Compartir
Publicidad

CFK y lo mejor del G20: "Esto es un anarcocapitalismo financiero total donde nadie controla a nadie"

Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En una cumbre que estuvo marcada por la crisis de Italia y Grecia y donde los exabruptos no hicieron más que dar cuenta de las diferencias intestinas entre los países miembros, lo mejor estuvo en las palabras de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien señaló que para cambiar la situación actual del mundo “es necesario tocar intereses y volver al capitalismo en serio”. dado que a tres años del choque con el iceberg, aún no se detecta cuáles son las falencias del sistema.

La recientemente electa mandataria del país que protagonizó un masivo default el año 2001 bajo la presidencia de Fernando de la Rúa, expresó que “Lo que estamos viviendo actualmente no es capitalismo, sino que es un anarcocapitalismo financiero total donde nadie controla a nadie”. En el marco de un encuentro empresarial sobre seguridad alimentaria, Cristina Fernández (una de las cuatro damas de la cumbre junto a Dilma Rousseff de Brasil, Julia Gillard de Australia y Angela Merkel de Alemania), señaló que “si los que lideran el mundo no dan soluciones reales en materia económica, triunfará la especulación”.

Para la presidenta de Argentina, el mercado financiero es el principal causante de los problemas que hoy enfrenta el mundo y reducir la cuestión a los precios de los commodities “es una visión parcializada”. En su discurso, Cristina recordó que han pasado tres años desde el estallido de la crisis financiera en Estados Unidos y el tratamiento que se ha empleado para superar el trance no ha tenido ninguna efectividad.

“Han pasado más tres años y cuando a un enfermo no le dan la solución cada día se agrava más”, dijo Cristina, señalando que los miles de millones de dólares que se han destinado a apuntalar los problemas derivados del sector financiero, deben volcarse a la economía real, porque sin consumo, no hay posibilidad de crecimiento para la economía y no hay capitalismo. “Propongo que debemos volver al capitalismo en serio, a ese capitalismo que crea empleo”.

Una cumbre en medio de tensiones y fricciones

La cumbre de Cannes, que arrancó prácticamente un día antes debido a la crisis griega, no pudio eludir temas de permanentes fricciones entre Europa, Estados Unidos y los países emergentes, como el impuesto a las transacciones financieras, los paraísos fiscales y la regulación a los mercados de capitales. Sin embargo, la cruda realidad de los hechos actuales llevó a muchos a manifestarse a favor de la Tasa Tobin, como una forma de contener la excesiva volatilidad de los mercados financieros, así como a una persecución más implacable a los paraísos fiscales.

Esta vez, y en clara diferencia de otros años, las notas de tensión no emergieron de los manifestantes congregados en las afueras del Carlton, el Marriot o el Majestic, sino de las crudas realidades de cada país. El llamado a referendum en Grecia y el planteamiento de Yorgos Papandreu para una eventual salida del euro del país heleno, tensionó los ánimos desde el comienzo de la cumbre, aplacando los esfuerzos del anfitrión, Nicolás Sarkozy. Es la primera G20 en la cual las malas palabras estuvieron a la orden del día, provocadas por el nerviosismo de ver el derrumbe de la moneda única.

Al cierre, la intervención económica de Italia por parte del FMI y la UE, fue la otra nota que caldeó las animosidades. El ministro italiano de finanzas, Giulio Tremonti, encaró a Berlusconi y le dijo: “O te marchas ahora, o el lunes se hundirá el mercado”. Esto demuestra que la G20 distó mucho de apaciguar los ánimos con un programa, un calendario y una estrategia clara para superar la crisis.

Como siempre, la reunión terminó con un comunicado plagado de acuerdos vagos, en el cual todos demostraron sus intenciones de atacar la crisis y dar más peso al Fondo Monetario Internacional para potenciar su capacidad de intervención. Pero no pudo concretarse la forma en que se dará este impulso y cuales serán los mecanismos de apoyo a las economías más afectadas para superarla.

Las grandes economías (Estados Unidos, Japón, China, Alemania) se comprometieron a reactivar la demanda a través de obras públicas, investigación y consumo (adoptando las ideas de CFK) para evitar otra recesión.

Dos de estas economías, Estados Unidos y Japón, encabezan las listas de endeudamiento mundial, lo que demuestra claramente que el problema no es la deuda como majaderamente se ha intentado hacer creer, sino el desempleo. Se han convencido que el déficit aumenta más rápido en una economía en declive, que en una economía que lucha por recuperarse. El punto es que ya se chocó con el iceberg y el agua ha inundando gran parte del barco. ¿Alcanzarán a fabricarse los salvavidas que faltan?

Más información | La Gaceta, El País, Imágenes de la cumbre
En El Blog Salmón | Italia está intervenida de facto por el FMI y la UE, Así se hunde la economía mundial
Video | YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos