La fuga de capitales y el shock del crédito ponen en jaque a la economía española

Sigue a El Blog Salmón

Fuga de capitales de España a julio 2012

La economía española se encuentra atrapada en dos frentes altamente nocivos que generan una retroalimentación peligrosa. Por un lado está el esquivado tema de la fuga de capitales del cual hemos tomado nota desde febrero. Una fuga que se ha intensificado mes a mes y que llega, según el Banco de España, a los 326 mil millones de euros en los últimos 12 meses que van de julio de 2011 a julio de 2012, como señalamos aquí, y que equivalen al 30 por ciento del PIB español. En el informe del FMI, presentado esta semana, los datos solo llegan hasta el mes de junio.

El otro frente de ataque es el shock de crédito generado por el masivo proceso de desapalancamiento financiero que ha asumido la banca y el sector privado, ralentizando la liquidez del sistema pese a las fulminantes inyecciones de capital ofrecidas por el BCE. El FMI estima que los bancos europeos deberán recortar los balances en 4,5 billones de euros (el PIB conjunto de España, Francia e Italia), lo que contraerá aún más el crédito infligiendo una caída de 4 puntos porcentuales en Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia.

El proceso de desapalancamiento privado unido a los planes de austeridad dictados por la Troika es el preámbuo de lo que ha comenzado a vivir Europa en su proceso de acercamiento a la llamada espiral de la muerte, un término que incorporamos a comienzos de año y que hoy nadie discute. Lo que viene, es una recesión aún más profunda y una economía que se enfría y genera más desempleo insuflando la anemia a otros sectores.Y una economía anémica que no crece equitativamente, no puede pagar la deuda. Menos aún puede estar en condiciones de pagar si los intereses de la deuda se disparan a niveles más insostenibles de lo que ya son en la actualidad.

El costo de la deuda no cede

costo deuda pública española 121010

La prima de riesgo ha vivido una fuerte volatilidad en las últimas semanas pero más cerca de afirmar la caída en el costo de la deuda está el peligroso ascenso que puede llevarla a superar la barrera del 7 por ciento. El FMI, que esta vez ha hablado duro y sin piedad en las palabras de Olivier Blanchard y José Viñals, estima que el costo de la deuda española puede alcanzar el 7,5 por ciento el próximo año. Este es un claro antecedente de que la crisis está en sus ciernes y que lo peor está aún por venir. Estamos lejos de ver la luz al final del túnel porque no ha habido voluntad política para ver que esta crisis es el resumidero de muchos problemas endémicos de la economía y que están relacionados con el empleo, los alimentos, la energía, el medio ambiente y la creciente desigualdad que esta crisis ha exacerbado.

Por eso no debe sorprender la nueva rebaja de dos escalones en la calidad de la deuda española decretada ayer por Standard & Poor’s, que la ha dejado al borde del bono basura y acercándola a los niveles de Grecia y Portugal. Con este dato, la prima de riesgo se aleja de los 400 puntos para retornar al nivel de los 450 puntos. Este incremento en el costo del endeudamiento hace aún más insostenible la situación financiera española lo que precipita la quiebra y el temido rescate.

Aunque para muchos el rescate ha sido visto como la tabla salvadora (un salvavidas) lo cierto es que el rescate inducirá la aplicación de políticas de ajuste aún más draconianas que pueden llevar el desempleo a las cumbres del 30 por ciento generando aún más descontento social. Basta con ver lo que ha sido de Grecia y Portugal con los planes de rescate para imaginar el futuro que espera a España con la llegada de los hombres de negro.

En El Blog Salmón | Implosión monetaria y desapalancamiento financiero, la pesadilla continúa
Con la que está cayendo, los planes de Rajoy y la UE no ayudan en nada a la economía española

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios