Sigue a El Blog Salmón

Las monedas virtuales están en el punto de vista del mundo desde que Facebook lanzó los Facebook credits, que se pueden utilizar para comprar cosas en Facebook. Por ejemplo alquilar una película o objetos virtuales. La idea es que en el futuro pudiéramos utilizar esas monedas para comprar bienes físicos que nos traen a casa.

No obstante, tengamos en cuenta que si al final lo que sucede es que unos Facebook credits son dólares a un tipo de cambio fijo, los créditos de Facebook no dejan de ser dólares. Es como el dinero que se compra y se puede utilizar única y exclusivamente dentro de un parque de atracciones. En Second Life si no me equivoco también existía una moneda equivalente.

Lo interesante es cuando esa moneda no tiene nada que ver con otra moneda generada por un banco central, como son los dólares, los euros o los reales brasileños. La forma en la que en principio se me ocurre hacer esto es tener una moneda pegada a una mercancía por ejemplo el oro.

Es decir, yo tengo oro y emito moneda. La cantidad que puedo emitir está limitada, y esta moneda la vendo en el mercado. Con los créditos se pueden comprar ya que si se confía en que no emitiré más moneda de la que tengo al fin y al cabo esa moneda virtual que he creado no se trata de más que de oro. Seguramente si yo tuviera una cantidad de oro suficiente no sería raro ver futuros sobre mi moneda en el mercado de tipo de cambio.

Claro que eso depende de mi reputación para no emitir más de lo que tengo en reservas de oro. Donde digo oro podemos poner plata, diamantes, petróleo, granos de cacao o cualquier cosa que aceptemos que tenga valor.

La diferencia con Bitcoins que se propone es que los Bitcoins no son más que archivos de ordenador. Estos se pueden crear en un ordenador. No es un proceso simple, pero es posible realizarlo. Además existen mercados en los que se intercambias Bitcoins por divisas reales (como yenes o libras).

Y la pregunta es ¿seguro que eso es completamente seguro? ¿Seguro que no se pueden crear esas monedas de otro modo? Porque si llega alguien en cualquier rincón del mundo y consigue crear más monedas de lo esperado creo que la hemos fastidiado. Si algo tiene valor para ser hackeado es muy probable que alguien lo acaba consiguiendo. Es decir, la fortaleza de esta moneda virtual depende de que no exista nadie con la habilidad suficiente para desmontarla y generar toda la moneda que quiera. Una vez realizado esto la moneda deja de valer nada.

Pregunta a los lectores ¿cuál es su experiencia con las bitcoins?

En El Blog Salmón | Las consecuencias del Facebook-credit; la moneda virtual de Facebook y Monedas virtuales si, monedas virtuales no

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios