábalas, pero estamos seguros de que el próximo viernes va a ser un Consejo de Ministros entretenido. Hagan sus apuestas sobre el pack privatizador y el alcance.

En El Blog Salmón | Renfe, la próxima gran privatización, ¿Liberalizar la lotería? Sí, por favor, Schäuble: “El mercado está fuera de control”

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos