Compartir
Publicidad

Europa no maltrata lo suficiente a las entidades financieras

Europa no maltrata lo suficiente a las entidades financieras
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

    Ayer nos levantamos con la noticia de que los políticos europeas nos han brindado su solución a la situación económica que está sufriendo Grecia, como comentaron Marco Antonio y Remo. Al mismo tiempo, vimos al European Banking Authority (EBA) emitir sus conclusiones sobre los bancos europeos, enfocado en su nivel de capital y en sus necesidades de financiación a largo plazo.

    Frente a lo que la EBA dice es el papel del Banco Central Europeo (BCE) de cuidar las necesidades de liquidez de los bancos a corto plazo, la EBA quiere reforzar la situación financiera de los bancos a largo plazo a través de asegurar suficientes apoyos de financiación a largo plazo y de establecer el nivel correcto de capital, suficiente para aguantar los golpes que les dan sus negocios y los mercados.

    La conclusión a la que llega la EBA es que, dada las incertidumbres de los mercados y las dificultades que los bancos encontrarán en obtener financiación a largo plazo, la EBA está pidiendo a los gobiernos a que establezcan un programa coordinado de garantías que respalde las emisiones de deuda a largo plazo de los bancos, para que estos puedan emitir sus bonos a unos costes razonables. ¡Estamos viendo más de lo mismo! Los bancos no quieren pagar los gastos financieros que les exigen sus prestamistas y la EBA dice que estos pueden ir a los gobiernos para obtener ayudas para que los bancos reduzcan sus costes financieros. A mi no me dan esa oportunidad, si no quiero o no puedo pagar el costo financiero que los bancos me exigen, la EBA no dice que pueda ir al gobierno a pedir que me garantice. ¿Cuándo encontrarán los reguladores europeos otras soluciones que no pasen por tener que meter sus manos en los bolsillos de todos nosotros?

    El otro elemento de la EBA para solucionar la situación de largo plazo de los bancos es lo que ha criticado Remo ayer, exigir que bancos europeos refuerzen su nivel de capital para darles más flexibilidad y para poder amortiguar los golpes financieros futuros. En este proceso, nos han dado la lista de los niveles de capital que los bancos de los distintos países necesitarán y que Remo criticó por ser demasiado exigente con los bancos españoles comparado con lo que se está exigiendo de los bancos de otros países.

    Recuerdo que la EBA es la entidad europea encargada de efectuar los tests de estrés de los bancos europeos, tests que aprobaron casi todos, con la estrategia seguida por la mayoría de los países de sólo presentar los bancos que iban a aprobar y, cuando uno estaba en peligro de no aprobar, se retira del proceso con otros ocultando información, y no hablo de los bancos españoles. Un proceso muy poco creíble de la organización que está velando por la seguridad a largo plazo del capital de los bancos europeos.

    Que exijan más a los bancos españoles me parece bien y no me parece descabellado pedir lo que piden, hablaré proximamente de mi visión de la banca del futuro. Como algunos de nuestros comentaristas han comentado, correctamente, España tiene una estructura gubernamental de varios niveles de gobierno y cada uno de estos con poder para endeudarse. Con la crisis y, muy especialmente, con el desplome del sector inmobiliario, esta situación ha creado mucho peligro para la solvencia de los ayuntamientos, con el peso tan importante sobre sus ingresos que era el sector inmobiliario. Todo esto, como consecuencia, también ha creado mucho peligro para la solvencia de los bancos y estos peligros han ayudado a convencer a la EBA a que hay que reforzar el nivel de capital de los bancos españoles. Normal que vean la debilidad del sector inmobiliario, su importancia en la economía, su importancia en la financiación de los ayuntamientos y el tiempo que tardará salir de estos problemas. Pocos países europeos pueden decir que tienen estos mismos problemas en los mismos niveles.

    El otro tema que se está debatiendo con el capital de los bancos españoles es cómo se definen los bonos que son convertibles en capital, si son capital o no y, si se aceptan como capital, a qué nivel. Este tema es importante ya que los bancos españoles han acudido bastante a este tipo de financiación durante los últimos años. Aceptar o no estos bonos convertibles como capital tiene implicaciones importantes ya que, si se aceptan, se dice que los bancos españoles tendrían que buscar muchos miles de millones menos en capital nuevo. Parece que el Banco Santander está en el lado correcto para ellos y han ahorrado hasta €8.497 millones con la designación de sus bonos convertibles en capital. No entiendo el debate, ya que se debería utilizar la fórmula de toda la vida, que si la decisión de conversión está en manos del banco, es capital y, si está en manos del inversor, es deuda. Nada complicado.

    Por otra parte, tampoco se puede comparar lo que exige a los bancos españoles con lo que exige a los bancos de los países pequeños. El tamaño importa. La comparación correcta sería con los bancos de Italia, de Francia y de Alemania. En esta comparación, se puede cuestionar el bajo nivel de capital que la EBA está exigiendo a los bancos de estos países aunque, recordando que Francia y Alemania están dominando este proceso, se entiende la suavidad dirigida a sus bancos. Italia es más difícil de explicar.

    La EBA ha pedido demasiado poco no demasiado, y los bancos de los países grandes fuera de España, tarde o temprano, tendrán que hacer más.

    En El Blog Salmón | Europa maltrata a España y a sus entidades financieras, Una solución a la crisis para sonreir con los dientes apretados y Acuerdo en Europa: quita en Grecia del 50%, recapitalización de la banca y ampliación del fondo de estabilización
    Imagen | Will Spaetzel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos