Los republicanos plantean el regreso de EEUU al patrón oro

Sigue a

oro


Si ex presidente norteamericano Nixon levantase la cabeza no daría crédito a tan inusual noticia. Y es que 41 años después de su abolición en 1971, los republicanos, una de las principales fuerzas políticas de Estados Unidos, han planteado el regreso al patrón oro como medida para evitar que vuelva a producirse una crisis económica de esta envergadura.

Según el borrador del programa electoral del Partido Republicano, que se aprobará la próxima semana, se propone la creación de una “Comisión del Oro” que se encargaría de estudiar la posibilidad de que el sistema monetario norteamericano volviese a vincular el dólar al oro. El objetivo sería crear un sistema monetario más sólido. La propuesta cuenta con el respaldo del Tea Party, por lo que la polémica está asegurada.

La comisión serviría exclusivamente para hacer recomendaciones y permitiría reabrir el debate sobre las ventajas de abandonar el sistema fiduciario vigente, que en mi opinión ha demostrado ser un fiasco, y regresar al ya conocido patrón oro, lo que cortaría de raíz la impresión de billetes y nos obligaría a volver a una economía más real y no basada en el endeudamiento.

Aunque esta noticia se quedará en el recuerdo en muy poco tiempo, creo que es interesante por el simple hecho de reabrir el debate sobre si el patrón oro podría llegar a ser una alternativa en los tiempos que corren. El crecimiento desorbitado de las economías occidentales basado en el endeudamiento ha llegado a su fin. Muchos incluso se atreven de hablar de un reseteo del sistema. ¿Será este de nuevo el momento de regresar al patrón oro?

No obstante, no debemos olvidar los grandes inconvenientes de vincular una moneda al metal amarillo. De entrada, una medida así beneficiaría a los países en posesión de oro, ya que la cantidad de dinero en circulación dependería de las reservas de oro de cada país, lo que dejaría fuera de juego a muchos otros países donde este metal escasea. Además, aumentaría la deflación y los desequilibrios debido a la falta de liquidez de cada territorio.

El sistema del dinero fiduciario es un desastre, pero volver al patrón oro haría más notables las diferencias entre los países con yacimientos y los que no disponen de este metal precioso. Por tanto, posiblemente en la actualidad no sea un sistema demasiado fiable y, por supuesto, no contará con el respaldo de las principales economías del mundo. El problema es que si seguimos como estamos ocurren cosas como esta. ¿Con qué alternativa nos quedamos?

En El Blog Salmón | Por qué el crecimiento está muerto, Cómo y por qué estamos en una guerra mundial de divisas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios