Síguenos

crédito


A raíz de un artículo de ayer en el que recordábamos en qué consistió el milagro español, se me antoja necesario sacar a debate una cuestión en la que difícilmente lograremos alcanzar un acuerdo: ¿hemos vivido por encima de nuestras posibilidades? Obviamente me refiero a aquellos maravillosos años previos a la crisis económica durante los cuales posiblemente muchas personas vivieron por encima de sus necesidades reales.

El crédito fácil y barato de la época, que desde mi punto de vista constituyó la gran lacra del sistema, incitó a muchas personas a utilizar un dinero del que no disponían para gastarlo en bienes y servicios que tal vez no necesitaban pero que venían a cubrir sus necesidades más elitistas. Me refiero, claro está, a esos grandes y potentes coches, viajes al otro lado del charco y caprichos que en definitiva se hicieron habituales durante esos años.

Como resultado de ello, el desapalancamiento del sector privado está siendo brutal. Basta señalar que según los últimos datos del Banco de España, el pasado mes de septiembre el endeudamiento de empresas y familias ascendía a 2.05 billones de euros, prácticamente el doble del PIB. Esta cifra demuestra que claramente algo se ha hecho mal en nuestro país, aunque no todos hayamos sido partífices de la borrachera de crédito.

Y es que los medios para jugar a ser rico estaban ahí y eran de fácil acceso para todo el mundo. Hubo gente prudente que no los utilizó, que prefirió ahorrar y vivir una vida más sencilla y desvinculada de estas nuevas necesidades de autorrealización, pero la sociedad en su conjunto cayó en las garras del sistema para de esta forma comprar cosas e invertir en proyectos que en otras circunstancias el sentido común les habría desaconsejado.

Queda claro que en mi opinión sí que vivimos por encima de nuestras posibilidades durante esos años mágicos, al menos de forma general. Por este motivo, el viaje de ida hacia la pobreza que ahora estamos experimentando se antoja particularmente duro. Fuimos víctimas de la opulencia y ahora tenemos que acostumbrarnos a un mundo más sencillo en el que la subsistencia y cubrir las necesidades más básicas serán nuestras metas principales.

En El Blog Salmón | Recordando el milagro español, Sí, has vivido por encima de tus posibilidades y “Ningún país puede vivir más allá de sus posibilidades”
Imagen | Philip Taylor PT

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios