Sigue a

Banco Central Europeo

Este fin de semana los medios españoles, incluyendo este, hemos hablado mucho de la maniobra financiera seguida por el gobierno español para conseguir suministrar capital al conglomerado español de cajas fallidas, Bankia, con el objetivo de que sus cuentas vuelvan al punto sostenible. La creatividad española fue tapar el gran agujero de Bankia a través de depositar deuda del Estado español en el balance de Bankia, activos que sirven para capitalizar esa entidad. La cantidad que dicen que Bankia necesita, su actual agujero, es 23.465 millones de euros y, como lo que también necesita es liquidez, se esperaba que la entidad financiera tomaría estos bonos y los depositaría con el Banco Central Europeo (BCE) como garantía para esos préstamos billonarios que la entidad europea ha estado facilitando a la banca europeo.

Como dije en mi anterior artículo, Bankia: tapando agujeros con deuda pública, buena idea:

Hay que recordar que la BCE tiene una política de no invertir directamente en deuda estatal pero si toma estos mismos bonos estatales como garantía a los préstamos billionarios que ha estado soltando a los bancos desde que estalló la crisis financiera.

Resulta que a los genios de la BCE no les ha gustado la maniobra española y lo han dejado saber a través de filtrar al periódico financiero, el Financial Times (en inglés). Por lo que he visto, a nadie parece que le importa que una de las entidades financieras europeas más importantes, la BCE, está pronunciándose a través de filtraciones a un periódico, digno de una entidad política liderada por un político que es su gobernador, Mario Draghi. Parece que lo que exigen es que España siga las formas más que la esencia, también digno de una entidad política.

Las formas quieren decir que España debe salir a los mercados financieros para forzar más de 23.465 millones de euros, parece que al precio que sea, y este precio será alto, para luego depositar esta liquidez en Bankia. Lo que veremos es lo que ha estado pasando hace ya tiempo, que el gobierno español, como han hecho otros gobiernos, forzaría a las entidades financieras españolas a tomar esta nueva deuda y, con esta deuda, estos bancos la depositarían con la BCE para financiar las compras de deuda española.

El resultado sería más o menos lo mismo, con la BCE manteniendo más deuda del Estado español a cambio de préstamos a bancos españoles. Quizás es que prefieren no prestar más a Bankia, incluso garantizado por deuda española.

Lo que no puede negar la BCE es que depositar activos de calidad en un banco es una forma de capitalizar al banco, no tiene por qué ser sólo dinero líquido. Podrían ser garbanzos, lo importante es que lo que se deposite tenga mercado y se pueda hacer líquido si uno lo necesita.

La realidad es que la BCE quiere seguir con la farsa de que no presta a los Estados directamente y que tomar deuda de estos mismos Estados como garantía para prestar al sistema financiero no es prestar a los Estados. Tienen razón, tecnicamente no lo es y la maniobra española acerca estas dos perspectivas más de lo que le gustaría a la BCE. Prefiere continuar como hasta ahora, incluso forzando al Estado español a salir a los mercados financieros cuando menos conviene.

Seguro que sus amiguetes en los bancos de inversión estarán encantados con las filtraciones del Sr. Draghi ya que, con los Estados siguiendo con sus emisiones de deuda, las jugosas comisiones continuarán.

En El Blog Salmón | Las mentiras de Rajoy dan vergüenza ajena y Bankia y sus bonos: 30 euros anuales por español sólo en intereses
Imagen | Paul!!

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios