Si Europa quiere ayudar con la deuda, hay mejores formas

Sigue a

Banco Central Europeo

Como nos comentó Marco Antonio el otro día, El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se comprometió a hacer todo lo necesario para proteger a las economías de España e Italia y evitar así el colapso de a zona euro. Posteriormente, se está cuestionando hasta donde estas palabras le llevará al Banco Central Europeo (BCE) a actuar pero, viendo lo que han hecho en el pasado, no sorprenderá que vuelva a su actividad anterior de comprar deuda de los Estados, directamente o a través de aceptar esta deuda como garantía cuando suelte dinero a los bancos.

No debe sorprender la reacción inmediata de los mercados de reducir la prima de riesgo española y las subidas de las bolsas. Ya he hablado en estas páginas que los mercados reaccionan muy rápido a lo que oyen, especialmente si se lo creen y basan sus actuaciones en las expectativas que tienen de lo que va a pasar no en lo que pasa o en lo que pasó. Las fuertes palabras del Sr. Draghi fueron deliberadas, siendo hombre de mercado, y sabía muy bien el resultado de sus palabras. Ahora los mercados, que reaccionaron inmediatamente como el buscaba, esperan ver qué en concreto piensa hacer.

Como dijo JM esta mañana, los distintos grupos europeos de decisión todavía no han llegado a un acuerdo de cómo respaldar las cuentas de los países débiles, entendiendo como he dicho hace poco que Muchos se están enterando que Alemania no puede con todo y hay que encontrar formas innovadoras de hacer lo que dicen que quieren hacer.

Como siempre digo en estas páginas, hay mejores y peores formas de hacer las cosas y, si los entes europeos quieren seguir el camino de ayudar a los países débiles para asegurar que puedan continuar financiándose, aquí tenemos una forma de ayuda que puede ser más recomendable.

Uno de los problemas principales que se resalta todos los días, con los contínuos comentarios sobre las primas de riesgo de los países, es que estas siguen subiendo y que los costes financieros son muy altos, incluso a niveles históricos, aunque siempre depende donde cortas la historia que se utiliza en las comparativas.

En vez de hacer que el BCE, el European Financial Stability Facility (EFSF) o la European Stability Mechanism (ESM) busquen dinero para comprar bonos de los Estados en dificultades, lo que podrían crear es un European Interest Rate Fund (EIRF) o Fondo de Intereses (Fondo) que tendría asignado una cantidad para cubrir el exceso de intereses de los países necesitados sobre un nivel de coste financiero considerado sostenible.

La ventaja de este procedimiento es que los países seguirían con la obligación de acudir a los mercados financieros para obtener la financiación necesaria y continuarían con la disciplina de tener que seguir este proceso. Saliendo a los mercados, tendrán que aceptar pagar los costes que los mercados exijan. No obstante, los costes de financiación por encima del nivel fijado como sostenible, lo pagaría a lo largo del tiempo el Fondo.

Una parte de las primas de riesgo refleja la insostenibilidad de los países teniendo que pagar cada vez más intereses. El Fondo cubriendo el exceso de intereses haría sostenibles los costes de financiación de los países débiles y este efecto reduciría de forma importante la parte de la prima de riesgo que cubre esta inseguridad de pagos. Además, reduciendo el riesgo de pago mejoraría los ratings de estos países y ampliaría el número de participantes del mercado financiero que participarían en estas subastas de bonos, ampliando el nivel de capital disponible y presionando a la baja aún más las primas de riesgo. Esta expansión de las fuentes de financiación también es muy importante, ya que estamos viendo casi exclusivamente a los bancos de cada país comprando con los bonos de su país y concentrando aún más la calidad de sus carteras.

Una asignación de 10.000 millones de Euros para el Fondo de Intereses subvencionando, por ejemplo, 3% de los intereses cubriría 333.000 millones de Euros en deuda durante un año, 50.000 millones de Euros asignados cubriría el exceso de intereses de esa cantidad durante cinco años. Aunque estas cantidades son grandes, son bastante menores que las ayudas que se están hablando en las cancillerías europeas.

Con esta cobertura, los mercados financieros verían de otra forma las emisiones de deuda de los países en dificultad y castigarían menos las nuevas emisiones, entendiendo que la carga de intereses adicional para los países sería bastante más sostenible. Además, la mayor sostenibilidad de las cargas de intereses sería bastante más barato que los 200.000 o 300.000 millones de Euros que muchos dicen que Sr. Draghi y sus socios europeos tendrán que buscar para hacer frente a las promesas del Sr. Draghi del otro día.

Vía | Reuters (en inglés)
En El Blog Salmón | Las palabras se diluyeron y la deuda seguía ahí, La partida de póker entre el Gobierno y los Mercados, Muchos se están enterando que Alemania no puede con todo y Demasiado grandes para caer… y demasiado grandes para ser rescatados. España e Italia son el dilema del euro
Imagen | Paul!!!

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios