Síguenos

CDS España al 04042012

Muy lejos de terminar, la crisis europea está aún en sus fases iniciales, profundizándose, ampliándose y agravándose cada día más. ¿Cuánto duró el efecto del BCE y el regalo del billón de euros a la banca? Ni quince días. La prima de riesgo no ha dejado de aumentar como hemos destacado aquí y aquí, y ayer llegó a los 410 puntos, mientras la rentabilidad del bono escaló al 5,8%, el nivel más alto desde noviembre, desde antes que se aplicaran los planes de Mario Draghi.

En este derrotero España no está sola. Ayer también aumentó la prima de riesgo de Italia, Francia, Grecia y Portugal, entre otros. La de Francia escaló a 123 puntos, la Italia a 378, la de Portugal a 1.050 y la de Grecia a 2.040 puntos, dando cuenta de una situación insostenible y de la oscura década que aguarda a los países arrimados al euro. Porque al fin de cuentas es el euro el gran problema de estos países ante la imposibilidad de devaluar su moneda. Esto ha llevado a España a ingresar a la espiral de la muerte, ese círculo autodestructivo que provoca la recesión y la austeridad.

España ha pasado a representar todos los fracasos de la unión monetaria: desde su creación llena de buenas intenciones que resultó oscuramente manipulada (como demuestra el caso griego con la ayuda de Goldman Sachs, aunque esa tónica se repitió en otros países, como la Italia de Mario Monti). De este fracaso dan cuenta estas frías estadísticas: una contracción anunciada por el gobierno de 1,7% para este año, aunque en verdad será del 3%; un nivel de desempleo en aumento que llegará en mayo al 25%; un nivel de morosidad que se acerca al 8%, y una caída en el precio de la vivienda que alcanzará este año el 33% desde su valor máximo. Este es el calvario que instala un enorme aparato de presión sobre los balances bancarios y la inversión privada, haciendo el todo aún más inestable.

Ante esta situación, que se trata de un peligro grave a todas luces, la Unión Europea encabezada por Angela Merkel solo exige más austeridad. Y los obedientes gobiernos españoles han acometido esa orden con total sumisión. Algo que por cierto no pasa inadvertido para los inversores y ayer se hizo célebre el tweet de Bill Gross que decía Grecia era un grano, Portugal es un forúnculo y España es un tumor. La realpolitik de la austeridad germana aplicada sin anestesia en países con dolencias complejas, solo empeora la situación financiera y ahuyenta a los inversores. Es decir, lejos de reconstruir la confianza, la austeridad destruye la poca que existe. España camina hacia atrás.

Los lideres de la zona euro exigen reducciones de los déficit pero no se dan cuenta que para reducir los déficit las economías deben crecer y generar empleo. Se debe generar un excedente que permita un desapalancamiento ordenado que ayude a sanear los balances. Porque así como no se puede generar empleo en una economía que se autodestruye, tampoco se pueden reducir los déficit sin generar aún más daño a la economía y potenciar la autodestrucción.

De ahí que los programas del BCE han sido una farsa. Se ha inyectado más de un billón euros a la banca privada (más de un millón de millones de euros) en los programas uno y dos de la operación LTRO sin que den ningún resultado que demuestre la eficacia de la tesis de Mario Draghi. Es decir, se sigue derrochando a raudales por la vía de las políticas monetarias, mientras se asfixia y se termina de destruir la opción de las políticas fiscales. Esto demuestra que la Unión Monetaria Europea nunca tuvo el espíritu integracionista de una Unión Fiscal y siempre fue una unión de negocios… y para negocios. Y cuando los negocios van mal, el matrimonio se disuelve. Es lo que está ocurriendo en Europa.

Más información | Cinco Días, Cotizalia, Washington Post
En El Blog Salmón | España cae en la trampa de la austeridad y bate nuevos récords

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios