Compartir
Publicidad

"Aguanta. Somos la cuarta potencia de Europa. España no es Uganda"

"Aguanta. Somos la cuarta potencia de Europa. España no es Uganda"
Guardar
58 Comentarios
Publicidad


Hoy el diario El Mundo ha desvelado algunas de las claves de la negociación que tuvo lugar el sábado entre el ministro De Guindos y sus homólogos europeos y que terminó con el rescate de España. Al leer la noticia no he podido evitar acordarme de un artículo que escribí a principios de mes en el que señalaba que España tenía la sartén cogida por el mango para quebrar Europa.

En ese artículo intenté explicar de una forma sencilla que España jugaba con un as en la manga a la hora de negociar un rescate con Europa. Too big too fail (demasiado grande para caer), podría ser la frase que describiera la situación. Y es que con una economía del tamaño de la española el gobierno se encontraba en una buena posición para jugar bien sus cartas y conseguir un rescate que afectase sólo a los bancos y no al conjunto del país vía nuevos ajustes.

Según nos cuenta este diario, en un momento de la reunión el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, envió un sms a De Guindos para tratar de animarle en la negociación con el siguiente texto:

Aguanta. Somos la cuarta potencia de Europa. España no es Uganda.

Al parecer, la reunión fue bastante tensa y países como Holanda, Austria, Finlandia y Estonia mantuvieron una postura bastante intransigente con nuestro país, mientras que sólo Francia e Italia nos mostraban su apoyo. Entonces llegó el sms de Rajoy y De Guindos plantó cara a sus homólogos advirtiéndoles de que en caso de quiebra total del país la broma saldría por 500.000 millones de euros y de paso arrasaríamos Italia, que necesitaría otros 700.000 millones para ser rescatada.

A esta información debemos darle la importancia que tiene ya que nunca sabremos lo que allí ocurrió realmente. No obstante, sí que es cierto que el as en la manga lo teníamos y De Guindos tenía la obligación de jugarlo correctamente. Quizás por ello el rescate a España no haya sido como el que en su momento se hizo a otros países, como a Grecia (explicado por Onésimo en este artículo), sino más ventajoso. Sólo el tiempo dirá si verdaderamente supimos jugar nuestra baza, apretar las tuercas y eludir nuevos ajustes.

En El Blog Salmón | Rescate a España
Imagen | Partido Popular de Melilla

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos