Compartir
Publicidad

Grecia fuera del euro, cada vez más probable

Grecia fuera del euro, cada vez más probable
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los rumores de que Grecia abandonará el euro en no mucho tiempo son cada vez más fuertes. La gota que ha colmado el vaso de los más optimistas han sido las elecciones griegas, que deja la situación institucional muy complicada, sin mayorías claras y con más diputados contrarios al rescate que a favor. Alemania se ha hartado y ya hablan de la salida de Grecia sin mucho rubor.

Si Grecia sale del euro se plantean dos problemas: el primero, el propio de Grecia, cómo hacer algo que nunca se pensó que iba a suceder; el segundo, la situación en que queda la eurozona. Ambos problemas son muy graves, aunque el segundo nos afecta más.

Que Grecia salga del euro no es tan fácil. Primero tiene que haber un cambio de moneda, y para que no haya una fuga de capitales tiene que haber un corralito. Posiblemente haya un impago de deuda total, incluso a los fondos prestados por el plan de rescate. Luego está el problema de la nueva moneda, que nadie la querría, puesto que se devaluaría brutalmente en las primeras horas de cotización. Y seguramente la economía seguiría funcionando en euros en el mercado negro. Desde luego esto tendría que hacerse muy bien o no conseguirían nada.

El segundo problema, el que más nos afecta, es que si un país se puede salir del euro, se pueden salir todos. Los países más tocados, entre los que nos encontramos, sufriríamos una fuga de capitales. Según Krugman, podría haber un corralito tanto en España como en Italia y la única salida es que Alemania relajara su política impuesta al resto de Europa o el fin del Euro. Bastante catastrofista, la verdad, pero tiene razón en que una salida de Grecia del Euro daría un mensaje muy claro a los mercados: cualquiera puede salir.

Hay dos alternativas a estas salidas en falso del euro. La primera es que en los países que van bien haya más inflación que en los que van mal. Siempre es más cómodo y fácil que la devaluación que necesitamos en el sur se haga por baja inflación (comparada con otros países) que por deflación nuestra (como los salarios son poco elásticos hacia abajo esto se traduce en paro). Esto lleva tiempo proponiéndose pero Alemania no da su brazo a torcer, tienen malas experiencias con la inflación.

La segunda alternativa es que sean los países que van bien quienes se salgan del Euro, principalmente Alemania. Jurídicamente es más sencillo, y el euro se devaluaría frente al Nuevo Marco (o Nuevo Centro Euro, si hay más países). También sería bastante complicado, pero no habría necesidad de corralitos si se quedaran países medianamente fuertes en el Euro.

Salidas complicadas a una crisis complicada pero desde luego empeorada por una complejidad política de Europa que no se logró resolver en la época boyante y que es más difícil de solucionar ahora que hay problemas. Esperemos que logren encontrar la mejor vía de solución.

En El Blog Salmón | Grecia protagoniza la mayor quiebra de la historia para un país desarrollado, La alternativa de Grecia: quebrar y caos, Ahora la inflación es una pócima curativa
Imagen | Alun Sal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos