El FMI y el BCE descartan nuevas ayudas a Grecia y obligan su retorno al dracma

Sigue a

Desempleo en Grecia

De acuerdo a un informe publicado por Der Spiegel, que ha sido reproducido por varios medios españoles como Cinco Días o El Confidencial, los funcionarios del Fondo Monetario Internacional han perdido la paciencia con Grecia y han informado a la Comisión Europea de que no quieren avanzar más fondos de ayuda a este país. Si esto llega a producirse, Grecia entraría en bancarrota total en septiembre, lo que implicaría su salida del euro y su retorno al dracma.

La información se produce justo en momentos en que representantes del FMI, el BCE y la Comisión Europea se encuentran en Atenas para verificar el cumplimiento del programa de recortes por 11.500 millones de euros a que se comprometió el nuevo gobierno. Pero para el FMI esto es demasiado poco y se requiere un tijeretazo mayor. Al mismo tiempo, los ejecutivos del BCE se impacientaron tras la solicitud de Grecia de mayores plazos para el pago de los compromisos. Grecia no podrá cumplir con el objetivo de rebajar su nivel de endeudamiento del 120% del PIB para el año 2020 y eso es lo que llama a cortar las ayudas.

Lo insólito es que sea el FMI y el BCE los que estén ahora abandonando a Grecia a su suerte dado que estos dos organismos fueron incapaces de ver la crisis que se fraguó durante una década completa con los desequilibrios monetarios que desataron la crisis del euro. Los planes de reforma propuestos por el FMI y el BCE se han desbaratado por completo debido a que la recesión ha sido mucho más fuerte de lo esperado. Grecia vive y sufre su quinto año consecutivo de recesión y los planes de austeridad solo han potenciado la crisis, llevando al desempleo al 22,6% como muestra la gráfica.

Frente a esta situación, el nuevo gobierno se comprometió a establecer un plan de ahorro por 11.500 millones de euros, pero manifestó la intención de renegociar el calendario de pagos para ganar tiempo. Ambas opciones fueron rechazadas por la troika: el FMI consideró insuficiente el plan de recortes y pide un tijeretazo mayor (como hará muy luego con España), y el BCE descartó de plano cualquier renegociación en los plazos, como Grecia no se ajuste al plan inicial impuesto por la troika.

Por eso que la nueva misión de la troika en Grecia que parte este martes 24 de julio no tiene ningún sentido y no aportará ninguna resolución significativa. Todo ya está resuelto en contra de Grecia, y así como el FMI ha indicado que “no cederá más dinero a Grecia”, el BCE decidió dejar de aceptar los bonos griegos depositados como garantía por los bancos a cambio de refinanciación en efectivo. Es decir que tanto el FMI como el BCE han viajado a Atenas con la decisión tomada de que será su última visita, dado que Grecia tiene los días contados en el euro.

Hay que señalar, en todo caso, que el desastre financiero que vive Grecia ha sido potenciado desde varios frentes, Por un lado por el despotismo y la arrogancia de la Comisión Europea, incapaz de ver más allá de la nariz. Por otro, el de los propios egoísmos y la ignorancia que trataba a los griegos de flojos y borrachos. Ahora que tras tres años de dimes y diretes, y de reuniones a toda escala, el rescate total de Grecia resulta inevitable, se confirma que es imposible dado que ello implicaría la total anulación de su deuda. Por eso que el partido de Angela Merkel (CDU), con tres años de retraso, ha recomendado a los griegos abandonar el euro y volver al dracma “de una forma suave para desatascar el crecimiento”. Sin embargo, si esta decisión se hubiese tomado hace tres años, Grecia ya estaría “desatascada” de los problemas y se habría evitado el horroroso sufrimiento que vive tras la fuerte crisis que le ha endosado la moneda única. Lo de Grecia es por cierto preocupante, dado que Grecia es el futuro de España.

En El Blog Salmón | ¿Qué provocó la crisis del euro?, La crisis griega y el destape de los desequilibrios monetarios

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

38 comentarios