Sigue a El Blog Salmón

euro

Mucha gente piensa que las condiciones que nos imponen desde Europa son recortes y más recortes sin sentido, pero no es cierto. Claro que imponen un control presupuestario, pero también hay otras medidas, como la creación de una oficina fiscal independiente. Lo cierto es que el Gobierno de España se ha lanzado rápido a hacer los recortes y subir los impuestos y deja de lado las reformas de calado que podrían sacarnos de la crisis e impedir otras crisis en el futuro.

La creación oficina fiscal independiente es una de las medidas que contiene el Memorandum de Entendimiento del rescate al sistema financiero español (ya sabéis, ese documento que tiene los requisitos al rescate y que según España no existe). Este tipo de oficinas existen desde hace mucho tiempo en países como EEUU, Suecia, Alemania o Países Bajos. Su labor es realizar análisis y control independiente del Gobierno de los Presupuestos y medidas económicas.

Una institución así, que fuera realmente independiente (es complicado de hacer en España, pero en otros países funciona) permite saber a los pocos días de aprobarse un proyecto de ley si la medida va a generar déficit. Si además se complementa con leyes de control presupuestario (por ejemplo, ninguna Ley puede aumentar el déficit si es lo que estima esta oficina), a largo plazo no tendríamos los problemas que hemos tenido. EEUU tuvo leyes así en la década de los 90, con una oficina independiente (CBO) que lleva funcionando desde los años 70 y tuvo una década dorada de superávit.

Los políticos tienen la manía de gastar más de lo que ingresan, debido a que da votos a corto plazo y a largo plazo otros pagarán las deudas. Una limitación como una oficina fiscal independiente tiene la ventaja de que permite aprobar cualquier ley, pero estas leyes tienen que tener su financiación detalladas (con nuevos impuestos o recortes por otro lado). Y las estimaciones de ingresos y gastos no pueden ser hechas por el Ministerio de Economía (o su equivalente autonómico) que ya sabemos lo realistas que son las estimaciones cuando hay intereses.

El caso más extremo sería que incluso la oficina evalúe incluso los programas de los partidos políticos, y dictaminen si son correctos o no desde el punto de vista presupuestario. En algunos países se hace así desde hace tiempo y funciona bastante bien.

El principal requisito para que esta oficina sirva para algo está en su nombre. Tiene que ser independiente. No vale con que deriven a gente desde el Ministerio de Economía y esté a los dictados del Ministro de turno. ¿Es posible hacerlo? En otros países funciona bien, como EEUU (donde tiene mucho prestigio, se dice que incluso que la CBO dio el espaldarazo definitivo al Obamacare sanitario al presentar un informe que estimaba que la ley reducía el déficit con el tiempo). El problema en España es el asalto de los políticos a todas las instituciones para así hacer lo que les de la gana, y esa oficina si no es independiente no sirve de nada.

El segundo problema es que ley obligue a cierto cumplimiento de los análisis que haga esta oficina. Por ejemplo, en EEUU con la llegada de la administración Bush se metió en largos periodos de déficit. Estos déficits descomunales eran predichos por la CBO, pero no se les hizo caso. Con una oficina de este estilo, que presente informes pero nadie hace caso al menos sabríamos lo que se nos viene encima y podría haber una presión social en contra de determinados movimientos legislativos.

En El Blog Salmón | El Congressional Budget Office nos habla de cómo equilibrar el presupuesto de Estados Unidos
Más información | Nada es gratis
Imagen | alf.melin

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios