OCDE: la crisis acumula un costo social de 200 millones de desempleados

Sigue a El Blog Salmón

Desempleo GIPE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reconoció que la crisis financiera mundial ha acumulado un enorme costo social, con más de 200 millones de desempleados en el mundo y 45 millones de ellos en los países de la organización, lo que representa un aumento de 14 millones de desempleados en relación con los niveles anteriores al estallido de la crisis, hace cuatro años y medio.

La situación es particularmente trágica en lo que respecta al desempleo juvenil, que alcanza un promedio del 20 por ciento a nivel mundial y en países como España y Grecia llega a casi al 50 por ciento. En la actual crisis global el desempleo ha golpeado principalmente a los jóvenes y a las personas con poca preparación. Estas declaraciones las hizo Gurría al presentar de forma oficial el informe de la organización en materia de políticas estructurales Apuestas por el crecimiento 2012.

En este informe se apunta a que si bien puede haber un regreso gradual a la estabilidad, sin cambio profundo, el desempleo seguirá alto. Por esto se hace imprescindible aplicar medidas políticas audaces, ejercer claros liderazgos y lograr mayor cooperación internacional. La sugerencia de la OCDE es que se deben aplicar todas las medidas posibles para evitar que esta crisis se traduzca en una década perdida, y produzca una generación perdida, camino hacia el cual parece avanzarse en forma inevitable.

El informe destaca que las políticas eficaces del mercado laboral activo, encaminadas a capacitar a los desplazados y a alentar su reincorporación, pueden reducir la persistencia del desempleo. Las reformas fiscales que favorecen el crecimiento podrían ayudar a fortalecer el sector del empleo durante la recuperación al tiempo que ayudarían a la consolidación fiscal en la medida en que implementen y contribuyan al aumento de recaudación.

Para esto resulta clave frenar el incremento del número de personas que han permanecido desempleadas durante un año o más, y se debe procurar que las medidas actuales de consolidación fiscal no afecten las políticas orientadas a mejorar la capacidad de crear empleos. Las políticas estructurales deben contribuir a evitar que las altas tasas de desempleo se enquisten en muchos países, erosionando aún más la calidad de vida. Como hemos señalado en otros post, la economía atraviesa por un peligroso momento marcado por un alto desempleo, la gran desigualdad social, y el flagelo que representa el alto precio del petróleo. Este cóctel altamente explosivo resulta fatal para la estabilidad de los países dado que los instala al borde de una nueva depresión.

Más información | OCDE
En El Blog Salmón | Alto desempleo empuja a Europa a un callejón sin salida

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario