Compartir
Publicidad
Publicidad

El alcalde de Londres en contra de su ciudad

El alcalde de Londres en contra de su ciudad
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Londres puede ser la mayor ciudad de la Unión Europea, pero lo cierto es que su importancia en las finanzas de Europa no es tran grande como la importancia de Nueva York en Estados Unidos. De hecho si Nueva York es indiscutible en Estados Unidos, en Europa Londres comparte protagonísmo con París.

Esto podría cambiar, la Unión Europea está impulsando la integración de los mercados de capitales, de modo que se reduzcan los costes de financiación para las empresas europeas, aunque estos sean ya extraordinariamente bajos. Además las empresas hoy en día pueden, si quieren, no acudir a sus mercados locales de capitales, por ejemplo El Corte Inglés emitió bonos recientemente en Irlanda.

Así que potencialmente Londres podría crecer más todavía en la oferta de servicios financieros en Europa, muy probablemente quitando negocio a otras plazas financieras europeas. Tiene margen de crecimiento, Nueva York supone el 8,5% del PIB y el 6,3% de la población de EEUU, mientras que Londres supone el 4,5% del PIB y el 2,9% de la población de la UE.

Integración financiera europea

Obviamente el crecimiento de Londres como plaza financiera haría que algunas ciudades importantes de las finanzas como europeas como París, Francfort o Milán perdieran importancia en favor de Londres (a quién supondremos ganador de esta integración). Pero esto permitiría que las empresas se pudieran financiar a menor coste, ya que podrían acudir a mercados más grandes y competitivos. Estas son las economías de escala que se llevan estudiando desde hace más de cien años.

Si alguien esto le parece ficción, no hay más que ver como los mercados financieros europeos están tendiendo a integrarse. Hace ya tiempo que Euronext se convirtió en una gran bolsa paneuropea que sustituye a los mercados de París, Lisboa, Amsterdam y Bruselas. Y recientemente se ha anunciado la intención de fusión de Deustche Börse y London Stock Exchange, que son propietarias del mayor mercado de derivados europeo (Eurex) y de la mayor casa de compensación de derivados OTC (LCH.Clearnet Ltd). Si esta fusión saliera adelante, no nos debería de extrañar que hubiera más fusiones en los mercados europeos, bastante fragmentados de por sí frente al norteamericano, dominado por pocos y grandes jugadores.

Londres precisamernte tiene bastante que ganar de una integración financiera europea, aunque tendría que resolver su problema de vivienda, que le va a acabar afectando seriamente. No tiene sentido que Londres concluya menos de un tercio de las viviendas que añadió Nueva York el año pasado.

Y Boris Johnson dijo no

Boris Johnson ocupa la alcaldía, de la muy descentralizada estructura municipal, de Londres. El alcalde es conocido por su mezcla de clase alta y humor popular y su peinado descerebrado. Pero ha apostado por el no a la UE en el próximo referendum del Reino Unido, en contra de la opinión de David Cameron. Parece que está apostando por una salida de la Unión Europea, que de sucederse le podría impulsar al número 10 de Downing Street.

De momento tanto la permanencia como el abandono de la UE están muy igualados en las encuestas, por lo que en el fondo Boris Johnson se está jugando a cara o cruz ser primer ministro. La cuestión es que no queda claro que el alcalde de Londres esté jugando a favor de los intereses de la ciudad que ha elegido.

Muy posiblemente la salida del Reino Unido de la Unión Europea supondría un buen palo para Londres, que se ha especializado en finanzas en los últimos 30 años. Recientemente el HSBC se replanteó su permanencia en Londres, dado que la inminencia del Brexit podría acabar suponiendo la pérdida de importancia de la ciudad de Londres, frente a las oportunidades que ofrecían Hong Kong o Shanghai, al final decidieron permanecer en Londres, pero el planteamiento está hecho y podría volverse a hacer ante un nuevo Brexit.

Otros bancos cuya sede europea está situada en Londres, es muy probable que también optaran por llevarse parte de sus operaciones a otras ciudades europeas, como Dublin, París o Francfort, o quien sabe incluso Madrid. Así que en el fondo, es muy posible que Boris Johnson esté votando, y animando el voto, en contra de la ciudad a la que representa.

Podemos estar en contra o a favor de la permanencia en el Reino Unido en la UE, pero claramente Boris está poniendo sus ambiciones personales por encima de los intereses de sus ciudadanos, porque muchos de ellos tienen trabajos relacionados o derivados del sector financiero londinense. Según algunas estimaciones, en caso de Brexit Londres perdería unos 100.000 empleos. Y es que con las cosas de comer no se juega.

En El Blog Salmón | Londres, absorbiendo la economía del Reino Unido

Más información | The Economist

Imagen | Matt Brown

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos