Sigue a El Blog Salmón

Este documental de la BBC no tiene pelos en la lengua. Muestra la crisis económica que sufre España en toda su crudeza y fealdad demostrando que es el resultado de medio siglo de continuos errores cometidos por todos los sectores bajo el pretexto de modernizar al país para hacerlo ingresar a la UE. La dictadura franquista relegó a España al atraso económico, y los gobiernos de la democracia se la jugaron por llevarla al nivel de Francia y Alemania. En este proceso se desmanteló la incipiente industria española y se reemplazó por planes de importaciones apoyados por las ideas de la globalización y el libre comercio. Con esto, el sector industrial fue liquidado y las empresas que lograron sobrevivir fueron vendidas a multinacionales extranjeras que ni siquiera pagarían sus impuestos en el país.

Un pequeño atisbo de lo que vendría fue la elevación del paro a 3 millones de personas en 1993, tras la finalización de las Olimpiadas y de la Exposición Internacional de Sevilla. En 1996, para mejorar el deterioro de las finanzas públicas, se dio paso a un acelerado proceso de privatizaciones. El gobierno se deshizo de valiosos activos públicos ocupados por Ministerios y otras instituciones, para suscribir con los nuevos dueños contratos de arrendamiento que lentamente fueron mermando las arcas del Estado. Para evitar una mayor presión sobre el déficit, se congelaron los salarios de los empleados públicos. De esta manera, mientras la clase rentista obtenía jugosas ganancias, la clase trabajadora comenzó su lento deterioro.

Ese proceso de privatización de bienes públicos y la venta de empresas estratégicas ocurrida a fines de los años 90 está en el corazón de los problemas que han llevado a España a la actual situación. El ingreso al euro, hace diez años, no fue más que un calmante para aliviar transitoriamente los dolores provocados por una pérdida de riqueza que fue entregada en bandeja a las multinacionales. Todo esto fue obviado con el dinero barato que permitió la integración monetaria en sus inicios y la incubación de la burbuja inmobiliaria.

El auge de la construcción no solo aumentó la especulación financiera sino que también las arcas públicas recibían importantes ingresos procedentes de las plusvalías y los impuestos. Tal fue el poder de la burbuja inmobiliaria que España alcanzó prácticamente el pleno empleo y la mejoría en los indicadores macroeconómicos camufló todos los vacíos que este mundo feliz impedía ver. Por eso que la burbuja del crédito barato es uno de los puntos claves para comprender la segunda derivada de la crisis.

El crédito barato que irrumpió en el mercado inmobiliario y generó la burbuja, tenía el aliciente de que “el ladrillo nunca baja”. Sin embargo la crisis de las hipotecas subprime destapada en agosto de 2007 en Estados Unidos, echó todo eso por la borda. Los precios inmobiliarios se hundieron a niveles nunca vistos y el desempleo se disparó a las nubes. Ese golpe financiero terminó con el sueño y dio paso a la pesadilla. Lo precios inmobiliarios siguen en descenso y la venta de propiedades se ha estancado. Nadie compra porque los precios seguirán bajando y es así como millones de nuevas viviendas no encuentran comprador formando los llamados “pueblos fantasmas”.

De esto trata este documental que muestra cómo en los últimos 30 años los españoles vivieron en una ilusión alimentada por las privatizaciones, el crédito barato y la fe en la globalización, pese a que la globalización ha sido uno de los mayores motores del desempleo y la desindustrialización. Merece darse el tiempo y verlo para comprender las múltiples y profundas aristas que tiene esta crisis, y por qué los problemas son de difícil solución y requieren de un gran trabajo colectivo para superarlos.

En El Blog Salmón | Por qué la burbuja inmobiliaria está en el corazón de la crisis en España

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios