En España hay pocas quiebras controladas

Sigue a

Quiebras

Uno de los problemas que tenemos en España es que muy pocas empresas quiebran o se reestructuran de forma adecuada, controlada y dolorosa cuando es necesario. La huida hacia adelante es la solución preferida por cientos de empresarios y esto hace que el remedio posterior sea peor ya que los problemas se hacen más grandes.

Este tipo de comportamiento lo vemos a todos los niveles, tanto empresas pequeñas como empresas grandes, y por supuesto, las administraciones públicas también abusan de este tipo de soluciones. Definitivamente en España se quiebra poco, se entra poco en concurso de acreedores por voluntad propia de la empresa (y no de sus deudores).

Cuando una empresa empieza a ir mal en lugar de tomar medidas drásticas e incluso acudir de forma voluntaria a los juzgados a concurso, se intenta arreglar con nuevos créditos para financiar la maltrecha caja. Los créditos nunca deberían usarse para financiar la caja, sino para financiar planes de crecimiento o adelantar pedidos, pero no para poder, por ejemplo, pagar nóminas, porque lo único que se hace es posponer el problema.

Es por eso que vemos casos de empresas que no pagan las nóminas de los trabajadores. Tras lograr cobrar por anticipado todos los pedidos de los próximos meses y agotadas todas las líneas de crédito, no tienen nada que hacer. ¿No podrían haber tomado medidas drásticas al principio? ¿No es mejor la solución de reducir drásticamente sus costes ante un mercado que se ha reducido?

Las administraciones también siguen esta política. Prefieren ir refinanciando deuda o rescatando sectores antes que ver reestructuraciones duras. Podemos poner el ejemplo de la banca. Es cierto que es un sector especial, pero hemos visto cosas esperpénticas. Tiene que venir Bruselas a decirnos que cajas quebradas como Bankia y NovaCaixaGalicia tienen que reducir su personal o no habrá dinero.

Si una empresa o sector está hundido y las previsiones es que no haya recuperación, seguir financiándolo a crédito no tiene ningún sentido. Una cosa es un bache y otra una crisis de años por delante. Seguir financiando algo que no va a ser rentable hace que la bola se hinche aún más, ya que en el futuro tendremos el mismo problema más los nuevos créditos. Pero parece que en España no aprendemos e incluso la sociedad critica a empresas que con un problema muy grave intenta tomar soluciones drásticas (ejemplo, Iberia, que pierde un millón de euros al día y se critica el ERE que va a hacer, como si lo que pasó con Spanair fuera anecdótico).

En El Blog Salmón | ¿Por qué el sistema financiero español está quebrado y necesita la ayuda de Europa?, Se empieza a apostar por la liquidación de la banca inviable, pero ya es tarde
Imagen | Flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario