Compartir
Publicidad

Los empleados de la banca, los trileros del siglo XXI, por Pau Monserrat

Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Tenía pendiente de ver esta entrevista en Salvados a mi amigo y colaborador de Weblogs de Pau Monserrat, excelente persona y mejor economista. El pasado domingo, estuvo en el programa de Jordi Evole y estuvo hablando largo y tendido de la figura del director de oficina, del empleado de banca y del papel de trileros del siglo XXI que se les ha asignado a estas personas desde los consejos de administración de las entidades financieras.

Pau habla desde la experiencia que le ha otorgado trabajar en un banco, nos cuenta cómo las entidades comerciales presionan a sus empleados para que vendan el producto del momento a todo aquel que entre por la puerta sin tener en cuenta si es un producto bueno o malo y si dicho producto se adecua a las preferencias de ahorro/inversión del cliente. Con estas prácticas comerciales, es normal que mucha gente que ha partido de la idea de que el director del banco es nuestro amigo y consejero en lugar de una ramera o scort que se vende por un puñado de euros para va a colocar aquel producto con el que más dinero gane su propia entidad de manera independiente al riesgo o pérdida que se genere en el cliente.

Ejemplos de estas prácticas tenemos miles, ahora mismo, la problemática de las cuotas participativas de la CAM o las participaciones preferentes de La Caixa que afectan a cientos de miles de familias. El problema de fondo es que a los servicios financieros recurre toda la población y muy pocos saben realmente qué les están intentando colar cuando un empleado de banca le habla de fondos indexados, fondos garantizados o participaciones preferentes.

Parto una lanza a la vez por los directores de banco, por la defensa que han hecho y hacen a diario ayudando también a sus clientes que les resuelven un préstamo para arrancar un negocio, para facilitarle una tarjeta de crédito o para aconsejar correctamente, que también los hay. Desde luego, con estas actuaciones, los perjudicados hemos sido todos, los clientes por engañados y por su falta de desconfianza hacia el sistema. Y los que hemos estado más informados o hemos prevenido sobre todo esto anteriormente, porque ahora nos encontramos pagando los platos rotos del desaguisado. ¿Hemos aprendido de estos errores para el futuro? Sinceramente, lo dudo y probablemente, volveremos a caer en ellos.

Más Información | Futur Finances
En El Blog Salmón | Carta al director del banco, BBVA quiere volver al director bancario de toda la vida,
Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos