Síguenos

fiare

Leo en la Gaceta de los Negocios acerca de la Banca Ética: Una banca atípica con vocación de ONG. Lo cierto es que el nombre de Banca Ética no me hace mucho tilín. Presupone que el resto de la Banca no lo es. Y no necesariamente es así. Habría que entender más bien que la Banca Ética es aquella en la que, además de las consideraciones financieras, se tienen en cuenta a la hora del negocio determinados criterios ideológicos: sociales, altruistas, etc…

Alguno podría confundirla con las Cajas de Ahorro. Yo creo que la diferencia es clara. Las Cajas de Ahorro realizan esos fines de interés social a través de la Obra Social, con los beneficios que obtienen de su Actividad Financiera. En esta Sección Financiera, los criterios que les guían son los mismos que los de cualquier otra Entidad Financiera. El fin social (o ético) de las Cajas está en su Obra Social. El de la Banca Ética en su propia actividad, asignando recursos a proyectos en consonancia con su ideario, y con el apoyo financiero de depositantes que los comparten.

Esto último es importante. Me refiero a la palabra com-pro-mi-so . Por un lado de la entidad bancaria, financiando proyectos que, siendo viables (no se trata de subvenciones), en ocasiones no reciben el apoyo suficiente por parte de entidades financieras tradicionales. Pero también debe haber un compromiso por parte de los depositantes, que están dispuestos a obtener una rentabilidad inferior, aunque no sea siempre sea así, a cambio de un mayor control del destino de sus ahorros. En algunos casos, de entidades parafinancieras, incluso se asume un riesgo superior al de la Banca tradicional. El compromiso debe ser doble. Si no hay recursos no hay inversión.

En España podemos contar con entidades bancarias como Triodos Bank, con agentes financieros como Fiare, dependiente de Banca Popolare Etica o cooperativas inversoras como OikoCredit. Un abanico cada vez mayor para atender las inquietudes de un mercado nada desdeñable.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario